domingo, 5 de abril de 2020 Actualizado a las 02:36

Viajes

La ruta de la comida en China: extravagancia gastronómica y cultural

por 27 septiembre, 2019

La ruta de la comida en China: extravagancia gastronómica y cultural
Pareciera que conocemos mucho de la vida culinaria en China, pero la duda es cuánto se parece o no a la comida china que comemos en Chile. Lo cierto es que en el país oriental existe una sorprendente cantidad de opciones que permiten explorar cada una de las características propias de esta población, de cada ciudad y de cada pueblo. Sin embargo, un elemento particular une su gastronomía: la extravagancia. Desde caracoles, sopa y sushi a la hora del desayuno, hasta un uso excesivo del picante; todos son elementos que llaman la atención e invitan a querer entender un poco más esta cultura milenaria.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los chilenos estamos acostumbrados a la salsa tamarindo, el wantán y el arrollado primavera que habitualmente vemos en restaurantes o locales chinos de nuestro país. Sin embargo, algo diferente ocurre en la realidad misma de China. No importa si te encuentras en el lugar para comer más elegante de la capital o en algún pequeño puesto en un callejón, hay ciertos platos que siempre se van a repetir y que poco o nada se parecen a lo que nosotros conocemos como “comida china”. Entre ellos encontramos en su mayoría productos del mar, diferentes partes de animales y mezclas de verduras hervidas a vapor con muchas salsas picantes.

Todo tipo de mariscos y pescados se sirven en este país, acompañados en su mayoría con arroz blanco sin ningún tipo de condimento (incluso a veces sin sal) o con tallarines de arroz. Entre los productos del mar no solamente hay camarones o jaibas, sino también cangrejos, calamares gigantes y variedad de pulpos. Todos los mariscos con conchas son bienvenidos y servidos de manera muy decorativa para llamar la atención sobre todo de los turistas.

Entre las carnes, el cerdo y el pato son las más habituales, pero también sirven pollo y cola ve vaca. Aquí es donde aparecen -otra vez- una inmensa cantidad de salsas. Desde agridulces hasta picantes, calientes y frías, pasando por aquellas compuestas por frutas, verduras hasta llegar a las de wasabi y jengibre. La verdad es que no existen límites con las salsas, no tienen miedo en experimentar. Sin embargo, lo más común es que la mayoría tengan al menos algo de picante. La salsa de soya y la de vinagre son las más típicas y las que se encuentran más fácilmente.

Los embutidos por su parte también forman parte de la dieta de la población. Estos se sirven al palo o acompañados la mayoría de las veces con arroz chaufán.

La sopa es un elemento fundamental que no puede faltar a la hora de comer. En muchas ocasiones cada uno elige los elementos para colocar dentro de ella y se cocinan al vapor o fritas. Casi siempre se trata de verduras, pero también se puede incluir trozos de alguna carne o pescado. La sopa se sirve a la hora del desayuno, almuerzo y cena en grandes platos hondos con diseños característicos de cada zona del país.

Uno de los platos que más llama la atención de los turistas pero que es tradición entre la población de China son los insectos y alacranes. Grillos vivos encerrados en jaulas se pueden ver en diversos puestos del país, listos para ser comprados y cocinados. En las calles comerciales de Beijing y otras ciudades se pueden observar también lagartijas, hormigas y partes de animales exóticos fritos y servidos al palo que la gente compra para comer mientras pasea por el lugar.

Las verduras muchas veces se sirven calientes, hervidas al vapor y no frías en forma de ensalada como nosotros estamos acostumbrados. Un ejemplo es la lechuga, la cebolla y el apio. Los famosos dumpling abundan en la gastronomía de este país y corresponden a masitas rellenas con verduras o con carne y diferentes salsas. Se sirven en unos canastos de madera característicos de la cultura china.

La decoración es parte primordial en las comidas. Todas ellas poseen siempre elementos característicos de la cultura y la población local. Por ejemplo, con las frutas y verduras se hacen formas y paisajes de muchos colores para acompañar los platos, especialmente en festividades. Lo importante es que los decorativos sean propios de cada lugar. Las fuentes donde se colocan los alimentos a veces tienen forma de animales, barcos y una infinidad de cosas al igual que toda la loza que se utiliza.

Para los turistas

Si no eres fanático de probar cosas nuevas, el tema de la comida se puede transformar en algo bastante complejo. En primer lugar, porque la mayoría de los alimentos no son habituales en nuestro país y por otro lado porque al no hablar el idioma es muy difícil descubrir exactamente qué es lo que estas comiendo. Esto se debe a que en casi todos los lugares turísticos la descripción de las comidas solamente está en chino y aunque siempre puedes preguntar a alguien, hay alimentos muy específicos y por ende muy difíciles de traducir.

Pocos lugares de comida rápida de cadenas internacionales conocidas se encuentran en China. Entre las más destacas está Mc Donald, KFC y Pizza Hutt. Sin embargo, a pesar de que existen, hay pocos, se concentran en las grandes ciudades y poseen elementos que los distinguen de los otros internacionales. Por ejemplo, en el Mc Donald hay hamburguesas con salsas picantes, embutidos e incluso con verduras cocidas.

A pesar de lo anterior, es muy interesante ser turista y aventurarse en el mundo gastronómico de este país sobre todo porque ofrece una variedad infinita de opciones que quizás nunca consideraste incluir en tu dieta y también porque te permite conocer a la población y acercarte a ella a través de un elemento que los caracteriza tanto. Para ellos, como para la mayoría de las culturas, es muy importante mantener su tradición a través de la comida, por lo que el respeto y la promoción de sus costumbres es fundamental.

La hora del té

El té es una de las bebidas más características de este país, por eso no nos debería extrañar que su consumo muchas veces venga acompañado de todo un ritual cultural.

La hora del té muchas veces se realiza con bailes y música cuando se trata de alguna festividad. Honrando a sus antecesores y a quienes descubrieron en el té una de las maneras de intercambio comercial más beneficiosas para el país en siglos pasados, las mujeres visten elegantes trajes y sirven la bebida bailando y haciendo equilibro con teteras de gran tamaño mientras los asistentes observan el espectáculo.

Se trata de una pequeña fiesta entre comidas que permite a las personas pasar un buen rato y reconocer la importancia de esta infusión dentro de su cultura. En China hay muchos tipos de té y es una de las bebidas más consumidas en el país, tanto por los beneficios que tiene para la salud como por su sabor.

Más información sobre El Mostrador