viernes, 27 de mayo de 2022 Actualizado a las 20:16

Poder femenino

Nueva tendencia llega a Chile: cuentos para niñas basados en mujeres inspiradoras

por 2 junio, 2017

Nueva tendencia llega a Chile: cuentos para niñas basados en mujeres inspiradoras
Buenas noches, historias para chicas rebeldes es un libro ilustrado que pretende inspirar a las niñas a 'objetivos más grandes' que la espera de un príncipe azul. Un nuevo libro que se suma a la literatura infantil antiprincesa.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuentos de Buenas Noches para Niñas Rebeldes (Planeta) es una colección de historias ilustradas que celebra a mujeres extraordinarias. Ya sido traducido a varios idiomas y está en Chile. Pero los cuentos no se basan en de princesas y reinos mágicos. Narran la historia de 100 mujeres reales del pasado y del presente que de alguna forma cambiaron el mundo. Hay artistas, deportistas, músicas, científicas, astronautas, pilotos y políticas dedicadas a defender sus derechos y cuyos pensamientos o trabajo dejaron huella.

La mexicana Frida Kahlo, la reina Elizabeth o la tenista Serena Williams. Abogadas como Michelle Obama, científicas como Margaret Hamilton y cantantes como Nina Simone. Este libro busca que las historias de estas mujeres inspiren a las niñas a tener confianza en sí mismas, tener grandes sueños y creer en su fuerza.

En solo seis meses desde su publicación original en Estados Unidos, el libro ha vendido más de 400 mil copias en el mundo y los derechos para traducirse a 26 idiomas. La periodista Elena Favilli y la escritora y directora de teatro Francesca Cavallo están detrás de esta publicación de la mano de Timbuktu Labs, su empresa de medios de comunicación infantil con sede en California.

El éxito del libro está acompañado del concepto de Rebel Girls, donde las autoras comenzaron a narrar las historias reales de grandes mujeres para una revista infantil que enviaban cada semana a sus suscriptores. Tras la buena acogida, decidieron editar un libro ilustrado que fue financiado por platafomas de internet como Kickstarter e Indiegogo. Su objetivo era recaudar 40.000 dólares, pero pasaron el millón gracias a las donaciones de 30.000 patrocinadores de 75 países.

“Es una locura. Esperábamos que el proyecto sea exitoso, pero no a este nivel” ha dicho Favilli y asegura que es una muestra más de que “cualquier sueño es posible”.

En su página las autoras explican que parte de la inspiración para el libro era su propio viaje como empresarias, que “nos hizo entender lo importante que es para que las niñas el crecer rodeado de modelos femeninos”, porque “les ayuda a ser más seguros y establecer objetivos más grandes”.

También creen “que el 95% de los libros y las historias de la TV demuestran que crecimos con carencia de chicas en posiciones prominentes” y que los libros infantiles están llenos de estereotipos de género.

Las autoras eligieron escribir las historias como cuentos -muchos de ellos incluso empiezan con Érase una vez-, "porque estábamos pensando en el libro como un cuento de hadas moderno que leerán a los niños antes de ir a dormir.”

Las mujeres retratadas en el libro además fueron dibujadas por 60 ilustradoras de todo el mundo, contactadas por redes sociales como Tumblr e Instagram. Su intención era mostrar la mayor diversidad posible, ya que, según Cavallo, “en los medios hay una representación muy reducida de cómo se ve una mujer”.

La diversidad también influyó en el criterio de selección para las protagonistas del libro: son de los cinco continentes y dedicadas a todo tipo de profesiones. Hay primatólogas como Jane Goodall, pilotos de Fórmula 1 como Lella Lombardi, reinas como Isabel I y escritoras como Maya Angelou e Isabel Allende. También hay astronautas, jueces, periodistas, educadoras, deportistas, tatuadoras y hasta piratas. “Queremos que las niñas sepan que de verdad pueden convertirse en cualquier cosa que deseen”, afirma la periodista.

Pero el éxito de libros infantiles sobre mujeres es algo que está ocurriendo a nivel mundial. Las editoriales argentinas Sudestada y Chirimbote ya habían lanzado una colección de libros de "antiprincesas" que cuentan historias de mujeres como Violeta Parra o la  independentista boliviana Juana Azurduy. “Contamos historias de mujeres… ¿Por qué?, porque conocemos muchísimas historias de hombres importantes, pero no tanto de ellas… Sabemos de algunas princesas, es verdad, pero qué lejos están de nuestra realidad esas chicas que viven en castillos enormes y fríos. Hay mujeres por acá, en América Latina, que rompieron los moldes de la época”, explica su autora Nadia Fink.

Los libros además no esconden algunos de los hechos más polémicos de las vidas de sus protagonistas. En el cuento sobre Frida Kahlo se dice que ella y Diego Rivera "tuvieron otros amores, aun estando juntos" y que "para Frida el amor se reflejaba en hombres y en mujeres".



En el caso de Violeta Parra, cuenta que su primer marido"quería una esposa que se quedara en su casa" y por eso abandonó a la cantante.

Otro libros de ficción de lo que ya se ha calificado como literatura infantil anti-princesas son:

No Soy Perfecta de Jimmy Liao (2012). "Hola a todo el mundo, me llamo Perfecta Nueno. Ése es el nombre que me pusieron mamá y papá. Dicen que cuando yo era niña, tanto de cara como de espalda, despierta o dormida, riendo o llorando, les parecía perfecta. Pero a medida que fui creciendo, la cosa cambió...Las exigencias de mis padres y de mi escuela fueron en aumento. Estoy tan cansada que tengo ganas de gritar: '!No soy una niña perfecta!' Quiero que sepas que en el mundo hay muy pocas personas que se sientan tan imperfectas como yo", es parte de su presentación.

¿Hay Algo Más Aburrido Que Ser Una Princesa Rosa? de Raquel Díaz Reguera (2010). Carlota era una princesa rosa. Con su vestido rosa, su armario lleno de ropa rosa. Pero Carlota estaba harta del rosa y de ser una princesa. Quería vestir de rojo, de verde o de violeta. No quería besar sapos para ver si eran príncipes azules. No quería príncipes azules. Carlota siempre se preguntaba por qué no había princesas que surcaran los mares en busca de aventuras. O princesas que rescataran a los príncipes de las garras de un lobo feroz. O princesas que cazaran dragones o volaran en globo.

Rosa Caramelo de Adela Turín (2012). Aislada en un jardín, Margarita es la única elefanta del grupo incapaz de conseguir que su piel sea de color rosa caramelo. Cuando sus progenitores desisten de imponerle ese aspecto, por fin descubrirá el significado de la libertad y abrirá el camino de la igualdad para sus compañeras.

Las Princesas También Se Tiran Pedos de Ilan Brenman (2011). A la pequeña Laura le ha surgido una duda muy importante después de una larga discusión en clase sobre Cenicienta. Su amigo Marcelo les ha confesado que la famosa y delicada princesa se tiraba muchos pedos. Afortunadamente, el padre de Laura, al que le gustan los libros y las buenas historias, posee el libro secreto de las princesas donde Laura encontrará las respuestas a todas sus preguntas.

Las Princesas Usan Botas De Montaña de Carmela Lavigna (2013). Todas las niñas curiosas se preguntan cómo es eso de ser una auténtica princesa. Acá hay una niña enérgica, moderna y llena de vida que tiene muchas preguntas que hacer a su madre. Al final del libro, un marco ilustrado alrededor de un espejo responde a la pregunta más importante de la niña. Este libro brinda una dulce lección sobre la aceptación de uno mismo y anima a los niños a perseguir sus sueños y a dejar su propia huella en el mundo.

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día