jueves, 4 de junio de 2020 Actualizado a las 12:55

Autor Imagen

Lagos ataca al gobierno y Piñera ataca a Lagos

por 2 agosto, 2016

"Es notable cómo el periodismo especula con que Carolina Tohá no podría instar a reelegirse en Santiago por haber recibido pagos de SQM por $57 millones no correspondientes a prestaciones reales, y de ninguna manera se hace cargo de que Piñera, que recibió de SQM $340 millones, con ese mismo criterio tampoco podría ni siquiera pensar en presentarse".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El “hombre del dedo” ha hecho declaraciones sobre la penosa situación del país, que han sido interpretadas como críticas al Gobierno. Pero los ataques que ha recibido de vuelta no han provenido de éste, sino del entorno del otro ex presidente y candidato a la reelección, en fuertes declaraciones de su ex ministra Cecilia Pérez, que oficia de vocera suya, y de una funcionaria de la Fundación “Avanza Chile”, que mejor debería llamarse “Avanza Piñera”.

Éste sabe cuál es su mayor amenaza, pero prefiere no atacar a su contendor de frente, pues se paga de las oportunidades en que es fotografiado junto a él departiendo amablemente y no quiere que una eventual molestia de Lagos lo prive en el futuro de esa periódica exposición gráfica que evidentemente le da más categoría a él que al otro a los ojos de la opinión pública.

Los partidarios del “Sí”, que tenemos como candidato a José Antonio Kast, el joven y único representante explícito de estos colores, somos simples espectadores de esta rencilla entre los dos veteranos del “No”, a quienes tenemos catalogados como “Mal Menor” (Lagos) y “Mal Mayor” (Piñera).

Esperamos derrotarlos, pues ambos senescentes han tenido serios problemas con la probidad en su pasado, suficientemente conocidos, aunque en el caso de Lagos no han trascendido de nuestras fronteras, como sí sucedió en el episodio en que Piñera consiguió para LAN la autorización para volar al otro lado de los Andes, conversando con Néstor Kirchner, siendo derivado por éste a su ministro Ricardo Jaime (hoy preso por corrupción y cohecho) y dando lugar así a una investigación penal que todavía no termina y de que conocen la justicia argentina, la norteamericana y la chilena.

Pues ciertamente el prontuario de Lagos, que han sacado a relucir en estos días las emisarias de Piñera, es menos ominoso que el de este último, suplementado recientemente por el libro “Crónica Secreta de la Economía Chilena”, de Carlos Tromben, que da cuenta de los birlibirloques del entonces gerente de Cicorp cuando actuaba como intermediario del proceso de privatizaciones bajo el Gobierno Militar, de cuyas políticas se benefició económicamente.

Lagos tampoco carga con boletas o facturas ideológicamente falsas, como las que sirvieron para financiar la campaña de Piñera; ni tiene, como éste, formalizado a su administrador electoral. Es notable cómo el periodismo especula con que Carolina Tohá no podría instar a reelegirse en Santiago por haber recibido pagos de SQM por $57 millones no correspondientes a prestaciones reales, y de ninguna manera se hace cargo de que Piñera, que recibió de SQM $340 millones, con ese mismo criterio tampoco podría ni siquiera pensar en presentarse.

Además, Lagos fue menos socialista, pues tampoco se caracterizó por crear nuevos ministerios y burocracia, como lo hizo Piñera y, por el contrario, alguna vez propuso disminuir el número de aquéllos. Subió menos impuestos que su contrincante y alivió la carga, al crear incentivos tributarios a la inversión mediante las leyes para fortalecer el mercado de capitales, conocidas como MK.

En fin, y esto es decisivo para nosotros los del “Sí” para preferirlo a su antagonista en una eventual segunda vuelta, no fue un perseguidor odioso de los militares ni menos un cómplice activo de la prevaricación de los jueces a expensas de ellos, como lo fue Piñera. Al contrario, Lagos indultó a un oficial condenado por asesinato de terroristas y lo hizo por razones humanitarias, al revés de Piñera, que negó el indulto al inocente general Odlanier Mena y luego lo trasladó junto con otros a un penal peor, lo que precipitó su suicidio al dificultársele velar por su precaria salud.

Que se destrocen entre ambos viejos males. Nosotros estamos tranquilos patrocinando al más joven y al mejor.

Ver el posteo original

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV