domingo, 7 de marzo de 2021 Actualizado a las 09:39

Felipe Larraín y Alejandro Werner del FMI: Mundos Opuestos a la hora de analizar la Reforma Tributaria

por 14 abril, 2014

Felipe Larraín y Alejandro Werner del FMI: Mundos Opuestos a la hora de analizar la Reforma Tributaria
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Felipe Larraín dice que la el proyecto de Reforma Tributaria de Michelle Bachelet tendrá un impacto negativo para la economía, Alejandro Werner lo considera un acierto.

Uno de los dos tiene que estar equivocado, pero es difícil decir ahora quién. Sólo el tiempo dirá.

Ambos son destacados economistas. Uno es el ex ministro de Hacienda del gobierno de Sebastián Piñera, el otro es el director del departamento del hemisferio occidental del Fondo Monetario Internacional. Uno fue a Harvard, el otro a MIT. Uno habló con El Mercurio, el otro con La Tercera. Leyendo las entrevistas es difícil encontrar puntos de acuerdo.

Larraín, que hoy acude a la Comisión de Hacienda de la Cámara, dice que, a su juicio, la reforma reducirá el empleo, la inversión y el producto si se aplica tal como está.

Desde su tribuna en La Tercera, Werner dice que el FMI cree que el proyecto será positivo para Chile y que "el hecho de fortalecer las finanzas públicas en miras de hacer un esfuerzo importante en el área de educación es un balance correcto”.

Sostiene que rebajar los impuestos a las personas de 40% a 35% es "una práctica apropiada", explicando que “desde el punto de vista de diseño de un esquema tributario, el tratar de moverse a un sistema donde disminuya la diferencia entre la tasa de impuesto a la renta de las personas de más altos ingresos y de impuesto a las empresas es apropiado, a fin de no generar distorsiones ni márgenes de evasión y elusión fiscal”.

Además, Werner dijo que el FMI no ve problemas con las mayores atribuciones que se le darán al SII para contrarrestar la elusión.

Si Werner es positivo, Larraín en El Mercurio fue lo opuesto. Criticó que el gobierno no ha explicado cómo se gastarán los nuevos recursos. "Creo que los chilenos no debemos darle un cheque en blanco a nadie", sentenció.

Era la primera entrevista que da desde que volvió a la vida civil y -sorpresa para todos- decidió hacerla con El Mercurio. Dice que hubiese preferido guardar silencio por respeto al nuevo gobierno, pero el proyecto del gobierno lo obligó a hablar. "Me pareció una cierta deferencia hacia el nuevo gobierno no hablar por 30 días mientras se instalaba. Hubiera querido que este período fuera mayor, 90 días, 120 o seis meses, pero ante el hecho de que se presentara una reforma tributaria de una envergadura tan grande como la que estamos viendo y con una premura tan sorprendente para su tramitación, me pareció que debía intervenir y no sustraerme al debate público", explica, modestamente.

"Primero, es poco creíble que una reforma de esta magnitud no vaya a tener efecto en la actividad económica, a nivel de sentido común, no de economía", fue uno de sus comentarios en contra del proyecto. También fue lapidario en su crítica a los planes de eliminar el FUT: "Veo efectos negativos y significativos en la inversión, el empleo, el crecimiento y también, dado todo lo anterior, en los salarios. Esta reforma lo que hace es llegar a una tasa de 35%: 25%, más la retención del 10%, que se aplica al grueso de la inversión del país. En nuestra estimación, la tasa de inversión, con el 35% en régimen, podría caer hasta 3,5 puntos del PIB. Eso genera un efecto en el crecimiento potencial que caería hasta casi un punto del PIB".

Deslizó que la reforma del gobierno es irresponsable. "Nosotros en el gobierno del Presidente Piñera hicimos dos reformas tributarias cuidando el crecimiento y el empleo. El principal recaudador es el crecimiento económico. Cada punto de crecimiento del PIB son US$ 600 millones. La diferencia entre pasar de crecer 3% al 5,5% en el PIB, al cuarto año son US$ 6.858 millones de mayor recaudación sólo por crecimiento de estos 2,5 puntos. El acumulado en cuatro años son US$ 16.413 millones", es como lo explicó. Y como ejemplo dijo que "el presupuesto de educación de 2009 era de US$ 9 mil millones y el último era de US$ 13 mil millones. Y haría un esfuerzo en materia de control de evasión, sin duda".

No es el mismo análisis que hace el economista del FMI en La Tercera. Werner afirma que con la reforma "se logrará un impulso al crecimiento de mediano plazo a través de tener una población mejor educada, que es uno de los retos que América Latina va a enfrentar en el futuro próximo y Chile como que se está adelantando a esos retos”. Agrega que la reforma está anticipando retos que América Latina va a enfrentar de todas maneras en algunos años. Y a su juicio la reforma va a impulsar el crecimiento de mediano plazo y tendrá “un efecto importante en la distribución del ingreso”.

Werner también difiere de Larraín acerca de las causas detrás la caída en la inversión y el enfriamiento de la economía en Chile.

El ex ministro de Hacienda vuelve a insistir en El Mercurio que en parte esa desaceleración se debe a la propuesta. El periodista lo cuestiona, apuntando que el resto de la región también se enfría, pero Larraín vuelve a su argumento: "Es cierto que hay una desaceleración de los países emergentes, pero la caída de la inversión en los dos últimos trimestres del año pasado es muy violenta en Chile, mucho más fuerte que en otros países".

Werner en La Tercera, aunque admitió no tener todos los detalles de la propuesta, descartó que haya sido la amenaza de una reforma tributaria lo que ha paralizado prácticamente la inversión en Chile.

“Hemos visto una desaceleración de la inversión en toda América Latina. Sería muy difícil atribuirle a un fenómeno local un porcentaje muy elevado de un problema que estamos viendo en toda la región”, explicó.

“En cada país hay factores domésticos que pueden afectar en una dirección u otra la inversión. No he visto todavía análisis detallados que puedan descomponer los efectos de diferentes factores, pero claramente en nuestro análisis regional vemos que esto es un fenómeno que trasciende a Chile”, fue su conclusión.

Sobre la depreciación instantánea, Werner señaló que es un mecanismo que se ha utilizado en varios otros países con grados de efectividad variable, y agregó que lo ve como un "instrumento adecuado”.

Será interesante a fines de 2018 volver a leer sus entrevistas y ver quién estuvo más cerca en su análisis.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV