miércoles, 12 de diciembre de 2018 Actualizado a las 23:07

Sacerdote jesuita criticó decisión del municipio de Antofagasta de desalojar los campamentos

Felipe Berríos: "El sistema produce gente que es considerada basura"

por 30 septiembre, 2015

Felipe Berríos:
La jefa comunal Karen Rojo ofició a la gobernación llevar adelante la medida debido a los reclamos por "problemas de seguridad". Al respecto, Berríos preguntó: "¿A dónde los van a ir a tirar? ¿Al mar?".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El sacerdote jesuita Felipe Berríos salió al paso del polémico oficio firmado por la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo, que solicita el desalojo de 26 campamentos, incluido "Luz Divina", donde vive el religioso.

La jefa comunal justificó la medida asegurando que al municipio llegó una serie de denuncias "por los problemas de seguridad y afectación de la calidad de vida de los vecinos de los campamentos", como por ejemplo los cortes de luz por recibir electricidad de manera ilegal.

En conversación con Radio Cooperativa, Felipe Berríos comenzó señalando que "Antofagasta es la ciudad con más campamentos en Chile, donde se albergan a unas 3.000 familias. De ellas, el 80 por ciento son inmigrantes. La mayoría están ubicados en quebradas peligrosas con tendidos de alta tensión y cañerías de agua. Pese a que Antofagasta es una ciudad de 35 mil dólares per cápita, hay una distribución muy injusta y es muy cara para vivir", relató.

Y puntualizó: "Una pequeña pieza de tres por tres metros puede valer hasta 200 mil pesos. Entonces, la gente está obligada a vivir en un campamento para poder vivir".

"La sociedad entera ha hecho vista gorda a esto. La cantidad de gente es altísima. Me he reunido con dirigentes de estos campamentos, son gente de trabajo, no son delincuentes", subrayó el sacerdote.

A igual como ocurre con los inmigrantes en Europa, "uno no puede poner una pared y deshacerse de ellos", hizo hincapié. "¿A dónde las vas a ir a tirar? ¿Las van a tirar al mar? Los desalojas y qué haces con ellos. Ellos realizan trabajos que los chilenos no hacen. Trabajan en las bombas de bencinas, en las tiendas limpiando, es gente que está prestando servicio", prosiguió.

Por ello, dijo no entender la medida del municipio. Sin embargo, tiene su propia tesis: "Yo creo que se acercan los tiempos de elecciones y tratan de hacer cosas efectistas, pero que no responden mucho a la realidad".

En ese sentido, Felipe Berríos aseguró que siempre habrá campamentos en Chile, "porque somos el reflejo de un sistema que es excluyente y que segrega a las personas. Funciona así el sistema, dejando gente afuera. No solo el sistema produce basura sino que produce gente que es considerada basura. Es mucho más complejo el problema. No se resuelve sólo con plata. Aquí hay que involucrarse, trabajar con la gente, hay que organizarlos, incorporarlos al sistema de vida de la ciudad".

"Yo vivo en un campamento que tiene como un microclima en el sentido en que uno no sabe lo que ocurre en la ciudad, vive el día a día, preocupado si hay agua. Esto nos deteriora como sociedad. No se trata de eliminar aquello que nos estorba. Se trata de seres humanos", concluyó.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV