domingo, 28 de febrero de 2021 Actualizado a las 16:26

Opinión

Autor Imagen

La ENU digital y la pandemia

por 28 enero, 2021

La ENU digital y la pandemia
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En el Gobierno del Presidente Salvador Allende se impulsó un proyecto de transformación integral de la educación chilena. La Escuela Nacional Unificada (ENU) tuvo como objetivo principal conseguir la igualdad de oportunidades y la permanencia en el sistema educacional para todos los niños y jóvenes. La ENU era una parte del proyecto revolucionario de educación del Gobierno de la Unidad Popular que pretendía “extender el servicio educacional a todas las capas sociales, determinar nuevas estructuras y gobierno de la educación integrando a los maestros, trabajadores, padres y apoderados, estudiantes y a la comunidad organizada”. Sin duda una muy ambiciosa meta que ya sabemos cómo finalizó

De esta política quiero rescatar la igualdad de oportunidades y extender el servicio educacional y enlazarlo con la pandemia que hoy nos afecta. Todos quienes tenemos hijos nos hemos enfrentado a un año escolar con nuestros hijos en casa, el comedor se transformó en la sala de clases y el computador la herramienta por excelencia, siendo el acceso a internet el canal. Sin embargo, esto significó que salieran a la luz las enormes brechas en el acceso a una conexión estable a internet y sus servicios. Por el lado de los colegios, hubo que rápidamente adaptarse a este formato de clases y todos los profesores planificar nuevamente sus clases y evaluaciones.

Como las crisis siempre presentan oportunidades, es en este sentido que podemos tomar el espíritu original de la ENU y aplicarlo hoy en día.

Me refiero específicamente a que los colegios más reconocidos de nuestro país, los colegios donde se prepara la elite criolla, tienen la oportunidad de compartir con todos sus buenas prácticas y enseñanza de excelencia. Me imagino que colegios particulares de la zona oriente de Santiago permitan que alumnos de diferentes orígenes y capital cultural disímil, ser participes de sus salas de clases virtuales, compartir a sus profesores y sus materiales pedagógicos. No me refiero a hacerlo de forma sincrónica para no saturar una sala, más bien poner a disposición (de forma asincrónica) las clases grabadas para quien le interese revisarla. El Ministerio de Educación debería proveer una buena conexión y  becar a los alumnos que lo necesiten.

Esta propuesta no involucra más costos, pues es el mismo material y la misma clase que ya se realizó. Los profesores no deberían oponerse porque es con un sentido social y sin fines de lucro. Los profesores de la Escuela o Colegio “receptor” podrían enriquecer su práctica pedagógica al ver cómo se hace en otros colegios “de elite”. Mas bien es un tema de voluntad y de hacer lo que tantas veces se verbaliza como un ideal que es la igualdad de oportunidades.

Tal vez, a 40 años de su creación, la ENU –y más allá de sus conflictos políticos de la época– pueda tener su versión del siglo XXI gracias a la tecnologización forzada de la sala de clases y podamos integrar a nuestros niños, independientemente de su origen.

 

 

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV