sábado, 31 de octubre de 2020 Actualizado a las 03:06

Autor Imagen

Chocolate y vino, aliados para estas fiestas

por 31 diciembre, 2014

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Dentro del mundo de la gastronomía, el vino y el chocolate son compañeros naturales, pero elegir el chocolate que combine con el vino que deseamos tomar, implica poner todos nuestros sentidos al servicio de esa selección, porque ambos presentan una amplia gama de sabores y texturas.

Primero debemos examinar los atributos del chocolate, es decir, definir su aroma, crujido al partir la tableta o barra, brillo y lustre.
A continuación debemos degustar el vino, empezando por mover la copa para notar su cuerpo y apreciar su viscosidad y luego distinguir si su aroma es amaderado o más bien dulce.

Una regla de oro es que mientras más oscuro es el chocolate, más oscuro deberá ser el vino que lo acompañe. Eso significa que los tintos son ideales para escoltar un fino chocolate negro. Otra norma básica establece que los sabores fuertes se atraen y producen una armonía, al igual que ocurre con los sabores suaves. En otras palabras, los chocolates ligeros van bien con vinos ligeros, en cambio, los bombones con mayor porcentaje de cacao combinan con vinos con cuerpo.

Otro factor a tener presente es que para el maridaje debe hacerse con chocolates de alta calidad, sin importar la variedad. Puede ser blanco, de leche o negro, pero es clave que la materia prima y la fabricación sean de buen nivel.

Aunque cada persona puede degustar y hacer sus propias combinaciones de chocolate y vino, los expertos recomiendan algunos maridajes que tienen un muy buen resultado y ayudan a potenciar los sabores de cada uno.

El chocolate con leche viene muy bien con la cepa Pinot Noir si se prefiere el vino tinto. En caso preferir un blanco, es muy recomendable la variedad Riesling, que tiene aromas frutales y florales.

El chocolate oscuro es pareja perfecta en un tinto que tenga notas delicadas de chocolate o sabores afrutados como un Cabernet Sauvignon.

El chocolate blanco resalta su textura sedosa si se acompaña con un vino espumante dulce como Moscato d'Asti.
En las largas y apacibles tardes de verano, chocolate y vino son los compañeros perfectos para disfrutar esta etapa estival y para celebrar estas fiestas.

Soledad McKay
Gerente La Fête

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV