sábado, 6 de marzo de 2021 Actualizado a las 14:32

Ex presidente de la eléctrica involucrado en financiamiento de la política al margen de la ley

La cuidadosa puesta en escena que se utilizó para oficializar el despido de Rosenblut de Enersis

por 1 julio, 2015

La cuidadosa puesta en escena que se utilizó para oficializar el despido de Rosenblut de Enersis
En Roma, sentado junto al todopoderoso Francesco Starace, vicepresidente de Enersis y gerente general de Enel, Jorge Rosenblut renunció forzadamente a la presidencia del holding. Pese a que se esperaba la entrega del informe definitivo de las platas que Endesa aportó a campañas políticas, la nueva cabeza del conglomerado, Borja Acha, informó que aún no está listo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Una inusual reunión de directorio se vivió ayer en Enersis. Todos, a excepción de Rafael Fernández –el representante de las AFP–, participaron por videoconferencia desde Italia. Jorge Rosenblut, el presidente de Enersis, abrió la reunión que se extendió entre las 11:30 y 13:00 horas desde Roma, sentado junto al todopoderoso Francesco Starace, vicepresidente de Enersis y gerente general de Enel, controladora del holding eléctrico. El mismo que impulsó su nombramiento a la cabeza de Enersis, el 4 de noviembre del año pasado, y que optó por pedirle la renuncia. No fue sino hasta la semana pasada, cuando distintos medios informaron que la Fiscalía se aprestaba a citar a declarar a Rosenblut en calidad de imputado, que Starace sopesó la gravedad de la situación y consideró que era insostenible la permanencia de aquel a la cabeza de la empresa.

Aunque, en paralelo, el directivo italiano jugó a bajarle el perfil a la polémica que remece al país y el viernes pasado dijo a Bloomberg que “esto no es realmente un escándalo político (...) es un poco de una historia aburrida de impuestos que se está bombeando un montón”.

La salida de Rosenblut se dio en una cuidada puesta en escena, que le permitió viajar al cuartel central de Enel, aparecer junto a Starace y leer una carta de renuncia en la que destacó el privilegio de trabajar junto a un gran equipo en Chilectra (1999-2005) y Endesa (2005-2014) y donde agregó que, como presidente de Enersis, “he tenido el honor de formar parte de un grupo de excelencia, liderado por Francesco Starace, hombre de gran visión y junto al cual he tenido la oportunidad de apoyar los primeros pasos en la creación de una empresa energética líder del siglo XXI”.

También afirmó que “lejos de tener un sabor amargo esta decisión me deja tranquilo y en paz porque busca fortalecer un proyecto mayor, el éxito temprano del proyecto de reorganización societaria de Enersis, evitando someter a la compañía a una exposición innecesaria debido a temas ajenos a ella”.

 Rosenblut es sindicado como uno de los recaudadores más importantes de las dos campañas de Michelle Bachelet (2005 y 2013), así como de la de Eduardo Frei en 2009. El propio Rosenblut reconoció haber sostenido una reunión con Patricio Contesse, entonces gerente general de Soquimich, para obtener financiamiento en la última contienda electoral. Mientras, Giorgio Martelli, el autodenominado operador político, declaró ante el Fiscal Nacional Sabas Chahuán que Rosenblut le presentó a José Tomás Guzmán, vicepresidente de Empresas Copec y hombre de confianza del grupo Angelini, quien le entregó montos de dinero de distintas filiales previamente pactados con Rosenblut.

Rosenblut es sindicado como uno de los recaudadores más importantes de las dos campañas de Michelle Bachelet (2005 y 2013), así como de la de Eduardo Frei en 2009. El propio Rosenblut reconoció haber sostenido una reunión con Patricio Contesse, entonces gerente general de Soquimich, para obtener financiamiento en la última contienda electoral. Mientras, Giorgio Martelli, el autodenominado operador político, declaró ante el Fiscal Nacional Sabas Chahuán que Rosenblut le presentó a José Tomás Guzmán, vicepresidente de Empresas Copec y hombre de confianza del grupo Angelini, quien le entregó montos de dinero de distintas filiales previamente pactados con Rosenblut.

Asesorías y Negocios, la sociedad creada por Martelli en 2011, recibió $223 millones de Soquimich Salar y $208 millones de Empresas Copec y Celulosa Arauco –del grupo Angelini– entre 2012 y 2013. Mientras, Cruz del Sur –cuando estaba en manos del grupo fundado por Anacleto Angelini– pagó, entre 2011 y 2012, facturas por $120 millones a Asesorías y Negocios y a Harold’s & Johns Business & Law Limitada, de propiedad de Harold Correa y Alex Matute.

Otro factor que complica a Rosenblut es el de los aportes entregados por Endesa a Martelli y a Pedro Yaconi, recaudador de las campañas de Frei y Bachelet, mientras era presidente de la compañía (2009-2014).

Endesa informó a la Superintendencia de Valores y Seguros que, desde 2012 a la fecha, existen pagos a personas expuestas políticamente por $333 millones y por $216 millones a “proveedores que han sido señalados públicamente por medios de prensa por estar relacionados con el financiamiento de las campañas políticas”.

Por estos últimos se entiende a Yaconi y Martelli –aunque no entrega sus nombres–, quienes fueron mencionados por el gerente de auditoría de Enersis, Alain Rosolino, en la reunión de directorio del 25 de mayo pasado, cuando entregó el primer y único detalle de las boletas y facturas emitidas a Endesa por personas expuestas políticamente (PEP). Rosenblut dijo haberlos visto reunidos con Sebastián Fernández y Massimo Tambosco, ex gerente de desarrollo de Endesa y ex  subgerente general de Enersis, respectivamente.

Sus palabras no cayeron bien en el resto de la mesa, porque deslizaba los nombres de dos ejecutivos –uno de los cuales, Fernández, ya no trabaja en el grupo– a los que no acusaba de nada, pero a quienes vinculaba con Martelli y Yaconi. Starace fue el único que no escuchó la presentación en aquella reunión, ya que se retiró de la videoconferencia antes de que se tratara el asunto.

Informe definitivo de platas políticas no está listo

Ayer el gerente de auditoría, Alain Rosolino, debía dar a conocer el informe definitivo de los dineros entregados por Endesa a campañas políticas desde 2005 en adelante, especificando si existen o no trabajos que los respalden y si eran necesarios para generar renta en la empresa. Sin embargo, Borja Acha, el nuevo presidente de Enersis, quien fue presentado tras la salida de Rosenblut, informó que aún no está listo.

Hasta ahora, en Enersis no se han encontrado aportes ilegales y está pendiente Chilectra, la distribuidora que Rosenblut presidió entre 1999 y 2005, a la que se le solicitó información, pero no ha sido entregada.

En el caso de Endesa, el estudio Cariola –que fue contratado como asesor– recomendó declarar como “gasto no utilizable” (pagos que carecerían de respaldos suficientes para justificar el gasto) la suma de $276 millones ante el Servicio de Impuestos Internos, pero falta conocer el detalle de lo ocurrido entre 2005 y 2012. La generadora acordó asimismo prohibir la contratación de servicios de lobby y estableció que los contratos con personas expuestas políticamente sean autorizados por el directorio.

Por videoconferencia desde Roma participaron los directores italianos Alberto de Paoli y Francesca di Carlo, mientras Hernán Somerville lo hizo desde Venecia en otra de las oficinas de Enel.

A poco de iniciada la reunión, Carolina Schmidt se hizo presente para despedirse del directorio y luego ingresó Herman Chadwick Piñera, quien fue designado en su reemplazo. Ex presidente del Consejo Nacional de Televisión y de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública, primo del ex Presidente Sebastián Piñera y militante de la UDI, es conocido como un hombre tan contactado que se le apoda “teléfono de oro”. Chadwick integrará, junto a Somerville y Fernández, el comité de directores.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV