martes, 2 de junio de 2020 Actualizado a las 14:40

Autor Imagen

La Central de Inteligencia Mapuche

por 6 septiembre, 2012

La inteligencia suele ser un asunto delicado, es muy difícil de hecho, hacer inteligencia y quedar con las manos limpias. Por otro lado, el gobierno ha dado muestras de no abordar el tema con prudencia. Ha ocurrido con el “caso pakistaní”, también con el “caso bombas”. Por lo tanto, este tema se prospecta en una nebulosa, en donde pueden configurarse muchos escenarios complejos, tanto para el conflicto mapuche, como para el propio gobierno.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El anuncio de la existencia de una Central de Inteligencia Mapuche (CIM) dada a conocer hace unos pocos días atrás, en respuesta a la creación de la nueva Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE), que operará en la zona sur; ha descolocado por completo a las autoridades y la forma en que se encare esta situación podría agudizar las tensiones latentes.

La CIM, según expresa en un comunicado público, señala haber surgido como una entidad autónoma de carácter nacional mapuche, que desarrollará desde Santiago un trabajo clandestino, a fin de realizar labores de inteligencia y contrainteligencia, para sacar a la luz pública las prácticas de montaje, inteligencia política y espionaje que se llevan a cabo en contra de las comunidades. Dicen estar operando desde hace algún tiempo y contar con pruebas que demostrarían la ejecución de actividades de “terrorismo de Estado” y que de este modo, buscarán fundamentar su autodefensa y la supervivencia del movimiento mapuche.

Desde este escenario, sus denuncias apuntan a algunos hechos que merecen atención. Respecto del trabajo de los fiscales sostienen la existencia de irregularidades cometidas en las causas en contra de los comuneros, frente a lo cual, uno de los objetivos de la CIM es desenmascarar a quienes han figurado como testigos protegidos. Por otra parte, también señalan tener antecedentes de la colaboración de EE.UU. a través de la CIA para proveer al Ministerio del Interior de apoyo logístico en las causas que persiguen a su pueblo. Aunque este último elemento, ya se había hecho notar durante el 2010 en los documentos desclasificados de Wikileaks, que aludían a tentativas de una posible colaboración interagencial en esta materia, sin existir pruebas efectivas.

Pero más allá de estas acusaciones, la situación es preocupante también por otras razones. Como se han dado las cosas este último tiempo, la lectura que pueden hacer las autoridades, es que esta es una organización criminal que opera por fuera de los márgenes de la Ley y que al estar operando desde la clandestinidad, da argumentos para intensificar las labores de inteligencia en contra de los principales actores del movimiento. Las consecuencias de esta lectura se sumarían, no obstante, a las ya presentes denuncias acerca del tenor de las prácticas y funciones de inteligencia que se están asociando a los organismos encargados de la seguridad en el país, que no solo provienen de este movimiento; estudiantes y ecologistas también han hechos descargos en esta línea, acusando procedimientos indebidos, respecto de los cuales una parte de la sociedad comienza sentirse desorientada frente a funciones de inteligencia que no están del todo definidas, especialmente cuando se trata de asuntos de orden interno.

La inteligencia suele ser un asunto delicado, es muy difícil de hecho, hacer inteligencia y quedar con las manos limpias. Por otro lado, el gobierno ha dado muestras de no abordar el tema con prudencia. Ha ocurrido con el “caso pakistaní”, también con el “caso bombas”. Por lo tanto, este tema se prospecta en una nebulosa, en donde pueden configurarse muchos escenarios complejos, tanto para el conflicto mapuche, como para el propio gobierno. La CIM, por ahora, es una novedad. Sin embargo, no se puede descartar que otras entidades similares, surjan para hacer frente a los fenómenos que se están denunciando cada vez con más frecuencia. Sin duda que debiese tomarse en consideración qué es lo que está pasando con la Inteligencia, cómo está siendo entendida y principalmente, cómo está siendo practicada.

Por lo pronto, lo que al parecer estamos viendo hoy día, es el nacimiento de una guerra de inteligencias.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV