domingo, 18 de abril de 2021 Actualizado a las 19:55

Juan Cristóbal Peña:

“Pinochet era acomplejado, prisionero de un entramado de celos y desconfianzas”

por 14 mayo, 2013

“Pinochet era acomplejado, prisionero de un entramado de celos y desconfianzas”
Cinco años trabajó el periodista para escribir ‘La secreta vida literaria de Augusto Pinochet’ (2013, Ed. Debate). El libro devela una faceta desconocida del dictador con complejos de inferioridad intelectual y un afán de ser reconocido como escritor.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“De lo que conversaron en ese encuentro del 1 de octubre de 1973 no quedó registro. Perón no habló de eso porque de seguro tenía otras urgencias. Y Prats, que era reservado y discreto, sólo contó que había solicitado ayuda para encontrar trabajo. Pero lo importante es que ese encuentro representó la influencia del general chileno en Argentina, y aunque silenciosa y simbólica, la constatación de esa influencia terminó por descomponer al ocupante del penúltimo piso del Diego Portales. Lo alteró y sobre todo despertó sus celos, celos de general, que pueden ser más enfermizos y aniquiladores que los de un marido engañado”.

El extracto de La secreta vida literaria de Augusto Pinochet refleja parte del resentimiento del dictador hacia el general Carlos Prats. A esto se suman los celos y la desconfianza, que forman parte de la complejidad del personaje que conoce sus limitaciones intelectuales.

Uno de los episodios centrales es el paso de Pinochet por la Academia de Guerra. Durante ese periodo nace el interés por los libros. Es en la academia que Pinochet plagia, sin escrúpulos, a su profesor Gregorio Rodríguez y publica el libro Geopolítica. Desde entonces comienza “el doble juego de aparentar saber menos y atormentarse por no tener el reconocimiento que cree merecer”, cuenta Peña.

“Fue una técnica que también aplicaron algunos nazis. Son parte de las enseñanzas que él tiene en la Academia de Guerra de conocer al enemigo, apropiarse de su conocimiento para combatirlo y exterminarlo”, dice Peña sobre la colección de textos marxistas del Capitán General.

En el juego de opuestos hay un esfuerzo de Pinochet por demostrar sus capacidades intelectuales y ser reconocido como escritor. “Algo que no se correspondía con lo que él proyectaba”, sostiene Peña.

-Uno de los episodios que abordas es el asesinato del general Prats. ¿Cuánto influyen los celos de Pinochet en el crimen?
-Lo que planteo, a partir de elementos fundados y de testimonios, es que el crimen de Prats fue pasional. A diferencia de Pinochet, Prats fue un militar de carrera brillante, el mejor alumno de su generación tanto en la Escuela Militar como en la Academia de Guerra. A Pinochet, en cambio, le costaba estudiar, sufría jaquecas y era un alumno del montón. Esta diferencia va generando un resentimiento que lo transforma. Una vez que accede al poder se toma venganza contra quienes él cree que son responsables de lo que ha sufrido y del reconocimiento que no ha tenido y cree merecer.

-Hace cinco años escribiste el reportaje Viaje al fondo de la biblioteca de Pinochet ¿Cómo parte tu interés en este tema?
-Me entero de esto por un encuentro fortuito con un profesor de filosofía de la universidad. Me cuenta que había sido contratado para hacer las pericias en la biblioteca de Pinochet. Esa fue la primera noticia que tuve. Pinochet era celoso en todos los aspectos y particularmente con sus libros y biblioteca. Eran pocos los que habían entrado. Vivía en una lógica de guerra, compartimentación y celos que se aplicaba también a su biblioteca.

-¿Cuáles son los ejes centrales del libro?
-Perfilar al personaje desde el punto de vista literario y como una especie de intelectual. A partir de ahí se despliegan un montón de hechos que tienen consecuencias políticas. Su forma de gobernar y de comportarse como un dictador se explica con mucha claridad a partir de la Academia de Guerra. Para mí la clave del personaje está en la formación intelectual, de ahí el afán por coleccionar libros, por instruirse. Y después del golpe, por construir la imagen de un líder político, militar, intelectual y, con mucha patudez, mostrarse como un escritor. Era una persona muy básica en cuanto al lenguaje, modos de expresión y dominio de autores. Por eso mostrarse como un intelectual, escritor incluso, es un proyecto absurdo y delirante.

-El libro permite acercarse a la personalidad del dictador a través de su desconocida vida intelectual. ¿Cómo definirías a Pinochet?
-Un personaje acomplejado y preso de un entramado de celos y desconfianzas. Es la base del personaje y lo que explica sus actuaciones. A partir de ahí se desprenden algunos comportamientos que se habían visto en la política y que tienen antecedentes en la academia. Particularmente hechos muy mezquinos y miserables como plagiar a su profesor (Gregorio Rodríguez) a quien le debe la carrera académica. Además, hacerlo conscientemente y reeditar el libro.

-¿Por qué no se denuncia el plagio?
Tengo el testimonio de los tres hijos y me dicen que hasta donde ellos saben, su padre no denuncia a Pinochet, o por lo menos ellos no se enteran. Hay que entender también que en el contexto de la época, el ámbito académico en las fuerzas armadas no era particularmente exigente. Los libros que escribe Pinochet son compilados de otros libros y que no se citan. Hoy sería un escándalo ya que el copy paste está muy de moda.

-En la foto de portada Pinochet lee un libro que interpreta el pensamiento de Antonio Gramsci, ¿leía efectivamente a teóricos marxistas?
-Lo que es seguro es que los recopila. En sus memorias él dice que por años se dedicó a estudiar la ideología. Yo pongo en duda eso. Creo que no era una persona versada en marxismo. Pero de todas maneras se transforma en un gran recopilador de temas de ciencias sociales y de comunismo.

-Y al mismo tiempo va destruyendo la literatura sobre esos temas…
-Lo que es muy perturbador. Fue una técnica que también aplicaron algunos nazis. Son parte de las enseñanzas que él tiene en la Academia de Guerra de conocer al enemigo, apropiarse de su conocimiento para combatirlo y exterminarlo.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV