domingo, 22 de septiembre de 2019 Actualizado a las 15:56

Universidad Católica lo hizo otra vez y dejó escapar un título

por 26 abril, 2015

Universidad Católica lo hizo otra vez y dejó escapar un título
Los "cruzados" ganaban cómodamente 3-0, pero terminaron igualando ante un sorprendente Iquique. Así, contribuyeron a la corona de Cobresal y a la celebración del norte chileno…
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En San Carlos de Apoquindo se diluyeron todas las ilusiones de Universidad Católica, tras un empate con trazas de hazaña conquistado por Deportes Iquique con el corazón en la mano y alguna suerte de “solidaridad” nortina con Cobresal.

La UC, esta UC renovadora acuñada técnicamente por el entrenador Mario Salas, murió literalmente en su ley: luego de ponerse en ventaja de 3-0 casi a la media hora de partido, fue incapaz de sostener esa diferencia e Iquique remontó con un tremendo temperamento y capacidad de reacción futbolística.

Como sea, hasta los 33’ Católica hizo su tarea con eficiencia y fluidez, estableciendo una distancia en el marcador que sus casi quince mil espectadores creían el pasaporte seguro a la victoria.

Fomentando una suspicacia injustificada, el equipo nortino llegó hasta San Carlos con su joven meta suplente, Bryan Cortés, quien se convirtió en amargo protagonista de aquella fase inicial: en los diez primeros minutos, David Llanos anotó dos veces, aprovechando primero un mal rechazo del arquero y, luego, un rebote que le quedó libre al atacante tras un manotazo débil del guardapalos iquiqueño.

En el 1-0, Villalobos devolvió el balón desde 30 metros a Cortés, pero el rechazo del portero dio en el brazo de Llanos antes de que el goleador capitalizara el rebote para envíarlo a la red…

Semejante diferencia en el marcado condiciona cualquier encuentro y, de allí en adelante, la UC se movió con absoluta comodidad y soltura en el campo, frente a un adversario que el comentarista del CDF –el canal oficial siempre distante de cualquier subjetivización con sus clubes-socios- calificó en ese instante como “un equipo timorato y entregado”.

Casi por inercia del juego, el tercer tanto asomó bordeando la media hora a través de Ribery Muñoz, a esas aturas del juego en que los hinchas cruzados festejaban los ecos radiales de la derrota transitoria de Cobresal ante Barnechea en el norte.

En el segundo tiempo, sin embargo, Iquique volvió virado del camarín tras una charla dura y enérgica de Nelson Acosta, que hizo reaccionar a su gente. El descuento se produjo rápido con un zurdazo de Misael Dávila y muchos pensaron que sería apenas un desborde anímico, pero el elenco nortino continuó presionando y la segunda cifra, a los 61’, se concretó tan rápido por medio de Michael Contreras que el propio visitante se dio cuenta que había brechas para explotar en busca del empate.

Como sucedió tantas veces en el torneo, Católica no tuvo las claves para resolver los acertijos ofensivos que le opuso Iquique. Problemas de relevos, coberturas y marcaciones desnudaron aquellas limitaciones que terminaron condenando al cuadro de Salas, proverbialmente desequilibrado y carente de respuestas en el último tercio de la cancha.

En ese vaivén, la historia cambió definitivamente a los 67’, cuando César Pinares clavó un zurdazo alto que produjo delirio en El Salvador, estableciendo un 3-3 que arruinó la fiesta preparada en San Carlos.

Si algo faltaba en ese carrusel de emociones fue el discutible penal cobrado por el juez Patricio Polic, por supuesta infracción del ex católico Zenteno. Con toda la presión del mundo (cruzado) sobre sus hombros, Darío Botinelli se paró frente a Cortés y el portero voló a su derecha de manera formidable para mantener a fuego el empate que, a cientos de kilómetros, consagraba a Cobresal.

Y después, el llanto, la amargura y la decepción de los hinchas en San Carlos, lamentando el título que se esfumó entre los dedos.

En una actuación epopéyica -tan propia de la Tierra de Campeones-, Iquique se quedó con el honor y la dignidad de luchar hasta el final por un resultado que no le comprometía mayormente, salvo en su amor propio y el deportivismo que correspondía para enaltecer el torneo.

La gloria, al fin, fue toda del norte…

Pormenores:
Estadio San Carlos de Apoquindo.
Público: 15 mil espectadores, aproximadamente.
Árbitro: Patricio Polic.
U. Católica: Costanzo; Magnasco (78', P. Álvarez), Biskupovic, Ibáñez, Cordero; Pulgar, Costa, Rojas (63', Botinelli); Ríos, Muñoz (67' González) y Llanos. DT: Mario Salas.
Iquique: Cortés; Rieloff (27', Contreras), Oviedo, Zenteno, Dávila; Báez, Yedro, Caroca, Pinares (74', Rebolledo); Bogado (63', Gómez) y Villalobos. DT: Nelson Acosta.
Goles: 3 y 10’, David Llanos (UC); 33’, Muñoz (UC); 48’, Dávila (DI); 51’, Contreras (DI); 67’, Pinares (DI).
Incidencia: 85’, Cortés contuvo penal a Botinelli.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV