domingo, 22 de septiembre de 2019 Actualizado a las 11:55

OPINIÓN

Autor Imagen

Co-herencia: el emprendimiento y reforma laboral

por 26 agosto, 2019

Co-herencia: el emprendimiento y reforma laboral
¿Qué futuro ven hoy nuestros trabajadores? Hoy solo sabemos que más del 90% de quienes están pronto a pensionarse teme por su realidad cuando esto suceda. ¿Con esa visión podemos hacer política económica y social? ¿Qué sucede con la visión de país? Me refiero a la declaración del tipo de sociedad que esperamos al 2030, por ejemplo. ¿En qué sociedad deseamos vivir? ¿Una sociedad de personas que vivan de sus talentos o de canjear sus horas de vida nada más? ¿Queremos una sociedad de personas que huyen de las empresas o personas que conecten en empresas para mutuo crecimiento y desarrollo?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Se respira café e ilusión, en la única oficina que queda iluminada aquella noche, donde Andrés y sus socios José, estudiante de informática, y Fernando, jubilado, saborean el enésimo tazón, preparando la presentación que harán en pocas horas más a la primera empresa interesada en adquirir su recién creada App. La jornada, que partió muy temprano, ya se extiende por casi quince horas, mas, la satisfacción de construir un proyecto propio diluye cualquier brote de cansancio. Aún así, el equipo concuerda en que luego de la crucial reunión, se tomarán la tarde libre. Lo consideran merecido y justo.

No se si estos emprendedores se habrán enterado de la iniciativa de reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales, pero, de ser así, no creo que hubiesen cambiado sus planes siete horas atrás. ¿Por qué?

¿Es que hablo de emprendedores y no de trabajadores? Sí. Es cierto. Sin embargo, son emprendedores-trabajadores al fin y al cabo, y en nuestra economía hay cada vez más de ellos, tal vez tú seas uno. Hoy, casi el 25% de los chilenos está emprendiendo, ya sea por necesidad, oportunidad o apuesta de innovación, y el 50% de los que no lo son, proyecta serlo. Pero más allá de esto, ¿qué hace que estos emprendedores estén dispuestos a sacrificar horas que podrían destinar a sus familias, pasatiempos u otras actividades?

Básicamente, observan las horas destinadas a su trabajo como una inversión para el logro de una visión. Una que por de pronto conjuga viabilizar un proyecto, pero que además posiblemente incluya: obtener retornos económicos, aporte social, expansión personal y profesional, libertad financiera. Estos tres emprendedores ven un futuro.

¿Qué futuro ven hoy nuestros trabajadores? Hoy solo sabemos que más del 90% de quienes están pronto a pensionarse teme por su realidad cuando esto suceda. ¿Con esa visión podemos hacer política económica y social?, ¿qué sucede con la visión de país? Me refiero a la declaración del tipo de sociedad que esperamos al 2030, por ejemplo. ¿En qué sociedad deseamos vivir? ¿Una sociedad de personas que vivan de sus talentos o de canjear sus horas de vida nada más? ¿Queremos una sociedad de personas que huyen de las empresas o personas que conecten en empresas para mutuo crecimiento y desarrollo?

Estos tres emprendedores, además de su tiempo, despliegan con gusto sus conocimientos e ideas creativas a favor de mejorar su proyecto, porque tienen certeza de que los retornos que ello genere les pertenecen. ¿Saben nuestros trabajadores qué recibirán por ir más allá de lo que el descriptor de cargo indica? Las empresas, especialmente grandes y medianas, por su escala son un vehículo privilegiado para canalizar el talento de las personas y transformarlo en innovación y desarrollo para el país. Pero para lograr esta sinergia se debe garantizar el retorno para todos los involucrados: incluido el trabajador. No basta con una gift card. Una sociedad realmente inclusiva parte por darles sentido y valor a los talentos diferentes de cada uno de sus miembros.

La propuesta como la que ha trascendido no contiene ninguno de estos elementos, y la reacción del Gobierno  apenas hace referencia a la flexibilidad laboral como condimento. Pero no alcanza. Una discusión de esta trascendencia debe estar antecedida por una definición de visión de país, que otorgue real sentido a estas decisiones de corto plazo, como cuántas horas trabajamos a la semana.

De otra manera, cada grupo propone acciones que seducen en lo inmediato, pero alejan a los ciudadanos de sus propios destinos anhelados. Coherencia es el legado que el país espera de quienes lideran hoy este tipo de iniciativas.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV