jueves, 15 de abril de 2021 Actualizado a las 14:11

OPINIÓN

Autor Imagen

Lavín, Cambridge, y Las Condes

por 16 julio, 2018

Lavín, Cambridge, y Las Condes
Para serles franco de Chile y de Santiago sé muy poco. Migré ya hace 14 años cuando el paso a desnivel de la Rotonda Atenas era una novedad y todavía no estaba completa la línea cuatro del metro. Pero he estado viviendo por muchos años en una ciudad donde políticas similares a las que propone el alcalde Lavín son comunes y es por esto, que quería contar mi experiencia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

De lejos he visto como las redes sociales arden en Chile por la potencial construcción de viviendas sociales en Las Condes. Por un lado, el alcalde Joaquín Lavín señala que esta política pretende terminar con la segregación social -esa tendencia a construir viviendas sociales en lugares con suelos baratos que por definición son periféricos es una fuerza que empuja a la segregación económica de las ciudades- y por otro lado, algunos vecinos del proyecto se han manifestado en contra, argumentando que dichas construcciones reducirán la plusvalía de sus propiedades.

Para serles franco de Chile y de Santiago sé muy poco. Migré ya hace 14 años cuando el paso a desnivel de la Rotonda Atenas era una novedad y todavía no estaba completa la línea cuatro del metro. Pero he estado viviendo por muchos años en una ciudad donde políticas similares a las que propone el alcalde Lavín son comunes y es por esto, que quería contar mi experiencia.

Cambridge, Massachusetts es una ciudad ubicada al norte de Boston, cruzando el río Charles. Acá en Estados Unidos, se le conoce como una ciudad, pero en el contexto de Santiago seria más cercano a lo que es un municipio. Tiene poco de más de 100,000 habitantes, pero con mucho empleo debido a dos grandes universidades (Harvard y MIT) y muchas empresas de tecnología (Novartis, Google, Biogen, etc.).

A pesar de la fama de las empresas e instituciones en Cambridge, esta es una ciudad que mantiene un urbanismo y arquitectura que parecen de pueblo. Esta falta de modernismo ha sido una decisión consciente de sus habitantes, que por ejemplo, prohibieron la construcción de autopistas en los años 60 y 70, como también, la de edificios en altura en la mayoría de sus barrios.

Entre muchas de las políticas adoptadas, está la construcción de viviendas sociales y viviendas asequibles. Las primeras, reservadas para personas con una condición económica que no les permitiría vivir en Cambridge y que son operadas por el gobierno. Las segundas, se venden o arriendan a un costo subsidiado, el arriendo de éstas no puede pasar del 30% de los ingresos del hogar.

¿Que tan cerca me quedan están viviendas accesibles y sociales? El edificio en donde yo vivo tiene viviendas asequibles. De hecho, todo el primer piso de mi edificio (que es un edificio de cuatro pisos), está compuesto de viviendas asequibles. A parte, hay muchas viviendas sociales cerca, a una, dos y tres cuadras de mi casa.

Mi mensaje es de apoyo al proyecto, porque creo entender la falla de mercado que trata de corregir, la segregación social causada por la diferencia en los precios del suelo y, la solución que propone la creación de barrios mixtos que reduzcan los tiempos de viaje e incrementen los vínculos sociales para generar mayor crecimiento económico. Lo de la plusvalía de las casas no debería ser problema, si el proyecto se realiza bien y evita una arquitectura modernista estigmatizante.

Estas viviendas tienden a estar integradas en la ciudad e incluso, comparten proyectos habitacionales como en mi condominio, porque su objetivo es generar una ciudad con menor segregación social y económica. La idea es que las economías emplean—en los mismos barrios o empresas—a personas con niveles de ingresos muy distintos. El mío es más alto que el de la persona que me da apoyo administrativo o que de las personas que trabajan en los restaurantes cerca de mi casa, pero mi empresa, mi grupo de investigación y mi barrio funcionan mejor si es que todos somos parte de él mismo barrio.

Esto no quiere decir que las casas deban ser todas iguales. Mi departamento es más grande y cómodo que el de mis vecinos que viven en viviendas asequibles. También es mejor que el de mis estudiantes de postgrado y postdocs que viven en departamentos más pequeños y no subsidiados. Pero el barrio en el que vivimos todos es el mismo, mi vecino de abajo también trabaja en MIT, pero en una labor administrativas, mis estudiantes y postdocs todos viven cerca de mi casa.

¿Pero como afectan estas viviendas la plusvalía de mi departa2mento? En el 2011, compré mi departamento, desde entonces hasta el 2018 su precio se ha duplicado y en el intertanto, se construyó una vivienda asequible de varias unidades a una cuadra de mi casa.

La pregunta entonces es: ¿por qué los precios suben si es que hay vivienda social en mi barrio? La respuesta es porque la fuerza que determina el precio de los bienes raíces no es tanto la proximidad a una vivienda social, sino que la capacidad de la economía local de crear y hacer crecer a los negocios. Desde el 2011 tuve la oportunidad de crear una empresa en Cambridge (Datawheel), en la cual ahora participan más de 20 personas, muchas de las cuales también viven cerca de mi casa.

En resumen, a pesar de saber hoy en día muy poco sobre la realidad de Santiago, mi experiencia viviendo en una ciudad que integra vivienda social e inclusiva es positiva. Ciertamente, hay ciertas precauciones que hay que tomar en la construcción de estos proyectos, por ejemplo, veo que la vivienda accesible y social funciona mejor cuando está compuesta de varios proyectos pequeños, mimetizados e intercalados con el resto de la ciudad y no, de monolitos modernistas.

La vivienda social construida con la lógica modernista de Le Corbusier o Robert Moses, genera barrios dentro de barrios. Estos edificios modernistas (tipo block o torre de alta densidad) muchas veces estigmatizan el sector y a sus habitantes e impiden parte de la integración social, que estos proyectos pretenden alcanzar. Pero evitar la arquitectura modernista en estos proyectos no es lo mismo que evitar los proyectos.

También está claro que la construcción de vivienda asequible no es una panacea. Cambridge genera mucho más empleo que el que las viviendas locales son capaces de acomodar, por lo que política de viviendas asequibles no elimina la necesidad de muchas personas de viajar al trabajo todos los días. La ciudad tiene muchos problemas, pero discutirlos en esta nota, no es el punto.

Al final del día, mi mensaje es de apoyo al proyecto, porque creo entender la falla de mercado que trata de corregir, la segregación social causada por la diferencia en los precios del suelo y, la solución que propone la creación de barrios mixtos que reduzcan los tiempos de viaje e incrementen los vínculos sociales para generar mayor crecimiento económico. Lo de la plusvalía de las casas no debería ser problema, si el proyecto se realiza bien y evita una arquitectura modernista estigmatizante.

Finalmente, la evidencia solo vendrá de los datos. Creo que Lavín está haciendo una propuesta importante y el estudiar los precios de las viviendas en el barrio involucrado, usando todos los controles propios de un buen modelo hedónico, está dentro de las capacidades de los muchos buenos urbanistas chilenos. El tiempo nos dirá cual realmente es el resultado, pero mi experiencia indica, que la hipótesis es probablemente positiva.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV