miércoles, 24 de abril de 2019 Actualizado a las 08:49

MERCADOS

Industria financiera chilena sigue atrayendo bancos extranjeros y ahora irían por Compass Group

por 28 septiembre, 2018

Industria financiera chilena sigue atrayendo bancos extranjeros y ahora irían por Compass Group
Es una de las firmas financieras de mayor tradición de Sanhattan, sobre la cual circula el trascendido de que habría iniciado un proceso de venta de, al menos, parte de su propiedad. Esto, en un contexto en el cual socios fundadores de entidades de este tipo han tendido a hacer la "ganancia" de las compañías que han creado, cediéndoles el control a nuevos interesados. Desde la empresa niegan intenciones de venta, pese a que son foco de interés permanentemente.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cada vez menos "chilena" es la industria financiera local. Con el paso de los años han aumentado su peso los actores internacionales, al tiempo que el país se consolida como la plataforma idónea para instalar oficinas con miras a desarrollar su negocio en el cono sur americano.

Bancos, AFP, corredoras de bolsa y administradores de fondos van respondiendo, cada vez más, a capitales extranjeros. Particularmente en esta década, ha cambiado de manera importante la cara del mercado de capitales chileno, una tendencia que persiste a la luz de los prospectos que todavía se visualizan en la industria.

Uno de esos casos sería el de Compass Group, banco de inversión conocido por ser uno de los principales administradores de fondos del país, con una cantidad importante de representaciones de fondos extranjeros en Chile y de los que más confianza despierta en las AFP para manejar sus capitales.

La firma, fundada en 1995 por Manuel José Balbontín y Jaime de la Barra, estaría captando la atención de varios actores internacionales. Esto, en un contexto en que la industria se ha caracterizado por tener socios fundadores de compañías financieras que, ya crecidas, han hecho la ganancia vendiéndoselas a otros actores internacionales, siendo uno de los ejemplos más claros el de la absorción de Celfin por BTG Pactual, en 2012.

En este caso se trata de una empresa que, a junio de este año, administraba US$38 mil millones y que distribuye en Chile fondos de algunos de los administradores globales más importantes del mundo, como Blackstone, Investec, Pimco, UBS, Nomura y Lexington, entre varios otros.

Compass es una de las compañías financieras chilenas más expandidas en el resto de América Latina. Tiene ocho oficinas distribuidas a lo largo del continente: Nueva York, Ciudad de México, Panamá, Bogotá, Lima, Montevideo, Buenos Aires y Santiago. Maneja más de US$38 mil millones en activos bajo administración, asesoría y distribución, con 300 profesionales distribuidos en sus distintas operaciones.

El rumor ha circulado a cuentagotas, en un mercado donde fácilmente circulan trascendidos sobre fusiones y/o adquisiciones de muchas otras industrias, menos la financiera. "Este es un negocio de flujos de capitales y se confía en la gente que está ahí", dice un alto ejecutivo de Sanhattan, explicando por qué el sigilo es mayor cuando se trata de una operación M&A por un banco de inversión.

Como sea, esa información apunta a que Compass estaría en medio de un proceso de venta de, al menos, parte de su propiedad y ya habría un actor interesado.

Consultado Compass sobre la veracidad de la información, descartaron a El Mostrador Mercados cualquier proceso en curso, pese a que permanentemente son foco de interés. "Nos satisface que permanentemente existan inversionistas interesados en nuestra compañía, pero reiteramos categóricamente que Compass Group no está a la venta”, dijo de la Barra tras las consultas de este medio.

La malla de Compass

La estructura de propiedad de Compass no es fácil.

La administradora de fondos mutuos, constituida en 1996, es controlada por Compass Group Chile Inversiones II Limitada, Sycamore Investments (ligada al grupo Consorcio) y Compass Group Investments Advisors.

La administradora de fondos de inversión se constituyó en 2001 y es controlada por Compass Capital S.A. y Compass Group Chile Asesorías e Inversiones Limitada; y Compass Asesorías de Inversión tiene como controladores a Compass Group Investments Advisors y Compass Group Chile Inversiones II Limitada.

Es en Compass Capital donde figura la participación de Jaime de la Barra, a través de su sociedad, Asesorías e Inversiones JDLB & Asociados, y la comparte junto a Compass Group Investments Advisors, cuya propiedad estaría repartida entre varios ejecutivos ligados a la firma, como Jaime Martí, su CEO, entre otros.

Compass Capital, en su origen, estaba ligada a Álvaro Saieh, pues fue constituida por Asesorías e Inversiones JDLB & Asociados Limitada, Corp Group Inversiones e Investia Partners Chile. Esta última sociedad fue fundada en 1997 por Infisa (ex Corp Group), de la Barra y Pineight Chile, ligada a Manuel José Balbontín.

Dentro de su propiedad figura Consorcio con el 15%. Este holding ya se desprendió en 2015 del 16% que tenía en Moneda y, hasta ahora, mantiene su 25% en la AGF de LarrainVial.

Compass es una de las compañías financieras chilenas más expandidas en el resto de América Latina. Tiene ocho oficinas distribuidas a lo largo del continente: Nueva York, Ciudad de México, Panamá, Bogotá, Lima, Montevideo, Buenos Aires y Santiago. Maneja más de US$38 mil millones en activos bajo administración, asesoría y distribución, con 300 profesionales distribuidos en sus distintas operaciones.

Tiene distintas ramas de negocio. El primero es el asset management, a través del cual manejan fondos accionarios large y small cap latinoamericanos, de deuda corporativa de la región  alternativos; con equipos locales de research en México, Chile, Perú, Colombia y Argentina. En lo que respecta a fondos alternativos, tienen vehículos en bienes raíces en Perú, México, Uruguay y Chile y también un área de leasing y factoring en Perú.

Por otro lado, tiene asimismo desarrollado un fuerte negocio de distribución institucional y wealth management, a través del cual presta asesorías de inversión a grandes clientes.

Se suma en su abanico el de Fund Services, un área de back office que presta servicios a distintas otras compañías financieras, como el procesamiento de transacciones, contabilidad de fondos y cálculos de valor cuota, entre otros. Fue precisamente esta área la que produjo un serio conflicto con Aurus, fallida administradora sancionada por la ex SVS (hoy CMF) por haber manipulado la rentabilidad de sus fondos.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV