domingo, 22 de septiembre de 2019 Actualizado a las 01:42

Agenda Sustentable

Presentado por:

Medioambiente

Fridays for Future: “Hagan el amor y no CO2”

por 25 junio, 2019

DW
Fridays for Future: “Hagan el amor y no CO2”
Venidos de toda Europa y apoyados por jóvenes manifestantes en favor del medioambiente, varios miles de activistas iniciaron el pasado viernes su marcha para intentar la ocupación de una enorme mina de carbón en el oeste de Alemania. Fue la mayor manifestación en favor de la protección climática en la historia del país, según los organizadores, que buscan acabar con la explotación de carbón.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El suizo Damian, de 30 años de edad, llegó a Aquisgrán (Alemania) en tren. Decoró su camisa con pegatinas: "Hagan el amor y no CO2” o "Cambio de sistema y no cambio climático”. Son los lemas del movimiento internacional contra el cambio climático. "El cambio climático nos afecta a todos”, dice a DW. "Los causantes del cambio climático están conectados globalmente. Por eso, tenemos que solidarizarnos también globalmente”, añade.

Este es el motivo por el que caminó este viernes con decenas de miles de manifestantes por las calles de Aquisgrán. Sobre todo hay gente joven, colegiales y estudiantes universitarios. Procedían de Alemania, Francia y otros países europeos. Según los organizadores, se dieron cita 35.000 participantes de por lo menos 19 países.

Fridays for Future: manifestantes en Aquisgrán.

¿Carbón? "Locura total"

Los manifestantes de Aquisgrán tenían puesto el ojo sobre uno de los causantes de CO2. Se trata de la empresa del sector energético RWE que explota carbón y genera electricidad a casi 30 kilómetros de Aquisgrán. El carbón de esta zona es una de las fuentes de emisión más grandes de CO2 en Europa. "Dejen el carbón abajo”, coreaban los manifestantes.

En 2038 se dejará de explotar el lignito en Alemania. La Comisión del Carbón lo acordó así con representantes políticos, empresariales y de organizaciones medioambientales y científicas. "Es una locura total”, cree Antonia Pfeiffer. "Es totalmente irracional. Son casi 20 años. Tendré 35. Es de enfermos esperar tanto tiempo para abandonar la explotación del carbón. Quién sabe cómo estará la Tierra entonces”, dice.

¿Colorido, feliz, ingenuo?

"La Tierra está tan destrozada como mi cartel", aparece en un trozó de cartón que porta un manifestante. En verdad, el cartel tiene los bordes estropeados. "Cuando no haya más muñecos de nieve, entonces perderé los nervios”, se puede leer en otra pancarta.

El movimiento #FridaysforFuture es una mezcla de lemas creativos, mucha música y gritos alegres. Con el tiempo se ha convertido en un movimiento de masas, por lo menos, entre los estudiantes de enseñanza media en Alemania. Los organizadores de la manifestación de Aquisgrán hablan de la mayor manifestación de este tipo en Alemania.

No todos comparten su entusiasmo. Hermann enarca las cejas cuando mira a los manifestantes: son "ingenuos”, dice este hombre. "Estoy de acuerdo en que la gente joven haga algo. Pero no ha pensado en las consecuencias”, añade. Los puestos de trabajo en RWE y otras empresas han hecho posible que los padres les puedan brindar a ellos una infancia y una juventud agradables, cree.

Jóvenes manifestándose en Aquisgrán en favor de la protección del cambio climático.

Antonia Pfeiffer cree que hay que dejar de explotar carbón mucho antes de 2038.

Próxima parada, Garzweiler

Damian descansa tras la manifestación en la estación de trenes de Aquisgrán. Junto con otros activistas quiere ir a Garzweiler, uno de las zonas de extracción de lignito de RWE. Allí seguirán manifestándose al día siguiente. "Hemos gritado y cantado durante mucho tiempo", dice Damian. "Es ciertamente positivo, pero es necesario hacer más para que cambie algo. Creo que la desobediencia civil es ahora importante y entretanto necesaria".

Los activistas del movimiento "Ende Gelaende" (Basta de Carbón) han anunciado que pretenden invadir los terrenos de RWE y bloquear la extracción de lignito. La policía dice que es "ilegal" y advierte que la entrada a una mina a cielo abierto supone un grave peligro para la vida de todas las personas. Para que no lleguen a la mina a cielo abierto, los policías bloquearon el viernes la estación de trenes de Viersen. "Queremos evitar que se viaje en tren hacia la zona de extracción y que se cometan delitos allí", dice una portavoz de la policía.

DW

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV