jueves, 21 de marzo de 2019 Actualizado a las 19:53

OPINIÓN

Autor Imagen

SP2 y MB2: mortalmente parecidos

por 23 noviembre, 2018

SP2 y MB2: mortalmente parecidos
En el caso de SP2, el asesinato de Camilo Catrillanca y las mentiras de Carabineros, develan que a pesar de lo que se quiso mostrar, Carabineros no responde a Interior, incluso no responde a su general. En el caso de MB2, también ocurrió una situación inesperada: cuando la antigua oposición estaba en el suelo con el caso Penta, aparece una boleta de la cuñada del ex subsecretario de Minería a SQM –en el marco del caso de financiamiento a la política–, abriendo un camino a una serie de malos manejos y mentiras. Aunque no lo admitan, se parecen mucho más de lo que quisieran.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Es el título de una película de David Cronenberg de fines de los 80, de dos exitosos gemelos, ginecólogos expertos en fertilidad. Estaba el dominante y el sumiso, habían establecido una forma de relación con sus roles bien definidos, hasta que todo cambia cuando uno de ellos se enamora de una mujer y los roles se invierten.

Si bien, la trama de la película no se ajusta en su completitud con la comparación que pretendo esbozar, la relación entre ambos seres (entes) que se necesitan e intentan diferenciarse a toda costa, es un reflej0 muy claro del objeto de esta columna, ya que a fin cuentas los protagonistas –de la ficción y de la realidad– son "mortalmente parecidos".

Desde que el Presidente Sebastián Piñera asumió su segundo mandato (“SP2”) ha sido majadero en decir que es muy distinto a su antecesora Michelle Bachelet (“MB2”). Es majadero en decir que viene a “arreglar” todo lo realizado por el Gobierno anterior. Es así que, recién investido como Mandatario, su primera acción fue descabezar el alto mando de Carabineros –hecho que muchos esperamos lo hubiese realizado MB2–, debido al escándalo que resultó ser la Operación Huracán, sumado a los casos de corrupción dentro de la institución. Posteriormente, para la cuenta pública, asistimos a la “avant premiere del camino al desarrollo”, la segunda transición. Hasta ese momento las encuestas acompañaban al Presidente, siendo el verbo “rapidez” el más usado para hacer notar que aquí había llegado un nuevo Gobierno y que Chile retomaría la senda perdida.

Después de 8 meses de accionar rápido, lleno de liderazgo y parafernalia, el Gobierno no ha podido mostrar la ruta al desarrollo. Ya han cambiado 3 ministros, 1 subsecretario y ahora 1 intendente, sin entrar a enumerar los cargos intermedios que aún no son nombrados y como cierre -digno de una tragedia griega- la última Cadem ha evidenciado el principal terror de SP2: los chilenos creen que su segundo gobierno es igual a de MB2 y solo se mantiene una discreta esperanza de que lleguen los prometidos “Tiempos Mejores”.

Desde que el Presidente Sebastián Piñera asumió su segundo mandato (“SP2”) ha sido majadero en decir que es muy distinto a su antecesora Michelle Bachelet (“MB2”). Es majadero en decir que viene a “arreglar” todo lo realizado por el Gobierno anterior. Es así que, recién investido como Mandatario, su primera acción fue descabezar el alto mando de Carabineros –hecho que muchos esperamos lo hubiese realizado MB2–, debido al escándalo que resultó ser la Operación Huracán, sumado a los casos de corrupción dentro de la institución. Posteriormente, para la cuenta pública, asistimos a la “avant premiere del camino al desarrollo”, la segunda transición. Hasta ese momento las encuestas acompañaban al Presidente, siendo el verbo “rapidez” el más usado para hacer notar que aquí había llegado un nuevo Gobierno y que Chile retomaría la senda perdida.

¿De qué ha servido tanta reiteración? La vocera Cecilia Pérez –que se veía más en la campaña que ahora– cada vez que nos habla le recuerda a la oposición, en un tono casi académico, que fueron ellos los que ganaron y que el proyecto de la ex NM fracasó. Dice que son ellos los que tienen la llave, pero parece que no de mucho, porque la economía, seguridad y gestión política han sido sus puntos débiles. ¡Qué extraño! Los mismos ejes que el segundo Gobierno de Bachelet, tanto diferenciarse para finalmente ser percibidos como lo mismo.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, al igual que el ex ministro Rodrigo Peñailillo, usó el período fuera del Gobierno para estilizarse y entrar como el más poderoso y cercano al Presidente. Y al igual que en el Gobierno de MB2, esta vez la política era más importante que la economía, con mucho más peso el titular de Interior que el de Hacienda. Y como la vida es muy irónica, cuando el Gobierno de SP2 pensaba que había retomado el control de la agenda (aprobación de Aula Segura) y empezaba a sacar cuentas alegres –lo mismo pensaba Peñailillo hacia finales de 2014 con el cambio al sistema binominal como medalla–, pasa algo fuera de cálculo para todos.

En el caso de SP2, el asesinato de Camilo Catrillanca y las mentiras de Carabineros, develan que a pesar de lo que se quiso mostrar, Carabineros no responde a Interior, incluso no responde a su general. Fue el fiscal, luego de un largo interrogatorio y exposición de pruebas, el que logró la confesión de estos. Y le pegó al corazón de la promesa de SP2: Interior no controla a la policía.

En el caso de MB2 también ocurrió una situación inesperada: cuando la antigua oposición estaba en el suelo con el caso Penta, aparece una boleta de la cuñada del ex subsecretario de Minería a SQM –en el marco del caso de financiamiento a la política–, abriendo un camino a una serie de malos manejos y mentiras, también en el corazón de la promesa de MB2, que terminó con la salida del más poderoso ministro de ese Gobierno.

Por cierto que en el caso del asesinato de Camilo Catrillanca queda mucho por pasar, muchas malas decisiones y mentiras por venir. Hasta el momento hemos sido testigos de un muy mal actuar y –con la noticia en desarrollo– podemos hacer una proyección de las similitudes de los gobiernos SP2 y MB2. Es probable que Hernán Larraín sea removido del Ministerio de Justicia por un acto de honestidad, al decir que lo que se necesita aquí es toda la verdad, cueste lo que cueste, la misma ingenuidad exhibida por Michel Jorratt, ex director del SII, cuando se querelló contra Carolina Cerda (cuñada del ex subsecretario de Minería de SP1) y contra todos los responsables. Solo me pregunto si SP2 en el marco de la Teletón, en alguna entrevista con don Francisco, pida la renuncia a su gabinete y termine haciendo lo que debió realizar hace un rato: cambiar a su ministro del Interior.

No es la misma película, pero la similitud entre MB2 y SP2 vale la pena para recordar a “Mortalmente parecidos”.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV