sábado, 8 de agosto de 2020 Actualizado a las 11:07

OPINIÓN

Autor Imagen

“Pan para hoy, hambre para mañana”: No, señor Briones, Ud. está profundamente equivocado

por 12 julio, 2020

“Pan para hoy, hambre para mañana”: No, señor Briones, Ud. está profundamente equivocado
A inicios de los 80, con la tremenda crisis económica que se sufría, con un 30% de cesantía, con un menos 1,4% de crecimiento y un desempleo de casi el 60% en la construcción, mucha gente pasaba hambre. Y el hambre la impulsó a perder el miedo a la dictadura y a la represión, porque morirse por hambre o morir baleado en una protesta daba exactamente lo mismo. Hoy, con la grave situación que están viviendo cientos de miles de familias de pocos recursos, se le ofrece a la gente hacer uso del fondo de cesantía o endeudarse más para enfrentar la crisis. Usted sabe que el 68% de la gente ya está endeudada y con deudas que superan con mucho su capacidad de pago, llevada ahora a cero con la pandemia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Pan para hoy, hambre para mañana”. Esa es la frase con que el Ministro de Hacienda definió la situación que se produciría si se aprueba en definitiva una ley que permita el retiro de hasta el 10% del ahorro previsional. Esa frase sólo refleja el desconocimiento que tienen los ministros de este Gobierno y del propio Presidente de lo que es la pobreza y la angustia del diario vivir de decenas de miles de familias en Chile. Es lo que piensan quienes nunca en su vida han pasado por la angustia de estar sin trabajo, de no tener casi ingresos, de tener que rebuscárselas cada día para llegar con un par de lucas a la casa, con una mujer que está esperando guagua y que no se sabe cómo se va a cubrir los gastos del parto, que hay que salir a buscar unos pesos al final del día para poder tener cómo moverse al día siguiente para ir a tratar de ganar un par de lucas para sobrevivir unos día más. No tienen idea qué es eso. Yo la tengo. Es lo que viví por casi un año después del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Quienes están hoy en el Gobierno no saben de esa angustia interminable y por eso muestran incapacidad de comprender la realidad de cientos de miles de chilenos.

“Pan para hoy, hambre para mañana”. No, señor Briones, Ud. está profundamente equivocado. Lo que miles de familias están viviendo HOY es hambre, no mañana, ni en unos años más cuando tengan que jubilarse. Peor aún, vienen viviendo angustiosamente desde hace mucho, endeudándose no para comprar una TV o viajar sino para pagar la salud, pagar los servicios básicos, comprar alimentos. ¡Endeudarse para comprar alimentos! Por eso se dio el estallido social de octubre pasado.

Y por eso volverá a darse un estallido social, porque la gente ya sabe perfectamente que el Gobierno para lo único que se ha preparado de verdad en este período de pandemia es para comprar nuevos y más letales equipamientos represivos y para ampliar las facultades de las Fuerzas Armadas para que también puedan reprimir a chilenos y chilenas que se movilizarán con más fuerza aún en cuanto puedan. De hecho, ya lo están haciendo cada noche, pese al virus y al riesgo que eso significa, y las fuerzas policiales ya están estrenando su nuevo armamento.

Como quizás Ud. no vivió como adulto la época de la dictadura y vivió en un ambiente muy protegido, es bueno decirle ministro que en esos años, sobre todo a inicios de los 80, con la tremenda crisis económica que se sufría, con un 30% de cesantía, con un menos 1,4% de crecimiento y un desempleo de casi el 60% en la construcción, mucha gente pasaba hambre. Y el hambre la impulsó a perder el miedo a la dictadura y a la represión, porque morirse por hambre o morir baleado en una protesta daba exactamente lo mismo. Hoy, con la grave situación que están viviendo cientos de miles de familias de pocos recursos, se le ofrece a la gente hacer uso del fondo de cesantía o endeudarse más para enfrentar la crisis. Usted sabe que el 68% de la gente ya está endeudada y con deudas que superan con mucho su capacidad de pago, llevada ahora a cero con la pandemia. Y se le quiere negar que accedan a una pequeña parte del ahorro previsional que han logrado tener, (que por lo demás un alto porcentaje de chilenos y chilenas tampoco tienen).

Y, dígame ministro, ¿Ud. cree que tiene sentido guardar una plata para unos años más cuando lo más probable es que uno se muera mucho antes de poder llegar a jubilar? ¿Ud. no sabe que la esperanza de vida de los más pobres es más corta de los que tienen mejor situación, porque su vulnerabilidad ante las enfermedades es mucho mayor, por la mala alimentación y malas condiciones de vida? Y si se llega a la edad de jubilar, ¿Ud. cree que con una pensión de 80 o 90 mil pesos se logra sobrevivir? Si se retira el 10% del ahorro previsional y no se logra reponer, ¿en cuánto disminuyen esas pensiones miserables?, ¿en 5 o 10 mil pesos mensuales? Esas 5 o 10 lucas se pueden hacer en dos o tres días limpiando parabrisas o vendiendo en la cola de las ferias cosas usadas recogidas por ahí. Ese conocimiento de la realidad no lo entregan las universidades de la cota mil para arriba ni los post grados en Estados Unidos o en Europa. Los entrega la vida. La vida que Uds., ministro, nunca han tenido y que no tienen idea cómo es vivirla sin tener perspectiva alguna de salir de ella, aunque de su colegio quizás alguna vez lo mandaron a vivir una semana con una familia pobre, para “ver cómo es ser pobre”.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV