lunes, 19 de noviembre de 2018 Actualizado a las 03:14

John McCain y Barack Obama discuten sobre inmigración

por 13 septiembre, 2008

McCain fue uno de los promotores principales de una reforma migratoria amplia, pero cambió su postura durante las elecciones primarias para acercarse al ala derecha de su partido.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las campañas del republicano John McCain y el demócrata Barack Obama llevaron la disputa electoral al terreno de la inmigración, con un ojo puesto en el codiciado voto hispano.



McCain abrió el fuego con un anuncio en el que acusó a Obama y "sus aliados en el Congreso" -sobre imágenes de los senadores Harry Reid, Patrick Leahy y el propio Obama- de ser responsables del fracaso de la reforma migratoria.



En realidad, el proyecto se hundió por el rechazo mayoritario de los republicanos y de un puñado de demócratas, como refleja el registro de votos del Legislativo.



Obama, Reid y Leahy, como el propio McCain, votaron a favor de la propuesta legislativa en 2007.



La campaña del candidato demócrata a la presidencia respondió al anuncio de su rival en un comunicado en el que el senador Robert Menéndez dijo que McCain "ha perdido su credibilidad" en inmigración.



"No puede atacar a los demócratas sobre inmigración en español, mientras trata de complacer al ala de extrema derecha de (Tom) Tancredo en el Partido Republicano en inglés", afirmó Menéndez, en referencia al congresista de Colorado, conocido por su posición de mano dura en inmigración.



Frank Sharry, director de "America's Voice", una organización que promueve la regularización de los 12 millones de inmigrantes indocumentados, dijo que el anuncio es "audaz por sus tergiversaciones" y acusó a McCain de hacer "política sucia".



En él, un narrador dice en español que los "esfuerzos" de Obama y sus colegas en el Congreso "fueron como cápsulas venenosas que hicieron fracasar la reforma de inmigración".



Con ello se refiere a enmiendas presentadas al proyecto de reforma, que la campaña de McCain ha dicho en el pasado que tenían como objetivo hacer imposible su aprobación.



En cambio, su rival afirma que la meta de las propuestas era mejorar el proyecto.



La campaña de Obama citó una enmienda que reducía la importancia del nivel de educación a la hora de otorgar un visado al solicitante y en su lugar primaba los vínculos familiares, propuesta que recibió el apoyo de 40 asociaciones latinas, incluido el Consejo Nacional de La Raza.



Tanto Obama como McCain han evitado hablar de inmigración en sus mítines, pero sí se han referido al tema en entrevistas con medios hispanos y en sus actividades electorales dirigidas a conquistar el voto de esa minoría.



McCain fue uno de los promotores principales de una reforma migratoria amplia, pero cambió su postura durante las elecciones primarias para acercarse al ala derecha de su partido.



Actualmente afirma que primero debe garantizarse la seguridad en la frontera, la cual debería ser avalada por los gobernadores de los estados que colindan con México.



Sólo después respaldaría la regularización de los 12 millones de inmigrantes indocumentados que residen en Estados Unidos.



Su partido se queda en el enfoque policial. Su programa electoral oficial promete a los votantes medidas para deportar a los indocumentados "sin demora".



"Nos oponemos a la amnistía", dice el documento, que aclara que rechaza cualquier "legalización en masa".



Obama, en cambio, está en línea con las posiciones de su partido, que promueve un paquete de reforma completo, con más vigilancia en la frontera al mismo tiempo que abre un camino para la legalización de los trabajadores clandestinos.



Pocas horas después de divulgar el primer anuncio, la campaña de McCain sacó otro que se emitirá durante la transmisión por la cadena ABC de los Premios Alma, unos galardones que celebran los logros artísticos de los hispanos en el cine, la televisión y la música.



El segundo abandona la línea de ataque a Obama y en un tono positivo el propio McCain promete que si es elegido presidente impulsará una legislación "práctica y justa" en inmigración, aunque no da detalles sobre qué pretende hacer.



En él, McCain señala que a menudo los inmigrantes son recibidos con miedo, en lugar de ser tratados como "símbolos de esperanza", y promete que "el problema de la inmigración será una prioridad" de su Gobierno si gana en los comicios de noviembre.



Obama ha dicho lo mismo.



EFE

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Niños “privados”

Envíada por Diego de la Barra; María Gracia Pavez; Cristián Orellena; Maida Merino; Rafael Goni; Isidora Lira; Hugo Jordán | 18 noviembre, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV