domingo, 13 de octubre de 2019 Actualizado a las 18:18

Opinión

Autor Imagen

El eterno y falso amanecer del capitalismo en Cuba

por 13 noviembre, 2018

El eterno y falso amanecer del capitalismo en Cuba
Aun cuando se expande, el sector privado emergente de Cuba lucha contra la burocracia, la incontinencia monetaria, la ambivalencia oficial sobre las reformas económicas y las barricadas ideológicas que quedaron de la Guerra Fría.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A juzgar por el bombo en La Habana, el capitalismo está floreciendo en la nueva Cuba. En la Feria Comercial Internacional de La Habana de esta semana, las delegaciones de unas 60 naciones se reunieron para hacer alarde de las maravillas del país. Desde los puros y el ron de diseñador hasta productos químicos canadienses. Por no hablar de los codazos necesarios en el persistente bloqueo económico de los Estados Unidos, que ha frenado el entusiasmo de los posibles inversores de "El Norte".

Sin embargo, mire más allá del recinto ferial y la cartelera no es tan alentadora. Aun cuando se expande, el sector privado emergente de Cuba lucha contra la burocracia, la incontinencia monetaria, la ambivalencia oficial sobre las reformas económicas y las barricadas ideológicas que quedaron de la Guerra Fría. La innovación y la empresa que tanto necesita la isla para impulsar la recuperación económica y rescatar a la revolución de sí misma siguen siendo deficientes.

Es cierto que las empresas privadas están liderando un renacimiento de los viajes, el ocio y el entretenimiento, y han creado medio millón de empleos en los últimos cinco años, según Pavel Vidal, un economista cubano que enseña en la Pontificia Javeriana University en Cali, Colombia.

Sin embargo, eso es solo la mitad de los empleos eliminados de la reducción de las empresas estatales infladas y deslumbrantes desde 2009. Mucho más dolor está en la tienda mientras Cuba lucha con la caída de los ingresos por exportaciones y los gigantes estatales que prosperan en "pesos socialistas" extremadamente sobrevalorados.

El presidente Miguel Díaz-Canel, el primer líder revolucionario que Cuba ha conocido y que no es un Castro, recibió la tarea de impulsar reformas consagradas en una nueva Constitución. Y, sin embargo, los primeros 100 días de Díaz-Canel han sido decepcionantes.

Dos vicepresidentes y seis ministros de los días de Raúl Castro fueron despedidos, pero tres de sus vicepresidentes y 16 remanentes del antiguo régimen mantuvieron sus escaños. Y no confunda la combinación de los gabinetes con la renovación: aunque el poderoso José Ramón Machado Ventura, un veterano estalinista, se retiró de su vicepresidencia, sigue a cargo de las "políticas de los cuadros", una banda desde la cual controla quién está adentro y quién está en la burocracia.

Como era de esperar, la falta de transparencia del gobierno también está en discusión. Comience con la afirmación oficial de que la economía creció un 1,1 por ciento en el primer semestre de 2018, a pesar de que la producción de la exportación de la isla, el azúcar, ha bajado un 40 por ciento con respecto a la cosecha 2016-2017 y las llegadas de turistas se están desacelerando, escribe Vidal en el más reciente informe de la tendencia económica estándar de Cuba. Incorpore el déficit público: aunque se ha reducido ligeramente, el año pasado todavía alcanzó un alarmante 9 por ciento del producto interno bruto, y se estima que empeorará este año.

La tasa de inversión de Cuba, del 10 al 15 por ciento del producto interno bruto, "es una de las más bajas de América Latina y ni siquiera cubre el costo de la depreciación del capital", dijo Vidal.

Lo que agrava las tribulaciones de Cuba es el colapso de Venezuela, que ha escalonado el comercio y ha privado a la economía de la isla de petróleo barato y crédito. "Cuba ya no tiene margen de maniobra para aprender de la crisis y adaptarse", dijo en una entrevista John Kavulich, presidente del Consejo de Comercio y Economía Estados Unidos-Cuba. "Ahora está en crisis constante".

Aquí es donde más capitalismo podría ayudar. Las reformas de Raúl Castro suavizaron algunas restricciones al capital externo: los inversionistas extranjeros ya no necesitan presentar estudios de impacto ambiental o demostrar que sus proyectos no infringirían la defensa nacional. La empresa nativa no ha sido tan bendecida. "El gobierno ha abierto la economía principalmente para compañías de bajo valor agregado en las que las oportunidades profesionales son limitadas", dijo Vidal. "Si todavía estuviera en Cuba, estaría trabajando en un restaurante o manejando un taxi".

Incluso las políticas modernizadoras se quedan cortas. Considere la posibilidad de avanzar para frenar la evasión fiscal y los tratos fuera de libro al exigir a las empresas que transfieran su dinero a través del sistema bancario. Sin embargo, esa iniciativa choca con el hecho de que Cuba no permita a las empresas utilizar pagos electrónicos, incorporar o importar suministros legalmente, lo que garantiza un mercado negro floreciente.

Luego está la ausencia de mercados mayoristas nacionales que obligan a los dueños de negocios a viajar al extranjero para comprar mercancías, servicios y piezas. Es una convolución que les cuesta una fortuna a los cubanos mientras enriquece a países como Panamá, México y los Estados Unidos.

Conducir la desconexión es un libro rojo de dudas oficiales sobre las reformas y los mercados que deben fomentar. La empresa privada ha aumentado la riqueza, la lógica es, pero también la desigualdad, y eso frustra los ideales revolucionarios y las irritaciones de los cubanos excluidos de las ganancias. "Una línea directa del gobierno muestra que la mayoría de las personas están molestas por la desigualdad y culpan a las reformas", dijo Vidal. "De hecho, la desigualdad es un pretexto para los miembros de la línea dura del gobierno a quienes no les gusta la reforma en primer lugar".

Otro obstáculo: el compromiso de Cuba de preservar el bloqueo militar en los sectores económicos más lucrativos. Estados Unidos tomó en cuenta esa predilección a fines del año pasado cuando impuso sanciones a docenas de hoteles, agencias de viajes, tiendas de consumo y consultorías controladas o al servicio de las fuerzas armadas cubanas y de inteligencia, y el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton acaba de anunciar algunos más. medida.

De ahí que la cabeza de La Habana sea falsa para cambiar y, al mismo tiempo, preservar el statu quo. "Permitir que los trabajadores autónomos viajen da la impresión de libertad y libertad de movimiento, incluso si no tiene sentido en términos de dinero", dice Kavulich. "El mensaje es que estamos dispuestos a renunciar a 250 millones de dólares o más al año, por lo que no tendremos la óptica de un gobierno revolucionario que apoye la rehabilitación del sector privado".

Es parte del precio que Cuba paga por mantener una ideología más allá de su fecha de caducidad.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV