domingo, 5 de febrero de 2023 Actualizado a las 01:25

“Recibimos 11 millones de dólares, pero gastamos 13…”

Chile perdió 2 millones de dólares con la Copa América

por 1 septiembre, 2015

Chile perdió 2 millones de dólares con la Copa América
No, no se equivoque. No se trata de que la ANFP haya dado a conocer el balance del evento en que Chile fue campeón. Si nunca se dio a conocer el del Mundial de Brasil 2014, menos se va a publicar éste. Lo oscuro reside en que 11 millones de dólares entraron al país no a través de la cuenta de la Federación ni del máximo organismo del fútbol profesional. ¿Por qué? ¿Cómo fue que ingresaron? ¿Se pagaron los correspondientes impuestos? ¿El fútbol es intocable para esos organismos que debieran velar por su corrección y su transparencia?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Recibimos 11 millones de dólares, pero gastamos 13…”.

La confesión del directorio de la ANFP que encabeza Sergio Jadue, en el último Consejo de Presidentes del Fútbol, dejó estupefactos a varios cuando se habló someramente de los resultados económicos de la Copa América. Pero como viene ocurriendo de un tiempo a esta parte nadie, excepto un personero de uno de esos clubes denominados “chicos”, se atrevió a inquirir detalles que en cualquier organización sería de toda lógica conocer.

Es que se trata de un Consejo absolutamente dócil y manejado a su amaño por un directorio que, al parecer, hace y deshace gastando, repartiendo plata y quitándola cuando le viene en ganas.

Transformarse en voz disidente tampoco es gratis. Que lo desmienta Luis Larraín, presidente de “Cruzados S. A”, quien, cuando lo intentó, se llevó como única respuesta un estentóreo “¡Cállese, usted es un ignorante…!”, de quien debiera ser el primero en mantener las formas mínimas de buena educación y respeto: Sergio Jadue.

Y por cierto que había motivos de sobra para preguntar, inquirir, solicitar el detalle de ingresos y de gastos, para ver si las cifras cuadraban. Apenas pudo saberse que, a los 3 millones que por coimas había pagado tiempo atrás Datisa a todas las federaciones de la Conmebol, había que sumar otros ocho millones que el máximo organismo del fútbol a nivel sudamericano había enviado como aporte a la Copa América.

Pero, según la somera cuenta del directorio de la ANFP, toda esa plata se había hecho poca: hubo que solventar dos millones de dólares con recursos propios. ¿Cómo se produjo algo así? Es todo un misterio. Como señaló un asistente a ese consejo de presidentes de clubes, “a lo más se nos muestran las cifras redondas y finales en un power point, pero sin ningún detalle de ingresos y gastos. Y si alguien pide ese detalle, tenga usted la seguridad de que nunca va a llegar a las manos del solicitante. Tampoco hay actas. La reunión y las intervenciones son efectivamente grabadas, pero aunque todo club debiera tener acceso a esas grabaciones, ello no ocurre. Las cintas jamás son entregadas”.

A dos meses del término de la Copa América, no existe balance del evento. Como señaló un personero, “es algo que con seguridad nunca vamos a ver. Como nunca hemos visto tampoco el balance final de lo que significó en números para el fútbol chileno su participación en el Mundial de Brasil 2014. ¿Por qué ese misterio? ¿Acaso hay cosas que se deben ocultar?”.

Independiente de esos cuantiosos ingresos en dólares, buena parte de dudoso origen, la forma en que ingresaron al país también merece más de un reparo.

Esta, de acuerdo a los antecedentes, habría sido absolutamente irregular, puesto que no lo hicieron a través de una cuenta corriente de la Federación Chilena de Fútbol, que era lo que correspondía. Dicen que tampoco llegó vía Asociación Nacional de Fútbol Profesional, que tampoco correspondía, puesto que no es la ANFP el organismo que tenga la tuición sobre la Selección Chilena y la relación del fútbol nacional con los organismos internacionales, llámense FIFA o Conmebol.

¿Cómo llegó entonces al país esa importante partida de dólares? ¿Se pagaron los correspondientes tributos? ¿Qué dicen de esto los organismos que debieran velar por la transparencia de un fútbol que se decía iba a ser mucho más claro y limpio en sus procedimientos con el avenimiento de las Sociedades Anónimas Deportivas? Nos referimos, ciertamente, al Ministerio de Justicia, al Ministerio del Deporte, a la Superintendencia de Valores y Seguros, a Impuestos Internos y a un largo etcétera que parecen estar dibujados frente a todo lo que está pasando por delante de sus narices.

¿Sabe la gente que, cumplido el plazo de la Comisión que iba a estudiar la limpieza de nuestro fútbol, luego que estallara el escándalo de la FIFA, hubo que prorrogar ese informe para el 23 de septiembre, porque la comisión simplemente no había recibido ninguno de los documentos solicitados? ¿No será esa Comisión un monumental tongo para intentar decirle al Imperio que, tras una acuciosa revisión, todo está en orden, todo está en regla, y que mejor investiguen al resto de los países, pero no al fútbol chileno?

Porque no deja de ser curioso que, luego que el FBI les echa el guante en Suiza a dirigentes de la Concacaf y de la Conmebol campeones de la coima y la corrupción, sospechosos de asociación ilícita, lavado de activos y defraudación, y que la Fiscal Loretta Lynch amenaza con las penas del infierno a todo aquel que haya utilizado la maquinaria bancaria estadounidense para estas tropelías, en Chile se nombre de apuro una comisión tan sui generis.

Tan sui generis, que está conformada por la propia gente del fútbol. En otras palabras, se investigan ellos mismos. Tan curiosa, que Sergio Jadue sigue en el cargo mientras dura la investigación. ¿El buen criterio, el cuidado de las formas, no aconsejaba que diera un paso al costado al menos mientras durara el examen a la limpieza de su gestión?

Pero se dice que siempre que el río está revuelto, hay ganancias de pescadores. Los pescadores, en este caso, serían el abogado Felipe Bulnes y el ex contralor Ramiro Mendoza, que integrados a esta comisión a última hora le costarán al fútbol la nada despreciable suma de 80 millones de pesos.

Se dice que porque Bulnes deberá viajar a Estados Unidos. ¿A qué? ¿A preguntarle a la fiscal Loretta Lynch en qué va la investigación? ¿No es más práctico que se quede acá y espere tranquilamente los resultados? ¿No quedamos en que el Ministerio de Justicia iba a hacer ese trabajo?

Pero claro… la ministra Javiera Blanco, cuando anunció con bombos y platillos que su cartera iba a intervenir, para ver si nuestros dirigentes se habían portado bien, se encargó de dejar clarito desde el principio que ella y su ministerio no se iban a fijar plazos para dar a conocer las conclusiones a las que pensaban arribar.

En otras palabras, su ministerio puede resultar más lento que la Justicia chilena, que todavía condena a tipos por crímenes de lesa humanidad cometidos hace como 40 años…

Y tan perdida estaba la ministra -además- que siempre habló de investigar a la ANFP, en circunstancias que cualquiera sabe que su objetivo lógico tendría que haber sido prioritariamente la Federación.

¿O será que ella también sabe que en los hechos la Federación no existe?

Entre tongos y martingalas, en los que gustosamente parecen participar todos con un entusiasmo más que loable si se tratara de una buena causa, son varios los clubes del fútbol chileno que mientras tanto están económicamente con la soga al cuello. A este respecto, meses atrás, y valiéndonos de la Ley de Transparencia, le consultamos a la Superintendencia de Valores y Seguros si ellos tenían información en el sentido de que había al menos ocho Sociedades Anónimas Deportivas que estaban a punto de la quiebra, y su respuesta fue que “no nos compete un tema así y no tenemos antecedentes”.

Si a ellos no les compete, ¿entonces a quién?

En Puerto Montt, tema denunciado por El Mostrador, todavía existe una legión de socios, hinchas y aficionados que se preguntan por qué Deportes Puerto Montt se quedó sin percibir 500 mil dólares que le correspondían de un reparto de 16 millones de dólares que hizo la ANFP a sus 32 clubes de Primera A y Primera B que hubieran formado parte de sus campeonatos en 2012.

La plata, se dice, fue a parar misteriosamente a las arcas de Deportes Copiapó, que reemplazó como club de Primera B a Deportes Puerto Montt en 2013. En otras palabras, no formaba por ninguna parte del acuerdo.

No es todo: a manera de compensación, Deportes Puerto Montt recibió de la ANFP un gracioso aporte de 25 mil UF tras perder la categoría, mismas UF que debió devolver a la ANFP, con el consiguiente recargo, luego que este año volviera a ser un club militante de Primera B. Los dirigentes “salmoneros” recién vinieron a caer en cuenta que las benditas 25 mil UF, que tanto habían celebrado, habían sido sólo un préstamo.

El “Chaguito” Morning es otro caso de club vapuleado por la arbitrariedad de un organismo que, como la ANFP, sigue siendo una Corporación de Derecho Privado sin fines de lucro, a pesar de que reúne en su seno mayoritariamente Sociedades Anónimas Deportivas que sí tienen fines de lucro.

Otra colosal paradoja de este fútbol que se maneja como quiere y sin rendirle cuentas a nadie.

Ocurre que, como contó Luis Faúndez, vicepresidente del club “bohemio”, “como todos los clubes de la ANFP, por estos días debíamos recibir 100 mil dólares de los dineros que pagó Nike por vestir a la Selección Chilena. En plata nacional, eran 63 millones de pesos, pero para nuestro asombro, no recibimos ni un solo peso. Cuando fui a Quilín a averiguar el por qué, la respuesta que se me dio es que esos 63 millones el organismo los había cobrado a cuenta de una deuda de 250 mil dólares que manteníamos con la ANFP”.

Faúndez niega en forma tajante que Santiago Morning mantenga esa deuda. Señala: “La Conmebol nos favoreció en 2014 con un Proyecto Gol. Cuando Julio Grondona y Eugenio Figueredo vinieron al lanzamiento de la Copa América, en el Hotel Hyatt, y se enteraron de que como club teníamos en Quilicura un terreno de 17 hectáreas destinado a un complejo deportivo, verbalmente se comprometieron con nosotros a aportarnos 250 mil dólares. A través de la ANFP nos hicieron llegar ese dinero en dos cuotas. La primera nos fue entregada en marzo de 2014, en dólares. La segunda en abril de ese mismo año, en el equivalente en moneda nacional”.

Faúndez agrega: “Jadue fue testigo de esa conversación y de ese compromiso. El sabe bien que esos dineros no eran un préstamo, que eran el aporte de Conmebol a un club dispuesto a acometer una gran obra en beneficio del fútbol. Pero ahora se desconoce todo. Y lo peor es que no tenemos cómo comprobar que decimos la verdad. Grondona está muerto y Figueredo preso en Estados Unidos. ¿A quién le vamos a alegar? La única forma sería consiguiendo en la Conmebol el documento en que queda claro el egreso y su destino, pero después que estalló el escándalo de la FIFA, ¿quién nos asegura que se salvó de la gigantesca quema de papeles que debe haberse producido?”.

No es la única pérdida que ha sufrido el “Chaguito”. Cuenta Faúndez:

“Cuando Miguel Nasur se hace cargo del club, cedió una deuda de 160 millones de pesos que Fuerza, Garra y Corazón, Sociedad Anónima Deportiva de Deportes Concepción, mantenía impaga con él. La idea era que recuperáramos ese dinero para beneficio de la institución. Pero el tiempo fue pasando, y nada. Después de mucho tiempo, la SAD penquista nos firmó un documento, que está en los archivos de la ANFP, en que nos cede los derechos económicos de ocho jugadores en diversos porcentajes. En otras palabras, si se vendían, recibiríamos al menos una parte de ese traspaso. Pero ocurre que de esos seis fueron transferidos dos, y seguimos sin ver un peso. Emanuel Herrera, incluso, fue vendido a Francia después de pasar por Unión Española en un millón 750 mil dólares, pero jamás hemos visto el pago de ese 5 por ciento que nos correspondía”.

Faúndez calcula que, en dinero actual, luego que la cantidad fuera traspasada a UF más un 5% de interés anual, la SAD penquista le adeuda a Santiago Morning poco más de 200 millones de pesos, pero todos los esfuerzos por cobrar esa deuda han resultado inútiles.

En los hechos, una completa y absoluta estafa.

Lo grave es que entre los firmantes del documento en que se reconoce la deuda figura, junto al agente de jugadores Pablo Tallarico y al dirigente Adolfo Sabando, Nibaldo Jaque, actual secretario general de la ANFP y de la Federación Chilena de Fútbol, en su calidad de dueños de Deportes Concepción a través de la SAD Fuerza, Garra y Corazón, cada uno con un 33 por ciento.

Si un personero que ocupa las testeras más altas del fútbol chileno anda feliz por la vida con una deuda que se arrastra ya por casi diez años, no exhibe ni la más mínima intención de pagarla, y ni siquiera se pone colorado, ¿qué se puede esperar acerca de sus procedimientos y los de sus compañeros de ruta?

Síguenos en El Mostrador Google News

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV