jueves, 24 de septiembre de 2020 Actualizado a las 17:52

OPINIÓN

Autor Imagen

Monarca de Europa

por 22 agosto, 2020

Monarca de Europa
Todo puede pasar en este final del domingo en Portugal. Más allá de los favoritismos hacia los germanos, puede ser el minuto de gloria de los parisinos. Habrá nuevo monarca de Europa y será recordado como el campeón de la Champions en pandemia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

¿Bayern Munich o París Saint-Germain? Claramente, en las encuestas y pronósticos el equipo alemán corre con cierta ventaja, pero, claro, al ser partido único todo puede pasar.

En lo personal, me gusta la performance que entrega la escuadra bávara. Los alemanes se han mostrado sólidos y sumamente contundentes. La expresión futbolística ante Barcelona –más allá que los españoles venían con muchas dudas– fue rutilante. Conceptos de fútbol moderno como presión alta, transiciones rápidas y movimientos internos, hacen del equipo teutón un conjunto poderoso y temido.

¿Punto débil? Como el Bayern asume riesgos y el protagonismo del partido, muchas veces su línea defensiva queda expuesta, al jugar tan cerca de la media cancha y con hombres rápidos atacándolos, pueden pasar una mala tarde, porque algo de lo que PSG se jacta, es de tener ofensiva.

En el arco, ambas escuadras cuentan con la garantía de buenos porteros, ya que Neur y Navas están entre los diez mejores del mundo. Ambos técnicos alemanes encarnan la nueva generación de identidad germana, con un Hans Dieter Flick que, desde que asumió, encontró la forma e identidad que habían perdido los monarcas de Alemania y, por el lado de Tuchel, sería consagrar un proyecto en PSG, que lleva casi una década invirtiendo y tratando de comprar a los mejores jugadores.

Exactamente ahí tiene un gran potencial la escuadra parisina. Los tres atacantes son rápidos, encaradores, hábiles y punzantes. Neynar y Mbappé destacan por su calidad en el mano a mano y especialmente el exdelantero del Mónaco debe ser uno de los más rápidos con balón dominado. Di María ha demostrado un interesante nivel en esta etapa final de Champions.

La zona de volantes da otra mirada para disfrutar desde la estrategia y funcionalidad. De mantenerse el equipo rojo, con Thiago y Goretzka, más Perisic, Muller y Gnabry, la posesión de balón y además transiciones veloces, sumando las pasadas de los laterales, Lewandowski tiene asegurado a lo menos 3 o 4 oportunidades de gol por tiempo. ¿Cómo contrarresta PSG? El técnico alemán, Thomas Tuchel, decidió ubicar a Marquinhos de volante central, pasando a ser un tercer defensa por momentos, Paredes y Ander Herrera para trabajar y generar.

La posición de Neymar ya fue muy interesante ante el Leipzig. Jugó de 9 “falso”, no del típico centrodelantero entre los defensas centrales rivales, él tiene la libertad para crear e improvisar. Su talento y capacidad se lo permiten y encajonarlo sería un gran error.

Punto aparte es este párrafo para la importancia del polaco, Robert Lewandowski. Es un goleador temible y terrible, suele tener un alto poder de eficacia, una media de más de 30 goles por temporada y a eso añade su capacidad de entender el juego.

En los laterales tiene un punto adelante el Bayern Munich. Tanto Kimmich como Davies deben ser de los mejores del mundo y de este torneo. Lo del joven Davies, con tan solo 19 años, es ver jugar a un deportista de vasta experiencia. Tiene una velocidad única y capacidad de pasar al ataque, que termina siendo un factor de desequilibrio. Si bien Kimmich jugó toda la temporada de volante, en este torneo relámpago ha sido el custodio de la banda derecha y lo hace excelente, ya que puede tomar el carril de interior y llegar a terminar la jugada.

En el arco, ambas escuadras cuentan con la garantía de buenos porteros, ya que Neur y Navas están entre los diez mejores del mundo. Ambos técnicos alemanes encarnan la nueva generación de identidad germana, con un Hans Dieter Flick que, desde que asumió, encontró la forma e identidad que habían perdido los monarcas de Alemania y, por el lado de Tuchel, sería consagrar un proyecto en PSG, que lleva casi una década invirtiendo y tratando de comprar a los mejores jugadores.

Vale decir que entre Neymar y Mbappé, el jeque catarí desembolso la módica suma de casi 400 millones de dólares. Otro dato es que desde que tiene el control, ha invertido más de 1.200 millones de dólares en contrataciones bombásticas, con el único sueño de ganar en Europa. En Francia no tiene competencia. Lo mismo sucede con el Bayern, que acaba de ganar su noveno título consecutivo en la Bundesliga.

Todo puede pasar en este final del domingo en Portugal. Más allá de los favoritismos hacia los germanos, puede ser el minuto de gloria de los parisinos. Habrá nuevo monarca de Europa y será recordado como el campeón de la Champions en pandemia.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV