lunes, 10 de diciembre de 2018 Actualizado a las 15:51

Padre del AUGE ajusta c

Cultura - El Mostrador

"No hay que olvidar que García era ministro cuando se perdió el Fondo"

por 2 octubre, 2004

A sólo días de partir a París, donde asumirá como embajador, Hernán Sandoval, uno de los amigos más cercanos de Lagos, habla de su evaluación del trabajo en la comisión de reforma a la salud, de su visión de los secretarios de Estado con los que trabajó y de sus críticas al Colegio Médico.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hernán Sandoval, uno de los amigos más cercanos del Presidente Ricardo Lagos, parte el lunes a París. Allí asumirá como embajador de Chile, en reemplazo de Marcelo Schilling (PS), en un país en donde ya estuvo exiliado en 1973 y en donde, años antes, vivió las protestas de mayo del 68.



Si bien este médico de la Universidad de Concepción y diplomado en toxicología y medicina del trabajo en La Sorbonne admite que "los embajadores tienen muy poca autonomía", confía en "aprovechar la oportunidad de acercamiento político con el gobierno francés para contribuir a mejorar el sistema de Naciones Unidas", específicamente en el tema del multilateralismo en las decisiones internacionales.



Antes de partir, sin embargo, este militante PPD de 63 años ajusta cuentas consigo mismo y con los distintos actores involucrados en la que ha sido llamada su "creación" y también su "hija"; la reforma a la salud.



Pese a que en el Gobierno se dice que él anunció anticipadamente a Osvaldo Artaza (DC) que sería ministro de Salud y también que estuvo detrás del nombramiento del actual subsecretario Antonio Infante (PPD), el secretario ejecutivo de la comisión de reforma rechaza el calificativo de poder en las sombras diciendo que "en los cuatro años que estuve, nunca me metí en la contingencia ni en la gestión del sistema, ni tampoco en quién tenía que ser nombrado aquí o allá, porque consideraba que eso era un campo exclusivo de acción de las autoridades ejecutivas".



-Usted ha tenido un rol relevante en el tema sanitario, pero desde la comisión de reforma. Dada su cercanía con el poder ¿por qué nunca fue ministro de Salud?



-Siempre se habló. Cuando asumió Patricio Aylwin, cuando asumió Eduardo Frei, siempre se habló. Yo tengo que estar agradecido de la gente que lo hizo, porque reconoció mis competencias, pero para mi ser ministro nunca ha sido algo importante.



-Quizás suene muy pretencioso pero yo soy más un hombre de reflexión que de acción, entonces prefiero el terreno de lo conceptual, concebir cómo tiene que funcionar un sistema que busca objetivos sociales, más que el ejercicio de poder, con todo lo que esto implica en obligaciones cotidianas, que nunca me ha resultado muy atractivo.



-¿Pero alguna vez le ofrecieron ser ministro?



-Nunca me lo ofrecieron ni nunca lo pedí.



-Pero sí esperaba que le ofrecieran un cargo importante, al menos en este último Gobierno.



-Yo creía que tenía que tener algún rol en el Gobierno del Presidente Lagos.



-Y ese rol fue como como gestor de la reforma. ¿Cuándo nace esta idea?



-En varias conversaciones a lo largo del tiempo, pero yo creo que fue muy significativa una que tuvimos el 99, cuando al Presidente le llegó una propuesta para mejorar el sistema de salud de Chile y que consistía en incrementar en un punto el Producto Interno Bruto del presupuesto público de salud.



-Era una propuesta del Colegio Médico, más algunos dirigentes del sector salud de los partidos de la Concertación, y yo la analicé y mi información al Presidente fue que a mi juicio era una propuesta que significaba sólo más de lo mismo.



-La propuesta no abordaba ninguno de los problemas estructurales del sistema, fundamentalmente, lo que se refería al trato de los usuarios, segundo, a orientar el sistema hacia las patologías prevalentes en relación al perfil epidemiológico y al envejecimiento de la población. Y tampoco a lo que significaba un cambio del modelo de atención, introduciendo tecnologías y redefiniendo el papel de los hospitales, junto con mejorar el rol de los consultorios de atención primaria



-Entonces surgió la idea de la reforma y ahora estamos viendo los primeros resultados. Partiendo por lo bueno ¿cuál es el principal logro obtenido?



-El logro más importante es haber metido el tema de las garantías -en el plan AUGE-. Ya que en salud siempre va a ocurrir que las necesidades superan las posibilidades de que éstas sean satisfechas, entonces uno puede pensar que no se le puede dar todo a todo el mundo todo el tiempo y ahí es donde nace el concepto de priorizar, que significa hacer una discriminación positiva de ciertas patologías respecto de otras.



-A partir de eso se hizo una lista muy conocida, la de las 56 enfermedades, que abarcan las patologías que causan más impacto en la salud de los chilenos.



-Y yo creo que eso ya está instalado. La gente acogió con entusiasmo la posibilidad de que aquellas enfermedades que son más frecuentes, tengan una garantía del Estado y que vayan a ser atendidas, no sólo con calidad y oportunidad, sino que además representando un pequeño gasto para la familia.



Las duras críticas a la reforma



-Usted dice que la gente acogió con entusiasmo las garantías del AUGE, pero sobre ese punto también surgen algunas de las principales críticas al proyecto, particularmente del Colegio Médico.



-Cuando uno sustituye una discriminación arbitraria y discrecional como la que había, por una discriminación normativa y generada a partir de un proceso social, con un fundamento científico y epidemiológico, se están generando condiciones de equidad y la gente lo ha entendido así.



-Las condiciones de equidad que se generan con esto la gente las entendió más rápido que los cuerpos sociales que entran al sistema.



-El Colegio Médico jugó un papel muy negativo en todo esto porque ellos se obcecaron en parar la reforma y no en generar un debate y profundizar el entendimiento.



-La crítica concreta que ellos hacen es que las enfermedades no incluidas en el AUGE quedarán desprotegidas.



-En primer lugar el presupuesto ordinario del sistema no disminuye, y más aún se agrega un presupuesto extraordinario para enfrentar las patologías AUGE. O sea va a haber una mayor disponibilidad de recursos, por lo que yo pienso que esa es una crítica que habrá que ver como evoluciona y subsanar aquellos casos en que se produzcan injusticias flagrantes en el sentido de postergar alguna patología o enfermedad.



También hay quienes cuestionan que dentro de la lista de enfermedades AUGE, se haya incluido algunas patologías como la fibrosis quística, por criterios más políticos que sanitarios.



-El problema en relación a la fibrosis quística es que la discusión por esta patología nos sorprendió cuando construíamos el plan y se destinaron recursos para ella. O sea ya estaba financiada. Entonces se consideró que como esta enfermedad ya había tenido cierta resonancia política, era interesante meterla.



-Pero ahora, como esto se tiene que revisar en la implementación, personalmente yo creo que la fibrosis quística, en el mediano plazo, o ahora mismo, no debería quedar incluida como garantía, porque hay otras patologías más frecuentes y más importantes.



O sea la fibrosis quística se incluyó por un tema político coyuntural



-No político coyuntural, más bien financiero coyuntural.



-Ahora, yo no sé si usted se da cuenta, pero cuando me hace estas preguntas está cayendo en la lógica de las garantías, así que estoy feliz de que discutamos esto.



-Otra de las críticas apunta a que el AUGE no podría ir más allá de las 56 enfermedades



-Nuestra idea original, y que han tratado de ponerle todas las cortapisas posibles, es que el AUGE es incremental. O sea que las garantías tienen que ir extendiéndose a cada vez más enfermedades en el tiempo.



-Eso no quedó tan claramente así en la ley, porque se le puso freno desde el punto de vista el monto de la prima comprometida. O sea se utilizó un truco financiero para limitar el crecimiento del AUGE.



-Pero personalmente creo que uno no puede obtener todo lo que quiere y si se demuestra que ésta es una metodología eficaz para enfrentar los temas de la población, entonces va a haber la necesidad de extender las garantías.



-¿Cambiando la ley?



-Evidente, si las leyes se pueden cambiar. No son los 10 mandamientos.



El Fondo Solidario



La noche del 11 de mayo se retiró el Fondo de Compensación Solidario del proyecto. Luego de una larga reunión en Valparaíso, a la que asistieron los ministros Pedro García de Salud, Nicolás Eyzaguirre de Hacienda y Francisco Huenchumilla de la Secretaría General de la Presidencia, la comisión de Salud del Senado decidió sacar del AUGE un instrumento presentado por las propias autoridades como la solución para las inequidades existentes entre las isapres y Fonasa, pero que para la oposición era inconstitucional.



Usted dice que no se puede obtener todo lo que se quiere. ¿Cuál fue entonces la pérdida más importante que sufrió la reforma? ¿El Fondo de Compensación Solidario del AUGE?



-Yo creo que eso fue una pérdida importante, pero a mi lo que realmente me importaba era el tema de las prioridades y las garantías.



-El tema del fondo es un mecanismo financiero para evitar el descreme y para mejorar la distribución de los recursos entre los grupos de riesgo. Y que desde el punto de vista teórico es indispensable.



-Pero eso ya se perdió y el mismo día que usted parte a Francia se discutirá sólo un fondo acotado a las isapres en el marco de la ley "larga".



-Bueno, yo espero que se apruebe y sé que va a haber una resistencia muy dura, pero si nosotros queremos evitar que el sistema isapre sea subsidiado por el Fonasa, cuando los usuarios empiezan a tener más riesgo sanitario, entonces tiene que haber fondo.



La gestión de Pedro García



-El plan AUGE del que hablábamos se aprobó durante el período de Pedro García ¿cuál su evaluación de la gestión del actual ministro?



-Yo creo que el ministro García ha estado muy comprometido con la idea de la reforma, ha tratado de mantener los equilibrios técnico políticos durante su gestión y ha buscado la mayor factibilidad en la implementación del AUGE. Y por otra parte ha procurado una gran paz social dentro del sector y en eso ha sido muy eficiente.



-¿Ése sería su mayor logro, el generar consensos para aprobar la reforma?



-Yo no sé si ha logrado consensos, porque no olvide que Pedro García era ministro cuando se perdió el fondo. O sea, también ha habido una oposición bastante grande. Yo creo que no es el tema del consenso, es el generar los equilibrios y avanzar cuando se puede y evaluar los momentos cuando no se puede avanzar y buscar entonces las alianzas tácticas que convengan.



-¿Y su mayor derrota sería entonces el haber perdido el Fondo de Compensación Solidario en el AUGE?



-Sin duda.





_________________________________________________



LEA ADEMÁS:



Sepa qué piensa Sandoval de los otros ex ministros de Salud

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV