miércoles, 21 de agosto de 2019 Actualizado a las 10:58

MERCADOS

El faul de la elección en la ANFP: Uauy versus Eguiguren, una pelea que cobra relevancia 20 años después

por 23 noviembre, 2018

El faul de la elección en la ANFP: Uauy versus Eguiguren, una pelea que cobra relevancia 20 años después
En 1999 un montañista murió. No era cualquier montañista. Se trataba de Alfredo Andonie, por entonces un prometedor empresario, dueño de Laboratorios Chile. Julio de 1999 marcaría una fecha que hoy, casi veinte años después, cobra relevancia a los ojos de una pelea por el poder que ya se dio entonces y que hoy se remite a quién ocupará el sillón de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP).
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El 1 de julio de 1999. Ese día ahora cobra relevancia y mucha, porque en medio de la actual disputa por quién se quedará con la presidencia de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), lo que sucedió hace veinte años ha salido a colación nuevamente.

A 3.200 metros de altura, en el monte Illimani en Perú, Alfredo Andonie, montañista, y también socio controlador de Laboratorio Chile, fallecía en un inesperado accidente. Dejó a su viuda, Paula Kraushaar, una enorme herencia, razón por la que en su minuto la bautizaron como la viuda “más rica” de Chile, debido al imperio que quedó en sus manos, el que luego se valorizaría en casi US$ 400 millones.

Como bien describieron las crónicas de negocios de la época, Kraushaar dejó en diferentes equipos la administración del negocio. Dos hombres eran clave entonces: el actual postulante a la presidencia de la ANFP, asesor de retail, Jorge Uauy, y el abogado con fama de duro, mano derecha de Nicolás Ibáñez y director de un sinfín de empresas, Alberto Eguiguren.

La relación de Eguiguren con la ANFP no solo está dada porque fue presidente del Canal del Fútbol, sino porque, además, es cercano a Wanderers, donde Ibáñez posee el control. Y su histórica mala relación con Uauy ha sido comentario obligado entre varios presidentes de clubes.

En Quilín, algunos presidentes de los 32 equipos de primera A y B –que elegirán al nuevo timonel de la ANFP– han recibido llamados que hacen eco del viejo conflicto que enfrentó a ambos personajes y que quebró su relación para siempre. Testigos de esas llamadas cuentan que al otro lado de la línea les habla una voz que corresponde a Paula Kraushaar.  

Hotel, despido y renuncia

Volvamos a 1999. Eguiguren era un abogado de Carey, el socio más joven del bufete y en ese momento asesor de Andonie, mientras que Uauy era vicepresidente ejecutivo de la empresa, socio del controlador de LabChile. Cuando falleció Andonie, cada uno le puso el pecho a las balas, pues de la familia –además de la viuda– no existían representantes activos en la empresa. Hasta ahí todo bien. La compañía, pese a haber estado un par de veces en situaciones comercialmente muy complejas, había enfocado bien su negocio y era una firma que se rumoreaba que tenía varios actores para una eventual compra.

También consultado por El Mostrador Mercados, Uuay recalcó que "bajo ningún punto de vista" esta historia podría afectar su reputación para dirigir la ANFP. "Junto a Alfredo Andonie hicimos de Laboratorio Chile una gran empresa, que fue vendida a un excelente precio a una transnacional americana. El era brillante y con gran liderazgo, si hubiese existido alguna situación incorrecta se habría dado cuenta de inmediato. Además esta empresa cotizaba en bolsa, no solo en Chile, también en Nueva York, donde la legislación es muy estricta. No puedo estar más que orgulloso de mi labor en esa compañía".

El fallecido empresario Pablo Lamarca era el gerente general de LabChile. Tras la muerte de Andonie, las fichas de los hombres de confianza se movieron y Uauy asumió como presidente del directorio y Eguiguren como presidente de Inversiones Portofino, la firma mediante la cual se controlaban las acciones de Andonie en la compañía.

Gran parte de lo relatado a continuación se halla empastado en tres cuadernos, que con letras doradas rezan: "Uauy versus Eguiguren", y cuenta una historia judicial que se extendió por casi 10 años, que trata de dos acciones judiciales iniciadas por Uuay; una querella y una demanda de nulidad de contrato, ambas contra Eguiguren y Kraushaar. Ninguna de las dos prosperó.

De acuerdo a los antecedentes, en diciembre de 1999 el directorio de la empresa se reunió en el hotel Regal Pacific. Ese día se conversó sobre la pérdida de confianza en Uauy, que algunas cosas estaban pasando en la compañía que no acomodaban al directorio, compuesto –entre otros– por Vicente Domínguez y Ernesto Fontaine, padre del actual ministro de Obras Públicas. En esa reunión se finiquitó la salida de Uauy de la empresa, quien además detentaba un porcentaje de acciones de la misma, un poco más del 2%, que poco después vendería en $ 380 pesos cada papel, un precio que luego lamentaría. Las carpetas judiciales cuentan dos versiones: una, que Uauy se tuvo que ir por la falta de confianza del directorio; y la otra, que renunció voluntariamente, lo que se apoya en la carta de renuncia que fue sumada a la causa judicial.

Volvamos a estos tiempos. El periodista deportivo Felipe Bianchi criticó la probidad de los candidatos al sillón de la ANFP y sentenció que eran “comprobadamente corruptos”. Está el caso de la relación de Sebastián Moreno con un robo de cobre en la División Salvador de Codelco y la salida de Uauy de Laboratorio Chile, razón por la que este candidato emplazó al periodista a mostrar los documentos que así lo probaran. Todo se diluyó.

Cuando se conocieron los nombres de los candidatos a presidir la ANFP, entre los dirigentes del fútbol fue comentario que entre ellos "se iban a sacar los ojos", que Moreno y Uauy iban a enfrentar a sus propios fantasmas en estos meses. No por nada este último advirtió, a quienes lo apoyaban, que el caso de Laboratorio Chile iba a salir a la luz de nuevo e, incluso, algunos firmaron una carta de apoyo, por si el tema se ponía cuesta arriba.

El ex gerente de LabChile dejó la empresa en diciembre de 1999, pero tres años después abrió un flanco judicial inesperado: demandó a Eguiguren y a Kraushaar por la figura de nulidad de contrato. Esto, pues Uauy los acusó de alterar una escritura para cambiar los porcentajes de participación en Laboratorio Chile. Con ello –acusaba– se habrían modificado los porcentajes de propiedad de la viuda y de su fallecido esposo en la empresa, lo que permitía –según versa su demanda– pagar menos impuestos a la herencia. Hubo peritajes y una serie de duras acusaciones entre Uauy y Eguiguren, que no prosperaron, pero que llevaron al quiebre total entre ambos.

En las acciones judiciales, el actual candidato a la ANFP se explayó señalando que su despido de Laboratorio fue presionado y que las acciones que debió vender fueron, también, con pistola en la cabeza. El reclamo de Uauy llegó luego que LabChile se vendiera a la compañía norteamericana Ivax, a un valor de 773 pesos por acción, casi el doble de lo que se le había pagado a él.

Según consta en los antecedentes judiciales, Eguiguren negó toda manipulación de documentos y repasó su relación con Uauy, puntualizando: “Mi relación con el señor Uuay se deterioró gravemente con mi ingreso a Portafolio en agosto de 1999. Él se oponía a que yo me fuera a trabajar al Laboratorio. Las razones de ello, eran las irregularidades que había cometido este señor, las que ocasionaron en definitiva que el directorio del Laboratorio le pidiera la renuncia, cuestión que se llevó a cabo el 21 de diciembre de 1999 (…). Durante la primera semana de diciembre de 1999 se descubrieron diversas irregularidades cometidas por el señor Uauy, quien, por ejemplo, había modificado unilateralmente su contrato con el Laboratorio Chile, a espaldas del directorio, quien era el único órgano facultado para ello. Básicamente el señor Uauy empezó a recibir sus remuneraciones en argentina, en dólares, por un monto distinto, obviamente superior al que el directorio le había fijado como remuneración. Él, en su calidad de presidente de Laboratorios Chile hizo firmar dicha modificación al gerente general del laboratorio, don Pablo Lamarca, a quien le señaló que la modificación estaba autorizada por el directorio, lo que era falso”, reza su declaración de entonces.

Eguiguren explicó –también en sus declaraciones– sus razones para asegurar que la escritura jamás fue adulterada y, de paso, profundizó en sus diferencias con el hoy candidato a la presidencia de la ANFP, detallando que su relación con él era “pésima”. Sobre la salida de Uauy de la señalada compañía, dijo que “se le liquidarían los dineros que se le adeudaban, pero él debía devolver lo que había obtenido en exceso en virtud de haber modificado su contrato sin autorización del directorio”. Los mismos tomos suman una carta de renuncia voluntaria de Jorge Uauy, donde señala que ya no estaban dadas las condiciones para su permanencia en la empresa por diferentes visiones del negocio y que él había acudido al directorio para retirarse de la firma.

Uauy adjuntó un peritaje del subprefecto de Investigaciones Eduardo Cárcamo, que señala que, si bien en vida (de Andonie) la modificación de la citada escritura parecía irrelevante, una vez fallecido Andonie “sí era importante la modificación”, pues producía una posesión efectiva por un menor monto y, por ende, “un menor tributo por concepto de impuesto a la herencia”, se consigna en parte del expediente.

El actual candidato a encabezar la ANFP perdió ambos procesos –la querella y la demanda por nulidad de contrato– y, consultado por El Mostrador Mercados, aseguró que se logró el objetivo que perseguía: que por un lado el Servicio de Impuestos Internos modificara el pago por herencia y, por otro, que se aclarara su versión sobre su salida de laboratorios.

Trapitos al sol

¿Por qué el caso sale a colación ahora? Quienes apoyan a Uauy ven en esto una operación que no tendrá efecto en su candidatura al máximo sillón de la ANFP y quienes son cercanos al otro círculo aseguran que es importante transparentar la situación y que se pongan todos los antecedentes sobre la mesa en relación con la probidad de los candidatos, algo que ya ocurrió con Sebastián Moreno. De hecho, Fox Sports ya transmitió un reportaje sobre su relación con casos de robo de cobre en la División Salvador de Codelco.

En lo que coinciden ambos bandos es en que nunca se recuerda una pelea tan fiera como la de Eguiguren y Uauy en las crónicas de negocios. No hubo arbitraje, mediación, conversación ni tiempo que sanara el quiebre que, casi 20 años después, los enfrenta otra vez.

El caso tuvo luego más esquirlas. Eguiguren rompió su cercanía con la viuda, pues luego se alejaron por diferencias en las comisiones que se tenía que pagar por la venta del Laboratorio a Ivax. En el fútbol, el abogado fue director de Wanderers hasta 2014, año en que renunció. Fue presidente del CDF, mismo cargo que ocupó en la comisión sobornos que investigó a Jadue en 2015, antes de destaparse el escándalo. Su nombre figuró en varios reportajes relacionados con Jadue, entre ellos, “El avión privado que arrendó Jadue y que le costó a la ANFP US$ 138 millones”, de Ciper, y “La red de favores de la ANFP”, de El Mercurio.

Consultado por este medio, Eguiguren dijo encontrarse fuera de Chile por razones laborales y se remitió a señalar que "he querido no hacer declaraciones a la prensa y mantenerme al margen de las elecciones de la ANFP, por las diferencias que tuve en el pasado con el señor Uauy, en mi función de director de Laboratorio Chile. Sin embargo y tal como lo señalé en su momento en los tribunales de justicia, el señor Jorge Uauy salió del Laboratorio Chile por las circunstancias que constan en el expediente y que hizo que el directorio perdiera la confianza en él".

También consultado por El Mostrador Mercados, Uuay recalcó que "bajo ningún punto de vista" esta historia podría afectar su reputación para dirigir la ANFP. "Junto a Alfredo Andonie hicimos de laboratorio Chile una gran empresa, que fue vendida a un excelente precio a una transnacional americana. El era brillante y con gran liderazgo, si hubiese existido alguna situación incorrecta se habría dado cuenta de inmediato. Además esta empresa cotizaba en bolsa, no solo en Chile también en Nueva York, donde la legislación es muy estricta. No puedo estar más que orgulloso de mi labor en esa compañía".

El candidato agregó que "hay personas que ocupan su tiempo y energías en perjudicar a otros. Aunque sea a través de la mentira, porque no quisiera pensar que uno de los empresarios importantes de este país, que tiene inversión en un club, esté buscando intervenir una elección de la ANFP".

El director de Laboratorio Chile de la época, Vicente Domínguez , señaló a El Mostrador Mercados que "la renuncia de Jorge Uauy al directorio, se produjo por los hechos dados a conocer por el gerente general de la época, que afectaron  la confianza en él, lo que no permitía siguiera en la empresa. Muy atentamente".

La pelea cobra fuerza en el escenario de la ANFP: Wanderers, el equipo ligado a Ibáñez y donde Eguiguren, un hombre de su total confianza, podría mover sus hilos. Si bien él ya no participa activamente en el club y el voto del caturro no inclina la elección, la duda es qué tanto ruido puede hacer el tema a los clubes indecisos, cuando restan poco días para la elección que, a ratos, parece concitar más trama que una contienda presidencial.

Hoy los tres candidatos a presidir el gremio del fútbol deben pasar un test de probidad de la Conmebol. En él se deben adjuntar documentos y, en el caso de Uuay, tras conocerse los primeros antecedentes sobre este caso, debió ampliar la información del mismo con una entrevista. Aseguran que está tranquilo y que no cree que el apoyo de Wanderers sea determinante para inclinar la elección.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV