martes, 23 de octubre de 2018 Actualizado a las 00:45

Autor Imagen

Caen Más Cabezas de Cerebros Lavados

por 17 octubre, 2013

Ruedan y rodarán más cabezas de cerebros lavados, a quienes las películas de horror de la izquierda, hoy ya desembarcada de la vía armada y convertida en "víctima inocente"; ya olvidada de la dictadura del proletariado y convertida al credo democrático, que será dictado por "el poder originario", el pueblo, por mayoría simple, tan simple que puede sar reclutada mediando sólo algunas películas en horario prime de la TV.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Lo que ha pasado en Chile en el último mes y tanto es como si los nazis hubieran resuelto hacer películas sobre la Segunda Guerra Mundial mostrando exclusivamente los efectos sobre mujeres y niños de las bombas de fósforo que los aliados dejaron caer sobre Dresden y Hamburgo o las atómicas de los norteamericanos sobre Hiroshima y Nagasaki, hacia el final del conflicto. Las imágenes de seres inocentes quemados por los aviones aliados habrían concentrado el argumento. ¡Qué horrores cometieron! Y ahora imaginemos que Winston Churchill y Harry Truman hubieran visto esas películas y se hubieran horrorizado al extremo y salido a pedir perdón por lo que habían hecho durante la Segunda Guerra, y hubieran terminado condenados por la opinión pública mundial por eso. Pues las películas habrían ocultado, por supuesto, todo lo que hicieron los nazis y los japoneses, el Holocausto, el ataque a mansalva a Pearl Harbour y todo lo demás.

Bueno, eso mismo ha acontecido en Chile en septiembre y octubre. La izquierda, soberana de los medios de comunicación masivos, preparó películas de horror ad hoc sobre la represión de las Fuerzas Armadas, ocultando por completo su armamentismo y los crímenes del terrorismo de extrema izquierda, la organización de un ejército revolucionario, los atropellos a los derechos humanos durante la UP, incluyendo asesinatos y torturas. De lo que se trataba era de mostrar el horror de un solo lado.

Resultado: Los espíritus débiles cayeron redondos. Sebastián Piñera vio las teleseries marxistas y salió despavorido a los medios a poner distancia entre lo que más le importa en el mundo (él mismo) y todos esos horrores de los militares. Lanzó lo de los "cómplices pasivos", condenando a la propia gente que trabaja en su gobierno y a la mayoría de la que votó por él. Naturalmente, como no da puntada sin hilo, sabía que el lavado cerebral marxista le garantizaba que una mayoría iba a apoyar esta nueva vuelta de chaqueta (porque él se había pasado del "No" al "Sí" en 1989, como generalísimo de Hernán Büchi). No contento con eso empezó a rumiar la manera de ponerle otros clavos a la cruz de los presos políticos militares y a hablar de suprimir el penal "Cordillera", porque las encuestas decían que la mayoría apoyaba eso. Y finalmente lo hizo, consumando una...(el nombre lo ponen ustedes) a la familia militar a la cual durante su campaña prometió debido proceso, juicios más rápidos y aplicación de la prescripción. Además agregó la injuria al daño, pues los trató de "criminales violadores de derechos humanos", permitió que la bandera de la hoz y el martillo flameara sobre el portón del penal Cordillera en la víspera del cierre y que el traslado de los ancianos, enfermos e ilegalmente condenados se hiciera bajo una lluvia de piedras comunistas. Todo en consonancia con las políticas de su gobierno, que ha triplicado las querellas contra esos "walking dead", los más débiles e indefensos de nuestra sociedad, contra quienes todo abuso es posible. Funcionarios de su confianza comunistas y socialistas activaban más querellas desde el Instituto de Derechos Humanos del Ministerio del Interior; su hombre de confianza mirista en el Instituto Médico Legal aportaba lo suyo y el Museo de la Memoria Tuerta, con amplio presupuesto, acaparaba visitas, mientras un general y caballero octogenario que cumplía condena siendo inocente (aparte de haber tenido derecho a causales de extinción de responsabilidad) ponía fin a sus días y era inhumado sin contar siquiera con la solidaridad de la institución a la cual sirvió, hoy completamnte sojuzgada por el marxismo dominante en la política, las comunicaciones, la justicia y la Historia Oficial.

Siguen rodando cabezas de cerebros lavados. Ayer el dirigente RN Daniel Platovsky ha renunciado públicamente a su colectividad, porque eso se justifica "muy especialmente durante septiembre, reflexionó", y "explica que un factor decisivo fue todo el debate detonado a raíz de los 40 años del Golpe Militar, y muy especialmente el impacto del desmarque del Jefe del Estado del ala pinochetista de la derecha".

Todo esto trae y traerá cada vez más consecuencias. El domingo leía en La Tercera la columna del economista Sebastián Edwards y allí me enteré de otro viraje decidor. Edwards había sido crítico del gobierno de Piñera por no haber consumado las modernizaciones neoliberales de la "Agenda de Impulso Competitivo" planteadas por el Ministro de Economía Juan Andrés Fontaine, y había puesto el grito en el cielo cuando se le pidió la renuncia a este. Pero ahora ha iniciado un giro en el otro sentido, y en sus actuales propuestas me he encontrado con la de "una Constitución legítima". Como si de nada valiera todo lo que dijo Ricardo Lagos acerca de lo democrática y legítima que él había dejado la que nos rige, cuando logró poner su nombre en vez del de Pinochet al pie de ella, después de las reformas de 2005. Bueno, el mismo Lagos ahora también viró, y tal como hubo un Aylwin I y un Aylwin II, ahora tenemos un Lagos II, que está en la onda de la Asamblea Constituyente. Y se acumulan profesores para justificar que ella sea establecida mediante un decreto. ¡Y lo van a hacer! Tanto que un Tribunal de Justicia "condenó" a unos procesados a cumplir trabajos comunitarios consistentes en hacer propaganda a la ¡Asamblea Constituyente!

Ruedan y rodarán más cabezas de cerebros lavados, a quienes las películas de horror de la izquierda, hoy ya desembarcada de la vía armada y convertida en "víctima inocente"; ya olvidada de la dictadura del proletariado y convertida al credo democrático, que será dictado por "el poder originario", el pueblo, por mayoría simple, tan simple que puede sar reclutada mediando sólo algunas películas en horario prime de la TV.

¿Hasta cuándo seguirán rodando cabezas de cerebros lavados? Hasta que ya no quede ninguno sin lavar. Vea al próximo episodio, a partir del 11 de marzo.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV