martes, 11 de diciembre de 2018 Actualizado a las 09:36

Agenda País

Salud

Comer tarde afecta a nuestras bacterias y nos crea problemas metabólicos

por 5 diciembre, 2018

Comer tarde afecta a nuestras bacterias y nos crea problemas metabólicos
ES¡studio plantea que la comida principal debería ser cerca de las 14:00 por el ritmo diario en la microbiota.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Comer tarde repercute en las bacterias de nuestro organismo y eso puede provocar problemas metabólicos e intestinales, inflamación, peor pérdida de peso si seguimos una dieta y obesidad. La investigadora Marta Garaulet, experta en cronobiología, lo ha comprobado en un estudio de la Universidad de Murcia en colaboración con la Universidad estadounidense de Harvard y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

¿Pero qué es comer tarde? Lo ideal es comer entre las 13.30 y las 14.00 horas, señala la catedrática. “Hemos demostrado que hay un ritmo diario en la microbiota”, explica Garaulet. Eso quiere decir que la diversidad de las bacterias cambia a lo largo del día y de la noche. “Y a mayor diversidad, mejor salud”, apunta.

Un cambio de ritmo que han observado en un estudio, publicado en la revista científica The Faseb Journal, centrado en diez mujeres, de 22-23 años y de constitución delgada, que comieron lo mismo, pero una semana a las 14.00 y otra semana a las 17.30 horas.

Este estudio ha contado con la participación de la doctora María Carmen Collado, investigadora del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y del investigador Frank Scheer de la Universidad de Harvard.

“Hemos visto que se invierte completamente el patrón del ritmo de las bacterias que, en solo una semana, se adaptan en su composición, diversidad y abundancia en función de la hora de la comida cambiando así su ritmo”, indica Marta Garaulet en una entrevista con EFE.

Las consecuencias de comer tarde

Ese cambio en la hora de comer de una semana a otra puede tener sus consecuencias fisiológicas en las personas.

“Los ritmos que se asocian a comer tarde son más obesogénicos, más inflamatorios. Y, además, podría explicar en parte por qué cuando las personas comen tarde pierden menos peso en un tratamiento dietético”, señala.

Y sobre todo se observa en las bacterias orales. La saliva es importante porque con ella tragamos millones de bacterias que colonizan el intestino.

“Se ha demostrado, según un estudio reciente publicado en Science” que es bacterias orales que tragamos influyen de forma importante en la inflamación del intestino y en enfermedades como la de Crohn”, indica Marta Garaulet.

“De esta manera estamos explicando por qué comer tarde en la comida principal, en la del mediodía, que supone un 45% de la energía del día, es una entrada masiva de energía y la bacteria se adapta y esa adaptación cuando es muy tarde puede asociarse con problemas metabólicos”.

Por eso se estudia la comida del mediodía en los pacientes, porque es la principal del día. Una costumbre en España, al igual que en Grecia, Italia, Francia y Portugal y que se asocia con una mejor salud metabólica y frente a otros países europeos que dan protagonismo a la cena.

Las respuestas pendientes

Según Marta Garaulet, lo ideal es comer entre las 13.30 y 14.00. Pero todavía hay incógnitas que están pendientes de resolver.

“La gran pregunta es si depende del tiempo de ayuno desde el desayuno, si depende de la hora real del día o de tu reloj biológico ya que hay gente que tiene el cronotipo tardío y comer a las tres de la tarde, en su reloj biológico, es como comer a la una de la tarde para otros”, manifiesta la experta en cronobiología.

“No es tan sencillo, pero en general -añade- se puede decir que comer después de las tres es muy tarde para una comida fuerte y estamos viendo que puede repercutir en problemas metabólicos y, sobre todo, en la pérdida de peso, no solo en dietas de adelgazamiento sino también en sujetos que se han operado en obesidad mórbida”.

En estos casos, según se ha visto en los estudios, los que perdieron poco peso el primer año después de la operación, en un 70% comían después de las tres, mientras que los que pierden peso desde el principio y lo mantienen comen mucho más temprano a mediodía.

Mientras la ciencia resuelve estas dudas, hacer la comida antes de las tres y que está sea la de mayor ingesta calórica del día se convierte en las opciones más saludables para nuestro organismo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV