Publicidad
Deutsche Welle
“Silent Tears”: elaborar el trauma del Holocausto a través de la música CULTURA

“Silent Tears”: elaborar el trauma del Holocausto a través de la música

El álbum “Silent Tears” presenta poemas musicalizados de mujeres que sobrevivieron al Holocausto. Es el primer álbum en yidis que encabeza las listas europeas de la música del mundo.


A principios de la década de 1990, la psicóloga Paula David comenzó sus tareas como trabajadora social en el Centro Baycrest, un hogar judío de asistencia y apoyo para personas mayores en Toronto, Canadá. Allí se reunía regularmente con 41 ancianas para hacer terapia de grupo. Esas mujeres de Europa del Este eran sobrevivientes del Holocausto .

“Al principio me dijeron muy claramente que no podían contar estas historias, que no tenían palabras para ellas”, dijo David. Entonces solo hablaban sobre su vida cotidiana.

Muchas mostraban síntomas tempranos de demencia, sus recuerdos traumáticos eran más claros que las experiencias más recientes: contaron, dando testimonio, sobre experimentos humanos, torturas, acerca de las pérdidas de sus hijos y de parientes cercanos, sobre abusos sexuales, sobre el hambre espantosa que sufrieron, así como sobre enfermedades y esterilizaciones forzadas.

De la vergüenza a la poesía

Hasta ese momento, estas mujeres no habían compartido sus historias ni siquiera con sus familiares más cercanos.

“Era la época anterior a ‘La lista de Schindler'”, dijo Paula David a DW, refiriéndose a la exitosa película de 1993, que arrojó luz sobre los horrores del genocidio nazi contra los judíos europeos y otras víctimas no judías. “No se hablaba tanto del Holocausto. En ese momento el tema estaba cargado de vergüenza”, aclaró.

David comenzó a grabar los informes y a transcribirlos en su casa. Las participantes, cuya lengua materna no era el inglés, utilizaban una sintaxis, una melodía y un vocabulario completamente diferentes a los nacidos en Canadá.

Escribió las frases y las organizó por temas. Y así surgieron poemas que presentó al grupo. Las mujeres apenas podían creer que estaban escuchando sus propias palabras. Una dijo: “¡No sé ni escribir, olvídate de componer poemas!”. Darse cuenta de que eran poetisas las llenó de orgullo. “Así nos convertimos en poetisas”, recuerda la psicóloga.

En una caja de madera durante dos años y medio

Cuatro años después, en 2019, Paula David conoció al periodista y productor musical Daniel Rosenberg. En ese momento, estaba involucrado en la historia de Molly Applebaum, quien había experimentado un destino similar al de las mujeres de Baycrest.

En 1942, Molly comenzó, cuando tenía 12 años, a escribir su diario. En él relataba cómo había sobrevivido al exterminio de los judíos en los guetos polacos. Ella y su prima mayor vivían entonces con un granjero polaco, escondidas en una caja de madera que estaba enterrada en un establo. Las niñas solo podían salir por la noche.

El diario de Molly, “Buried Words” (Palabras enterradas), se publicó en 2017. Hoy, ella tiene 92 años y vive en Toronto.

Rosenberg decidió hacer un álbum musical con el diario de Molly y las historias de las mujeres en Baycrest, en yidis y en polaco. De la música se encargó Olga Avigail Mieleszczuk, experta en tango polaco, muy popular en Polonia antes de la Segunda Guerra Munidal. Se trata de un género con elementos de la música klezmer y romaní.

El productor musical Daniel Rosenberg con Molly Applebaum. Partes de su diario se recogen en el álbum “Silent Tears”.

Canciones de poemas

El álbum, “Silent Tears: The Last Yiddish Tango” (“Lágrimas silenciosas: el ultimo tango yidis”), se compone de un total de nueve canciones.

Cuatro son originales de la década de 1930, compuestas por Artur Gold. El resto son nuevas composiciones de Rebekah Wolkstein y Oscar Strock, interpretadas por la Orquesta de Cámara canadiense, el Payadora Tango Ensemble, y el acordeonista Sergiu Popa. La cantante canadiense Lenka Lichtenberg interpretó dos canciones.

Encontrando el equilibrio adecuado

Para Lichtenberg, “Silent Tears” y, sobre todo, la canción “A Victim of Mengele” (Una víctima de Mengele) fueron todo un desafío.

“He estado cantando desde que tenía nueve años, pero nunca había escuchado una canción sobre un tema tan tremendo”, dijo. “Me pregunté: ¿Cómo puedo cantar algo así?”. Su objetivo era “el equilibrio adecuado”, como ella dice: “Dar a la canción lo que necesita en términos de emoción sin dejarse abrumar por los sentimientos”. Al final encontró el tono adecuado.

En marzo de 2023, “Silent Tears” se convirtió en número uno de las listas europeas de música del mundo.

Rosenberg y la hija de Molly Applebaum, Sharon Wrock, estaban sobrecogidos.

“Hace 80 años, cuando Molly estaba escondida y escribió su diario, Hitler controlaba todas las estaciones de radio”, dijeron. “Ahora, las palabras de Molly se transmiten en forma de canciones en Austria, Bélgica, Alemania, Italia y muchos otros países. Rompimos a llorar mientras tratábamos de comprenderlo”.

Entretanto, todas las mujeres del grupo de Paula David en el Baycrest Center ya fallecieron. Pero sus historias se hacen escuchar en todo el mundo.


Para saber más de lo que está pasando en el mundo de la ciencia y la cultura, súmate a nuestra comunidad Cultívate, el Newsletter de El Mostrador sobre estos temas. Inscríbete gratis AQUÍ

 

Publicidad

Tendencias