miércoles, 3 de marzo de 2021 Actualizado a las 19:14

¿Y el sueldo máximo?

por Nicolás Dell’Orto, director ejecutivo Pegas con Sentido 13 julio, 2012

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Señor Director:

Una vez más nuestra sociedad debate sobre el sueldo mínimo que debe existir en Chile; partimos de la base de que un sueldo de $180 mil o incluso de $250 mil mensuales para un trabajador de jornada completa es precario, pues difícilmente logra sentar las bases mínimas para un proyecto familiar y/o personal.

Puede que la ética permita iluminar la discusión, esta vez acompañada de la humilde virtud de la justicia. Quisiera citar a San Agustín: “Una sociedad donde sobreabundan los bienes y no se satisfacen la necesidades básicas, es una sociedad que está en pecado mortal”. Para los no cristianos, podemos decir que es una sociedad condenada a muerte, inviable, no sustentable.

Esta frase nos hace mirar desde otra perspectiva la discusión del sueldo mínimo, e incorporar al debate el otro lado de la moneda, el sueldo máximo. Estamos de acuerdo en que nuestro top ten mundial en desigualdad es escandaloso: podemos ver que la plana ejecutiva empresarial posee ingresos hasta 50 veces mayores que los operarios. Una diferencia del 5 mil % para dos trabajadores de la misma empresa, líquidos, a jornada completa, con una misma misión y valores institucionales.

Incorporar el sueldo máximo al debate ayudará a mejorar el desarrollo sostenible de Chile. En el mundo, existe un creciente desarrollo de la RSE y de las Benefit Corporations, donde ya son miles las empresas que reportan y reducen sus brechas salariales. Estas mismas empresas reclutan a los mejores trabajadores, porque un gran ejecutivo es aquel que no sólo trabaja por un sueldo, sino aquel que busca con su excelencia profesional el bien de la sociedad; un ejecutivo que está dispuesto a ganar menos que el mercado porque trabaja en una empresa responsable, donde el dueño, trabajadores, clientes, proveedores y el medioambiente se desarrollan en un win-win, en la creación de un valor compartido, en una empresa exitosa en el corto, mediano y largo plazo, sustentable y admirable.

Como head hunters sociales, comprobamos que cientos de los mejores profesionales chilenos buscan empleo en instituciones donde el sueldo emocional supera al económico. Hay una corriente humana nueva y fuerte, que está cambiando el mercado hacia uno más responsable; tengo fe en que pronto la regulación de la brecha salarial sea parte de una política pública laboral de nuestro querido, pero desigual, Chile.

 

Nicolás Dell’Orto
Director EjecutivoPegas con Sentido

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV