Publicidad
La negativa al cambio de gabinete que desencajó al Socialismo Democrático PAÍS Créditos: Agencia Uno

La negativa al cambio de gabinete que desencajó al Socialismo Democrático

Publicidad
Carlos Saldivia y Rodrigo Córdova
Por : Carlos Saldivia y Rodrigo Córdova Periodistas de El Mostrador
Ver Más

En La Moneda sostienen que la decisión se postergó para una fecha cercana a marzo. Según explican en el oficialismo, no es urgente realizar un cambio de ministros, sino más bien que estos aumenten su trabajo en las distintas áreas. Sin embargo, en el PS y el PPD se esperaba que hubiera un ajuste.


Cerca de la medianoche del domingo y tras el plebiscito constitucional, en el Socialismo Democrático, al menos, no había dudas: tras el triunfo del “En contra” era necesario un nuevo diseño en el gabinete sectorial y avanzar al máximo en las conversaciones en el Congreso para consensuar reformas.

De hecho, poco antes de las 00:00 horas del lunes, varios líderes del Partido Socialista (PS) y del Partido por la Democracia (PPD) lo aseguraban.

El vicepresidente del PS, Eduardo Bermúdez, señaló el domingo, una vez conocidos los resultados del referendo, que se esperaba “hacer un giro en el timón” y tener “algún diseño distinto que irá saliendo por un cambio de gabinete, revisión de algunos delegados”. Mientras que el senador Juan Luis Castro dijo a El Mostrador que se daría paso, pronto, “a la imperiosa necesidad de mostrar logros desde el Gobierno” y que eso “implica ajustes” y la búsqueda “real de acuerdos” políticos.

Pero el Presidente Gabriel Boric, a primera hora del lunes, tras reunirse con su gabinete político y asesores del Segundo Piso, lo desestimó. Y cerca de las 14:00 horas, bajo 35 grados de calor, con escaso entusiasmo, lo confirmó en un muy lacónico pero enérgico diálogo con la prensa que lo esperaba en el marco de un acto con la alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro (DC).

-Presidente, ¿hay quienes piden cambio de gabinete? Presidente, ¿va a haber cambio de gabinete? ¿Cuál es la señal?
-¡No! –dijo el Mandatario.

Un aire para el cambio de diseño

Según sostienen en La Moneda, para el Mandatario había seguridad en que la derrota de la propuesta constitucional que lideró la oposición en el Consejo Constitucional –con mayoría de Republicanos– hacía conveniente desestimar un cambio de gabinete en lo inmediato.

“Pensaba que perdería el ‘A Favor’, por lo que los que deben estar en una posición de cuestionamiento a toda gestión política, principalmente, están en la oposición más obstruccionista”, comentan cercanos al Jefe de Estado.

En lo que sí coincidía Boric, junto con su círculo de asesores más cercano, era en que se debía avanzar “concreto y rápido” en la tramitación legislativa de las demandas más urgentes –a su juicio– para la ciudadanía: seguridad, pacto fiscal y crecimiento. Y, también, en las indicaciones de proyectos estancados, como la reforma de pensiones, el CAE y el sistema impositivo.

Con el resultado del referendo constitucional, en opinión del Gobierno se “debía sacar a la pizarra a Chile Vamos”, para buscar convencer a dicha coalición de llegar a un consenso.

En la Segegob se esperaba la pregunta sobre el futuro de Miguel Crispi y de un ajuste ministerial. Y aunque no se le consultó directamente, la ministra vocera de Gobierno defendió la gestión de los ministerios de Salud, Educación, Trabajo, Interior, Hacienda, Transportes, Obras Públicas, Deporte y sobre todo Vivienda.

Incluso, sobre esta última cartera hizo la más poderosa defensa del ministro Carlos Montes (PS) que se le ha visto al Comité Político. Y sobre Miguel Crispi (RD), nada se escuchó.

“En Puerto Williams (Magallanes, la región del Presidente) se va a poner la primera piedra de un conjunto de viviendas sociales, en una cosa histórica, inédita. (El ministro Montes) avanza, porque no ha dejado de trabajar en la tarea que le ha pedido el Presidente de la República, que es lograr al final del Gobierno entregar 260 mil viviendas sociales. (…) Está cumpliendo el ministro. Y sobre la acusación constitucional, volvemos a reiterar: no hay ningún fundamento jurídico para una acusación constitucional contra él. (…) El ministro ha dicho la verdad, el ministro ha dicho que no se le informó de ningún tipo de irregularidad o algo que constituye delito o conflicto de intereses. Y cuando estalló el escándalo del caso Convenios, al día siguiente actuó”, señaló Vallejo, 90 minutos antes que el Presidente Boric.

Y remató la vocera: “Y si hay además voces en el oficialismo, no han sido institucionales, sino que han sido de personas aisladas (que piden cambio de rostros), que tienen una opinión personal. Nosotros vamos a seguir trabajando con el ministro Montes y cualquier otro ministro que siga en su cargo en la medida que el Presidente considere que está haciendo el trabajo”.

Por cierto, en el debate sobre la marcha del programa, el descarte de un cambio de gabinete por parte de Boric no dejó satisfechos al Socialismo Democrático ni a sectores de centro que hicieron campaña por el “En contra”.

“Es un error garrafal del Presidente negarse a la posibilidad de realizar ajustes en su gabinete, que no solo son necesarios sino que, además, son indiscutibles. La fuerza de los hechos le hará, en las próximas semanas, tener una vez más que cambiar de opinión”, señaló a El Mostrador el senador socialista por Los Lagos, Fidel Espinoza.

Según explican en el Gobierno, en los partidos oficialistas los ministros candidatos a salir del gabinete eran la titular de Salud, Ximena Aguilera (IND); su par de Medio Ambiente, Maisa Rojas (IND); la ministra de Obras Públicas, Jessica López; y el ministro de Energía, Diego Pardow (CS).

Y ciertamente que el jefe del Segundo Piso, Miguel Crispi (RD), debido a que fue citado como imputado en el caso Democracia Viva, y por su rol político en este.

“Esta es la misma porfía que el Mandatario tuvo cuando hizo una defensa cerrada de la delegada del Biobío y del seremi del Maule. A este último debió sacarlo tres días después del blindaje y la delegada pende de un hilo”, agregó el senador Espinoza.

“Estamos reviviendo el escenario de Izkia Siches o Jackson, en el cual no logra ver el mal que sus cercanos (ministros) le están haciendo a la poca y nada imagen que le queda a su Gobierno. Montes está apuntado en el caso Convenios por la declaración de testigos que conocimos la semana pasada; Tohá está tan estresada que no logra comunicar bien; Vallejo está desaparecida de su función como vocera”, sostiene el senador por la Región de Magallanes, Karim Bianchi (IND), quien hasta este martes no ha recibido invitación de Palacio, pese a que su voto puede ser clave en el Senado y no obstante haber obtenido el 48% de los votos de Puerto Williams.

Y Bianchi agrega: “Es una constante la falta de decisión del Presidente para tomar las medidas necesarias para conducir el país, cuidando más relaciones personales que el bien del país”.

De lo que tampoco había dudas en el Socialismo Democrático era que el ministro Carlos Montes iba a continuar en el gabinete.

“Montes no iba a caer, por lo que, al cambiar esta semana dos o tres ministros y subsecretarios, tendría que justificar en sectores de la oposición su respaldo a Montes, Pardow y Grau y, sobre todo, la continuidad de Crispi, su jefe de asesores imputado en el caso Democracia Viva”, comentan desde el PPD. No obstante, en el Gobierno comentan además que el mejor momento para hacer un ajuste es a fines de enero o, en el peor de los casos, para el tercer aniversario de Boric en el sillón de O’Higgins. Puntualizando que el momento actual no lo hacía urgente.

“Creo que por ahora un ajuste está descartado. Ya en el discurso de anoche Gabriel Boric se refirió a tareas que entregaba a sus ministros, de lo cual se puede colegir que no hay urgencia para realizar cambios en el gabinete ministerial, sino que más bien aumenten su trabajo en las distintas áreas. Además, que la opción ganadora del plebiscito sea el ‘En contra’, la misma opción que votaron en el Gobierno, hace que no exista una presión o urgencia ciudadana por hacer cambios en el gabinete. Si hubiera ganado el ‘A favor’, se estarían ya conociendo los nombres de los nuevos ministros o ministras para el nuevo ciclo”, analiza el diputado socialista Leonardo Soto, en conversación con este medio.

En el Frente Amplio, en tanto, esperaban que fueran los derrotados del ‘A Favor’ los que insistieran en un ajuste ministerial y un cambio de delegados presidenciales.

Por eso los ruidos en el PS y PPD causaron sorpresa e, incluso, cierta molestia.

“Los cambios de gabinete son facultad exclusiva del Presidente Boric. Me parece inadecuado andar pauteando al Presidente por la prensa. Son cargos de confianza política que están sometidos de manera permanente a evaluación de su desempeño. Dadas las prioridades que se han definido, pensiones, pacto fiscal, salud, seguridad, crecimiento y empleo, no veo necesario hacer ningún ajuste en el gabinete”, afirma el senador Juan Ignacio Latorre (RD) a El Mostrador.

“Me parece muy extraño que quienes perdieron el plebiscito hayan decidido que, después del plebiscito, ellos tenían derecho a decidir que había un cambio de gabinete. O sea, imagínense lo que estarían pidiendo si hubiesen ganado”, señala por su parte el diputado Gonzalo Winter (CS), al considerar que los cuestionamientos eran solo de la oposición.

  • Para más análisis y descubrir los secretos de la política, súmate a nuestra comunidad +Política, la apuesta de El Mostrador para quienes piensan que la política es indispensable para una mejor democracia. Inscríbete gratis AQUÍ.
Publicidad

Tendencias