sábado, 28 de mayo de 2022 Actualizado a las 01:49

Empate en nuevo round entre Mourinho y Pellegrini

por 1 febrero, 2015

Empate en nuevo round entre Mourinho y Pellegrini
En un partido a ratos entretenido, Manchester City igualó a un tanto en su visita al Chelsea, en un nuevo enfrentamiento entre los ex entrenadores del Real Madrid. Con el empate, el conjunto del chileno se mantuvo como único escolta, a 5 unidades del equipo de Stamford Bridge.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los duelos entre Manuel Pellegrini y José Mourinho están marcados por la intensidad, tanto dentro como fuera de la cancha. Se han constituido en verdaderos clásicos del morbo, con polémicas que se iniciaron a partir de unas picantes declaraciones del portugués, en las que intentaba menoscabar el trabajo del técnico chileno.

En 2011, cuando el adiestrador nacional asumió la banca del Málaga, Mou le dirigió el primer misil: “Si me voy del Real Madrid, me iría a un equipo grande de Inglaterra o Italia. No me iría a dirigir al Málaga”.

La elegante respuesta de Pellegrini le sirvió para ganarse a la hinchada de su nuevo club, porque en lugar de atacar al portugués, defendió al equipo malagueño: “Quien dice que no vendría a Málaga a entrenar es porque no ha estado aquí. Me da una alegría muy grande estar acá, un hermoso lugar en el que me quedaría a vivir”.

El 7-0 que le propinó el Real de Mou al Málaga de Pellegrini fue la primera bofetada en cancha, sin embargo, ese mismo año hubo otra respuesta al constante hostigamiento del portugués. “No tengo nada que demostrarle a Mourinho. A muchos les duele, pero fue la mejor campaña del Real Madrid en cuando a puntos”, diría el técnico chileno. Pero el portugués intentó buscar el nocaut con las siguientes frases: “Perdió en la primera ronda de la Copa del Rey (ante Alcorcón) y en octavos de final de la Champions. Además fue segundo y el segundo es el primero de los últimos”.

En 2013, ya en Inglaterra, los conflictos se acentuaron. En el primer duelo entre ambos, un gol en los descuentos de Fernando Torres le dio un nuevo triunfo a Mourinho, y una vez finalizado el partido, Pellegrini lo dejó con la mano estirada en el tradicional saludo final entre los entrenadores. “No le di la mano porque no quise”, diría el chileno, mientras que Mou respondería enrostrándole la victoria: “Es normal que no me dé la mano alguien que pierde en el último minuto. Lo entiendo perfectamente”.

Cuando el Manchester City comenzó a distanciarse del Chelsea en la tabla de posiciones, la artillería cada vez fue más pesada desde ambos bandos:

Mourinho: “Los árbitros favorecen al Manchester City”.

Pellegrini: “Cuando él gana se lleva todo el crédito, pero cuando pierde no es su responsabilidad”.

Mourinho: “Me sorprende que necesite una calculadora si es de profesión ingeniero”.

Pellegrini: “No tengo ningún problema personal. Discrepo con él en la parte ética y estética de esta profesión. Esto no quiere decir que lo mío sea lo bueno y lo de él lo malo, solamente trabajamos distinto”.

Mourinho: “Es fácil llegar y dirigir a un equipo que ya está armado”.

Pellegrini: “El Chelsea es el equipo que más gasta en Inglaterra”.

De esa forma, el fuego cruzado de declaraciones no se detuvo más. Hace algunos meses, en la antesala del duelo entre el City y Chelsea, Pellegrini se refirió al símbolo del equipo adversario, Frank Lampard, que llegó a los citizens porque no pudo continuar en el cuadro de Mou: “si no siguió allá es porque ellos no quisieron. No pudo seguir jugando en el equipo en el que había actuado prácticamente toda su vida”.



Después de ese partido en el que su equipo consiguió el empate precisamente con gol de Lampard, Pellegrini envió otro mensaje a Mou: “Prometía ser un partido de dos equipos grandes, pero uno de los grandes jugó como pequeño”.

Un empate con sabor a derrota

Manchester City tenía la obligación de ganar o, al menos, no perder en su visita a Stamford Bridge para seguir con opciones de ganar la Premier League. El Chelsea tenía un registro de 10 victorias, un empate y cero caídas, por lo que el desafío para Pellegrini no era fácil. Sin embargo, el equipo de Mou tenía a dos de sus mejores futbolistas fuera de la cancha: Cecs Fábregas y Diego Costa. El chileno, por su parte, sufría la baja de Yaya Toure, fundamental en la campaña, ya que desde que se fue a defender a su selección en la Copa Africana de Naciones, el City no ganó más (3 empates y 1 derrota).

El primer tiempo tuvo pasajes de mucha intensidad, sin embargo, el partido por momentos se transformó en un juego de ajedrez, ya que ningún entrenador quería dar ventajas, por lo que privilegiaron poblar el campo propio. Chelsea jugó levemente mejor en la etapa inicial y logró abrir el marcador a los 42 minutos, luego de un gran pase de Branislav Ivanovic a Eden Hazard, que de primera sirvió para que el francés Loic Rémy la pudiera empujar.

El empate llegó a los `45, luego de una salida en falso del arquero Thibaut Courtois, que se la dejó servida a Sergio Agüero para que el argentino definiera, aunque finalmente fue el español David Silva el que la desvió para igualar el marcador (el remate del “Kun” no iba en dirección a la portería).

El segundo tiempo fue del City, equipo que con el empate mantuvo la diferencia de 5 puntos con el Chelsea. Mou replegó las líneas y supo mantener una igualdad que deja a su equipo con una buena ventaja en lo más alto de la tabla.

En el frente a frente entre los entrenadores, Pellegrini registra tres triunfos, dos empates y siete derrotas ante equipos dirigidos por Mourinho, que quedó satisfecho con la igualdad. El chileno, por su parte, confesó que el resultado no lo dejó conforme: “Quizá ellos, como siguen teniendo cinco unidades de ventaja, estén contentos con el punto. Yo nunca estoy contento cuando empato”.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV