domingo, 18 de agosto de 2019 Actualizado a las 22:32

Opinión

Autor Imagen

Las farmacias de Santiago, no son Chile: Nuevo trato en la venta de medicamentos

por 26 febrero, 2019

Las farmacias de Santiago, no son Chile: Nuevo trato en la venta de medicamentos
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Al vivir más años, los vecinos de todo Chile necesitan ir cuidando su salud con el tiempo, y en ese sentido, uno de los temas más recurrentes son los medicamentos, tanto en cuanto a su precio, como también el mismo acceso a ellos. Sólo en la Región Metropolitana, y específicamente, en su anillo urbano, se encuentran el 46% de las farmacias del país. Y el 90% de los ingresos por este mercado, se lo llevan tres grandes cadenas. De las 345 comunas que existen en el país, 59 no cuentan con ninguna farmacia y en 89 no existe ningún establecimiento privado dedicado al rubro. Volviendo al anillo urbano de Santiago, por cada 4.634 habitantes existe una farmacia, mientras que en Aysén la cifra aumenta a 10.316 personas por cada una de ellas. En las regiones más extremas, Arica y Parinacota y Magallanes, un 75% y 72%, respectivamente de sus comunas no cuentan con farmacias.

El asfixiante centralismo imperante en nuestro país (el más centralizado de la OCDE), se hace notar incluso para comprar un paracetamol, ¿cómo es posible que una persona deba movilizarse kilómetros y kilómetros para comprar una aspirina o un ibuprofeno?

Hay algunas comunas rurales que tienen una farmacia o incluso, ninguna. Sería de gran ayuda, considerando las grandes extensiones territoriales que tenemos, que los almacenes de barrio y las góndolas de supermercados pudieran proveer a los vecinos de medicamentos genéricos que están disponibles por venta directa, o sea sin receta médica.
Estamos hablando de diversificar la oferta de analgésicos, antiinflamatorios, vitaminas, entre otras, en almacenes de barrio, minimarkets, supermercados, para sustentar las dificultades de la vida rural.

Lamentablemente, antes de su receso estival, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, encabezada por su presidente Juan Luis Castro (PS) decidió rechazar la idea de vender medicamentos en estos establecimientos, esto porque según ellos las personas podrían comprar demasiado y también, porque respecto al precio, estos remedios ya son baratos. Cuanto desconocimiento y falta de empatía hay por un Chile que definitivamente no conocen, pues no puedes comprar un paracetamol, pero sí una garrafa de vino o un cartón de cigarros, y si bien es cierto los medicamentos que hablamos son baratos, no lo son cuando para llegar a comprar uno es necesario además invertir en micro, taxi, o colectivo (recordar que en las comunas rurales de la Región Metropolitana no existe Transantiago, por lo que hay que gastar en la micro interna y luego en Santiago nuevamente).

La vida cotidiana en una comuna rural es muy diferente a la que se vive en la urbe, porque las distancias, la movilización y el acceso a ciertos servicios, como las farmacias, son mucho más complejo.

Definitivamente Chile nunca será un país desarrollado, si antes no es un país descentralizado, lo que significa no únicamente entregar más recursos en las regiones y municipalidades, y que sean estos quienes los administren y gestionen, sino también empatizar y conocer la realidad de un país diverso.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV