miércoles, 7 de diciembre de 2022 Actualizado a las 08:47

Opinión: Después de la OPI de Twitter se viene la lucha de LinkedIn para no parecerse a Facebook

por 8 noviembre, 2013

Opinión: Después de la OPI de Twitter se viene la lucha de LinkedIn para no parecerse a Facebook
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El tema es así: LinkedIn deberá luchar para no transformarse en un “Facebook profesional”. Hoy, permite muchas cosas que la red social tiene y la diferencia está sólo en que la hoja de vida de cada persona está más formalizada. El mayor desafío de LinkedIn es y será la focalización y personalización.

Ejemplo: si alguien en su perfil tiene industrias relacionadas con recursos humanos y electricidad, las noticias desplegadas en su perfil deben ser sólo de esos ámbitos y no de cualquiera. LinkedIn, aunque se clasifique como una red social igual que Facebook, debería ser un “anti-Facebook” y la tendencia indica que las personas están separando su vida personal de la laboral.

Otro desafío es ser una red social profesional y no convertirse en “una pizarra de avisos y bombardeos de publicidad no segmentada”. Se requiere, más bien, una integración real con bolsas de trabajo o sitios web de oportunidades laborales que tenga determinada empresa, no bastando con agregar un link y direccionar al sitio web de la empresa.
Por otro lado, en poco tiempo más, deberá mostrar estadísticas de cuántas personas han sido contratadas gracias a LinkedIn (eso le dará un valor incalculable a esta red donde todos y cualquier tipo de profesional se interesará en estar).

El mejor negocio eres tú

LinkedIn debe llevarnos al lema de su fundador, “El mejor negocio eres tú”. Debe ser una red de apoyo, donde se realice real networking. No debe apuntar a ser sólo una red social donde todos publiquemos frases, currículum, sino que además debe ser un real apoyo e inspiración para emprender. Los desafíos y oportunidades para influir en el futuro se presentan en forma paralela.

Será bueno que más que ofertas laborales, a alguien le llegue un correo diciendo: “Hemos visto su perfil y nos interesa tener una entrevista con usted”. Ese día diremos “efectivamente LinkedIn es una red social de oportunidades”. El gran producto de LinkedIn somos nosotros y el reto será extraer el valor de todos los usuarios que hoy pertenecen a dicha RED.

La plataforma debería generar lo que siempre ha anhelado Jee Weiner, CEO y cofundador de la marca: “Construir el gráfico de la economía que permita a LinkedIn desarrollar un verdadero mapa del empleo en función de las habilidades de los usuarios y el talento de la empresa, entre otros”.

Tengo entendido que, ahora, la marca tiene en sus planes lanzar un servicio para estudiantes de secundaria que buscan colegios. Hábil estrategia, buscando nuevos clientes.

Por otro lado, LinkedIn podría ser una plataforma para trabajos parciales o fragmentados, constituyendo una base interesante para el teletrabajo y para la tan anhelada flexibilidad, sin que uno deje de ser relevante para la organización.

Ahora, no todo el reto ha de quedar en manos de LinkedIn. Quienes usemos esta plataforma debemos ser capaces de utilizarla lo más inteligentemente posible para sacar el máximo de beneficios, de acuerdo a los objetivos que tengamos. Tampoco sirve estar en LinkedIn por estar.

Este auspicioso futuro para la marca va, por supuesto, acompañado de cifras notables. De hecho, tiene un 37% más de usuarios en relación a un año atrás. Y los ingresos por las soluciones de reclutamiento y talento fueron 184,3 millones de dólares con un incremento del 80% respecto al año anterior. 



Todo indica que existe un alto interés en esta red social, tanto por participar de manera gratuita como paga, sobre todo por el tipo de usuario que existe hoy… el usuario móvil. A esto se agrega lo que la prestigiosa revista Forbes indica: “La división de soluciones de talento sigue siendo exitosa”, es aquí donde LinkedIn apunta, a departamentos de Recursos Humanos y empresas de hunting.

Lo importante es que no se transforme en una plataforma abusiva ni intrusiva, que no sea una especie de “spam” de avisos no deseados para la gente, lo cual sería fatal para su crecimiento sostenido. Pero no, la empresa está “leyendo” bien a los usuarios actuales y futuros.

 

Por Álvaro Garrido, Director de Tecnologías de la Información del Instituto de Ciencias Tecnológicas CIISA

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV