miércoles, 3 de marzo de 2021 Actualizado a las 15:51

Análisis

Podemos: un fenómeno político irreproducible en Chile

por 6 julio, 2015

Podemos: un fenómeno político irreproducible en Chile
Hace poco más de un mes, un sismo político sacudió a España con motivo de las elecciones municipales y regionales. Ciudadanos (centro) y sobre todo Podemos (izquierda radical), dos fuerzas políticas nuevas, quebraron –con un notable ascenso político– el bipartidismo PP-PSOE que ha regido al país ibérico durante los últimos 25 años. Algunos de los parámetros que han favorecido el auge de Podemos en España se ven en Chile, pero ¿qué tan factible es una alternativa como Podemos por estos lares?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Es el principio del fin del bipartidismo”, afirmó el líder de Podemos, Pablo Iglesias, tras el éxito de su partido en la elecciones del 24 de mayo. El Partido Popular (PP), después de cuatro años en el poder, perdió 2,4 millones de votos en comparación con las elecciones de 2011 y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) abandonó 800 mil votos. En total, el apoyo al sistema PP-PSOE ha llegado a su punto más bajo con un 52%, después de haber logrado un máximo de 78,6% en el 2000.

La expansión de dos nuevos partidos es contundente. Ciudadanos creció del 1,22% al 6,55% desde 2011, ganando más de 1,4 millones de votos. Por su parte, Podemos se ha convertido en el tercer partido español con un 13,5%. Además, logró conquistar dos alcaldías decisivas: Madrid y Barcelona.

Podemos, una respuesta a la corrupción y la austeridad

Podemos es un partido político que surgió del movimiento de los “Indignados”, más conocido como el 15-M, que convocó multitudinarias protestas ciudadanas denunciando la corrupción, el poder financiero y la austeridad.

Podemos supo capitalizar el descontento social en contra de la clase política tradicional encarnada por el PP y el PSOE. Es una respuesta a dos malestares: por una parte, a la grave crisis económica que ha dejado sin empleo a un 24% de la población activa y a uno de cada dos jóvenes de menos de 25 años; por otra, a los escándalos de corrupción que, según datos del diario El Mundo, involucran a más de 360 políticos, el 80% de ellos siendo del PP (50%) y del PSOE (30%).

Las semejanzas entre España y Chile

Algunos analistas aseguran que las similitudes entre las experiencias de España y Chile son muchas. “El modelo de transición democrática chileno es muy parecido al español, en la medida en que se produjo un golpe de Estado exitoso porque fundió las bases del modelo político siguiente. Cuando volvió el pluralismo, se abrió en las condiciones que habían determinado los dirigentes de la dictadura”, analiza el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, en “Fort Apache”, el programa de debate político del canal HispanTV.

Para garantizar la estabilidad del país al recobrar la democracia, España como Chile crearon un régimen político cerrado con un bipartidismo potente que gobierna ignorando las demandas de la ciudadanía. En Chile, existe un rechazo social del duopolio parecido al de España, potenciado por los casos de corrupción que se han develado recientemente, como los de Penta y Soquimich.

Además, el movimiento estudiantil del 2011 en Chile es, en cierta medida, comparable con el 15-M español, porque ha abierto un nuevo ciclo político. “El éxito del movimiento estudiantil (en Chile) es el consenso que genera en la sociedad, que es lo que cambia el marco político”, asevera la socióloga de la Universidad Complutense de Madrid, Marisa Revilla, en “Fort Apache”.

El movimiento estudiantil ha conseguido hacer girar a la izquierda a actores del sistema político. Ha hecho que la Nueva Mayoría no sea la Concertación. Las reformas de Bachelet no son de ruptura pero son el resultado del impulso del movimiento estudiantil. Este ha roto el consenso del poder post-Pinochet y posibilita una pequeña apertura que hace cincuenta años era inimaginable”, destaca Íñigo Errejón.

Podemos, una alternativa poco probable en Chile

Importantes factores que han permitido la expansión de Podemos en España, sin embargo, no se dan en Chile. “Una diferencia importante es la gravedad de la crisis económica que ha durado más de siete años y que no se ha experimentado en Chile”, compara Pablo Portales, periodista chileno radicado en Barcelona.

Otro elemento es la magnitud de la corrupción política en la península ibérica, donde es la segunda preocupación más importante de los españoles tras el desempleo. “La corrupción en España tiene larga data. Viene del franquismo y continuó en democracia como una forma de vida. En Chile, la corrupción surge en la agenda en enero pasado y recién comienza a desvelarse el maridaje turbio entre los grupos económicos-financieros y los partidos de casta”, añade Portales.

Además, a diferencia de Podemos, ninguna fuerza política chilena ha capitalizado el descontento social que se ha manifestado a partir del 2011. “Están las condiciones para capitalizar, pero el movimiento estudiantil abandonó la discusión sobre el modelo de sociedad y, luego de tener en sus manos la legitimidad del país, hoy está preocupado por tener decisión dentro de la universidad. Se gremializó”, lamenta Alberto Mayol, sociólogo de la Universidad de Chile.

Y en Chile la falta de liderazgo es clara. “Cabe destacar la destreza de los líderes de Podemos para encarnar la ira y las reivindicaciones sociales con un discurso notable. Han demostrado un liderazgo que no se da por este lado”, señala el cientista político Carlos Huneeus.

Según Pablo Portales, un Podemos chileno podría sustentarse con un liderazgo que “podría ser Enríquez-Ominami siempre y cuando sea capaz de convocar a un equipo amplio y consistente que le dé forma a un partido con reformas radicalmente democráticas”. Una condición que, de acuerdo a Carlos Huneeus, es poco factible, ya que “Enríquez-Ominami ya no es el rebelde de aquel tiempo”.

Mientras que Podemos logró repolitizar a la sociedad española en el marco del 15-M, lo que se hace en Chile es no ir a votar. “Los efectos de despolitización heredados de la dictadura y del neoliberalismo son mayores en Chile”, señala el historiador Sergio Grez.

Es poco probable que nazca un Podemos chileno a corto plazo, “pero es cierto que hay un cabreo general que debemos capitalizar todos aquellos que no les creemos ni a los que venden humo de izquierda ni a quienes siempre han gobernado este país desde el conservadurismo más retrogrado”, concluye Luis Nitrihual, académico de la Universidad de La Frontera.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV