miércoles, 8 de julio de 2020 Actualizado a las 01:09

OPINIÓN

Autor Imagen

Relaciones laborales tras la pandemia

por 30 mayo, 2020

Relaciones laborales tras la pandemia
En este nuevo escenario, un buen manejo de las relaciones laborales será un deber, como consecuencia de la necesidad de hacerse cargo de la espacialidad y la reducción del contacto físico, de la desconfianza que pueda surgir entre trabajadores, sindicatos y empleador, si se considera que este no realiza los esfuerzos suficientes para cuidar a su gente.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La pandemia de coronavirus ha causado un impacto incalculable en la actividad productiva de los países, donde Chile no ha sido la excepción. Los economistas lo comparan con la Gran Depresión de principios del siglo XX (1929), con la diferencia que las necesidades de esa época eran muy distintas a las de hoy.

La hibernación, como se le ha denominado a este momento de la economía, debe tomarse con seriedad por parte de las compañías de todos los tamaños y asumir el desafío que implicará la apertura, cuando las autoridades sanitarias así lo decidan. Mientras no exista vacuna o tratamiento efectivo contra esta enfermedad, las precauciones deberán mantenerse.

Se debe dar un cabal cumplimiento y aplicación a los protocolos del Ministerio de Salud, para proteger la vida de los colaboradores, pero también para lograr la sostenibilidad de la organización. Surge aquí la necesidad de proporcionar herramientas de liderazgo a jefaturas para apoyar la administración de sus equipos de trabajo.

Por eso, será necesario implementar y sostener al interior de las organizaciones, durante todo el tiempo que transcurra esta pandemia, un comité de crisis con soporte especializado en la gestión de las personas, de forma tal de garantizar la continuidad operacional, pero con foco en la protección de la vida y salud de los colaboradores, proveedores y clientes.

En este nuevo escenario, un buen manejo de las relaciones laborales será un deber, como consecuencia de la necesidad de hacerse cargo de la espacialidad y la reducción del contacto físico, de la desconfianza que pueda surgir entre trabajadores, sindicatos y empleador, si se considera que este no realiza los esfuerzos suficientes para cuidar a su gente.

Se debe dar un cabal cumplimiento y aplicación a los protocolos del Ministerio de Salud, para proteger la vida de los colaboradores, pero también para lograr la sostenibilidad de la organización. Surge aquí la necesidad de proporcionar herramientas de liderazgo a jefaturas para apoyar la administración de sus equipos de trabajo. Se debe, entonces, modificar la cultura organizacional, para que se respeten las directrices que garanticen la supervivencia. Es fundamental fomentar el cambio de hábitos en las personas.

La línea ejecutiva debe concentrarse no solo en el desarrollo de las funciones de los cargos que ejercen, sino también demostrar con su actuar el cuidado por las personas bajo su dirección y que les ayudan a cumplir sus objetivos de negocio.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV