Publicidad
El PS gana tiempo y aumenta la presión al PPD y PR para sumarse a una lista de unidad PAÍS

El PS gana tiempo y aumenta la presión al PPD y PR para sumarse a una lista de unidad

Rodrigo Córdova
Por : Rodrigo Córdova Periodista en El Mostrador
Ver Más

La reunión de la Comisión Política del Partido Socialista iba a ser la instancia decisiva para ver dónde se posicionarían los partidos del oficialismo. Con el horizonte de las dos listas, solo faltaba que los socialistas tomaran una decisión. Una opción era estar más cercano al Gobierno y la otra era volver a la relación histórica de la ex Concertación. A medida que pasaron las horas, el PS se vio más cerca de Apruebo Dignidad. Ante ese escenario, decidieron no cerrar la decisión e insistir en una lista única para, por última vez, ver si los otros partidos del Socialismo Democrático se integran a ella. En caso de no hacerlo, corren el riesgo de inscribir una lista sin el PS, lejos de La Moneda y con pocas posibilidades de un rendimiento electoral competitivo.


“Hubo un acuerdo en la Comisión Política de hoy, después de una propuesta que he formulado acogiendo el llamado que nos hizo hoy el Presidente Boric, en torno a la unidad de las fuerzas progresistas”, dijo la presidenta del Partido Socialista, Paulina Vodanovic, luego de un día lleno de negociaciones que, supuestamente, determinaría si el PS se sumaría a la lista de Apruebo Dignidad o la del Socialismo Democrático. Cerca de las 22:00 horas, ninguna de esas decisiones fue tomada, aparentemente, sino que los socialistas decidieron no dar por fracasada la lista única y abrieron espacio para que el PPD y el PR se sumaran a esta. En caso de no hacerlo, los partidos de la ex Concertación corren el riesgo de ir en una lista sin el PS.

La Comisión Política del Partido Socialista, instancia decisiva para que la colectividad tome una decisión sobre cuál será el pacto en que se inscriba para la elección de consejeros constitucionales, decidió dar espacio para negociar, por lo menos, hasta el 6 de febrero, día en que se tienen que inscribir las listas electorales. Vodanovic reafirmó el compromiso con el Presidente, luego de un llamado telefónico, y apostó, luego de la reunión partidista, por insistir: “Creemos firmemente, y tal como lo dijo nuestro Comité Central el sábado pasado, a construir la máxima unidad de las fuerzas progresistas, porque nosotros necesitamos esa unidad para tener la mejor representación en el Consejo Constitucional”, señaló.

El día giró en torno a la casa del PS en París 873. Hubo intentos de desdramatizar la elección mientras pasaban almuerzos, llamados telefónicos y mensajes por WhatsApp de un lado y otro para alinearse y medir los escenarios posibles. A medida que transcurrían las horas, se veía que la votación que, aparentemente iba a ser reñida, no lo sería realmente. Terminado el cónclave, con la claridad de que el PS se alistaría junto con Apruebo Dignidad, la colectividad decidió no cerrar su inscripción con esta coalición y, más bien, abrió el espacio y dio tiempo a los partidos del Socialismo Democrático a que se redimieran de su decisión de presentarse en una lista separada. Ahora, con nulas posibilidades de un espaldarazo socialista.

Un día de negociaciones

Ayer, en las columnas de la sala de prensa del Partido Socialista, su presidenta, Paulina Vodanovic, trató de desdramatizar el dilema de lista única o listas separadas: “Ir en una lista u otra es una decisión de pacto electoral, no tiene que ver con definir los destinos del partido ni con la posición que nosotros tenemos en el espectro político, ni tampoco tiene que ver con el apoyo al Gobierno”. Además agregó que, independientemente del resultado, en el PS “hay una sola visión y es una de apoyo a la nueva Constitución, de apoyo y lealtad al Gobierno, y de apoyo y lealtad a las transformaciones sociales que tiene Chile”.

Si bien mostró un marco de acción abierto a lo que dirimiera la Comisión Política, se sabía que Vodanovic siempre estuvo por la lista única y, en segundo lugar, alinearse con la del Socialismo Democrático. Por otro lado, fue el secretario general del PS, Camilo Escalona, quien abogó por unirse a la lista de Apruebo Dignidad en caso de que fracasara la lista unitaria del oficialismo, cosa que también habría causado tensiones dentro del partido.

La presidenta también se refirió a este supuesto impasse con Escalona y sostuvo que lo señalado por la prensa “no es así”. La líder del PS dejó en claro que “la vocería del partido, de acuerdo a los estatutos, la tengo yo”, al tiempo que puntualizó que la relación con Escalona está “bien” y que ”no sé cómo se puede amplificar tanto una conversación de una reunión de mesa”.

Una vez finalizada la reunión de la Comisión Política, los ánimos que buscaron desdramatizar esta decisión apuntaron a la dirección contraria por parte de la misma presidenta del partido. Recalcó que este no era “un año cualquiera” para el PS. Que cumplen 90 años como partido político y que se conmemoran 50 años del golpe de Estado, junto con la muerte del ex Presidente Salvador Allende: “Él murió en La Moneda defendiendo la Constitución de 1925 y es deber de este partido honrarlo tratando de conseguir la máxima unidad de las fuerzas progresistas para tener una Constitución que consagre aquellos derechos sociales por los cuales las y los socialistas hemos luchado”, expresó Vodanovic.

Fuentes al interior de la colectividad indicaron que el llamado del Mandatario surtió efecto y, en consecuencia, el PS terminó por apoyar al Gobierno. Vodanovic reveló que el llamado del Presidente Boric se dirigió a la importancia de enfrentar con unidad esta elección: “No es cualquier elección, nos jugamos la importancia de poder tener una Constitución escrita en democracia, lo que significa para el mundo progresista la incorporación de un Estado Social y democrático de derecho. La derecha dice estar de acuerdo, pero es falso. Los derechos sociales no deben estar entregados al mercado y esa es la gran diferencia, por eso es importante la unidad”, dijo la timonel en la recepción de su domicilio político.

Antes de la reunión de la Comisión Política, Vodanovic salió de las inmediaciones de su sede de partido y se dirigió a un almuerzo que, hasta ese momento, se sabía que iba a ser junto a Leonardo Cubillos, presidente del Partido Radical. A eso de las 15:50 horas, la presidenta del PPD, Natalia Piergentili, subió una foto en su Twitter en la que reveló que el almuerzo era extendido. “Almorzando con los amigos presidentes del Socialismo Democrático”, decía la bajada del posteo. Además de los tres ya nombrados, aparece el timonel del Partido Liberal, Patricio Morales.

Tres de los presidentes llegaron juntos en auto a la esquina de París con Londres. Del vehículo descendió Cubillos, que rápidamente hizo ingreso al inmueble de su partido. Morales hizo lo mismo. Vodanovic, en cambio, no se bajó y siguió su rumbo. Voces socialistas revelan que se dirigió a seguir conversaciones.

De este almuerzo no se pudo saber mucho. Lo que sí fue posible develar, es que había dos posiciones que ya son conocidas: el PS y el PL tratando de abrir la posibilidad de una lista única y, por otro lado, el PPD y el PR por las listas separadas. Todo esto estaba sujeto a la determinación que tomara el PS más tarde en su Comisión Política. Fuentes revelaron que en dicho almuerzo no hubo nada concreto, pero sí existió un compromiso de la presidenta del PPD y del presidente del PR, en cuanto a que comunicarían la intención del Partido Socialista: o una lista única con todo el oficialismo o una lista con Apruebo Dignidad sin la participación del Partido por la Democracia y el Partido Radical.

A medida que se acercaba la hora, a eso de las siete de la tarde, personeros del PS llegaron a su sede y manifestaron un mismo discurso, en el cual le hablaron a otro de manera implícita, concretamente, a “aquellos”. El primero fue el senador Alfonso de Urresti, quien declaró lo resuelto por su conglomerado Grandes Alamedas: “El llamado es el más irrestricto a la unidad, primero la lealtad al Gobierno, nosotros somos parte de él y vamos a respaldarlo y vamos a tomar la mejor decisión para que salga adelante y podamos tener un buen resultado”. De Urresti añadió: “Vamos a ir en una lista unitaria, donde estén aquellos y aquellas que han bregado por la unidad”, es decir, no quienes han separado al oficialismo.

Más tarde, también en las afueras del edificio de la colectividad, el diputado y presidente de la Juventud Socialista, Juan Santana, se sumó a los dichos de su correligionario: “El PS tiene un profundo compromiso con el Gobierno del Presidente Gabriel Boric y, por lo tanto, vamos a acoger ese llamado, somos muchos y muchas que estamos bregando, hasta último minuto, para que exista una lista de unidad”. En tal sentido, Santana hizo un llamado a los partidos que históricamente han estado en su vereda: “Estamos esperando que los partidos socios del Socialismo Democrático emitan un último juicio respecto a la posibilidad de confluir en una misma lista”.

Cerca de que la mesa del partido comenzara su reunión previa, llegó Álvaro Erazo, exministro de Salud en el primer Gobierno de Michelle Bachelet. Erazo llegó a decir que “esperaba que el PS diera un paso adelante hacia la unidad de las fuerzas de izquierda, desde la DC al PC”.  Vaticinó, como sus compañeros, lo que ocurriría más tarde al interior de la Comisión Política: “El Presidente Boric requiere de fuerzas políticas comprometidas con el cambio, pero también entregando señales de unidad a la sociedad chilena. Por eso estamos acá, para reiterar nuestra vocación unitaria”, recalcó.

Hasta esa hora, se escuchaba que la votación de los 27 integrantes de la Comisión Política se inclinaba –con una diferencia de 4 votos– hacia Apruebo Dignidad. Horas más tarde, esa información se hizo cada vez más evidente. No fue sino hasta eso de las 21:30 horas que confirmaron que no votarían para decidir si irían en lista con Apruebo Dignidad o con el Socialismo Democrático, sino que –a sabiendas de que había un respaldo mayoritario por la coalición más cercana al Gobierno– esperarían las reacciones de los otros partidos del Socialismo Democrático para que dieran a conocer su última decisión.

Así, el PS postergó su votación, con fecha límite 6 de febrero, como una forma de ganar tiempo para continuar con las intensas negociaciones a fin de sumar al PPD y al PR a una lista única. De fracasar este último intento, la decisión del partido sería sumarse a Apruebo Dignidad y, de esta forma, no debilitar al Gobierno.

Los partidos de la ex Concertación ahora se encuentran encajonados, porque, de ir sin el PS en su pacto, la posibilidad de un buen rendimiento electoral disminuye considerablemente y, además, la eventualidad de que Bachelet participe como líder de esta lista única es un factor que sigue vivo, a un llamado del Presidente Boric y a un llamado de Vodanovic.

Publicidad

Tendencias