viernes, 24 de mayo de 2019 Actualizado a las 15:45

Agenda País

Salud

Nuevo biomaterial para implantes que compite contra el titanio y la silicona llegó a Chile

por 5 mayo, 2019

Nuevo biomaterial para implantes que compite contra el titanio y la silicona llegó a Chile
El polímero biocompatible logra mejores resultados a nivel tisular, estético y en la disminución de porcentajes de rechazo, el que se utiliza a nivel mundial, teniendo hoy presencia en nuestro país, específicamente en el área de implantes craneofaciales.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuando una persona nace con una extremidad menos o una malformación ósea, un implante puede cambiar su calidad de vida enormemente. Sin embargo, este proceso de adaptación conlleva algunos obstáculos que deben enfrentar, como lo son los efectos secundarios que estos implantes pueden traer consigo.

Desde un rechazo total hasta raspones, apretones y daños en la parte del cuerpo a la que se adhiere, son las consecuencias de algunos implantes, en su mayoría, hechas de titanio y silicona. Ante estos problemas, se creó un nuevo material llamado Peek, el que se destaca por ser un polímero de alto rendimiento, con características biomecánicas similares al tejido óseo y de alta tolerancia química.

Este material se utiliza en la industria médica desde hace aproximadamente 20 años, para la rehabilitación de columna o cadera, donde aquellos chilenos que deseaban optar por esta tecnología debían buscarla en el extranjero. Sin embargo, este material ha llegado al país gracias a Arcomed, laboratorio nacional que trabaja este polímero para fabricar implantes reconstructivas de rostro.

“La efectividad de este material radica en sus características biocompatibles y en el diseño exacto. Tenemos un software de diseño implanto protésico belga que tiene certificación FDA, considerado como el más potente y preciso sistema, en donde se hace un bosquejo del implante completamente personalizado y hecho a la medida del paciente”, explica Ilan Rosenberg, director de Arcomed.

A bajo costo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como tecnología de asistencia a “todos los sistemas y servicios relacionados con la utilización de productos de asistencia y la prestación de servicios al respecto”. Algunos de los más destacados productos de asistencia son audífonos, sillas de ruedas e implantes, teniendo acceso a ellos sólo una de cada 10 personas de los mil millones de individuos que los necesitan.

Una de las razones que prima en esta falta de acceso es lo costoso que puede llegar a ser adquirir un producto de asistencia. Si bien “el Peek es el material más costoso del mercado, al nosotros ser fabricantes nacionales hemos sido capaces de ofrecer un producto de la misma calidad y estándar de nivel internacional, a un precio adecuado al mercado chileno”, sostiene Rosenberg.

Menos tiempo en pabellón

El director de Arcomed comenta que, al tratarse de un implante personalizado, el cirujano trabaja menos tiempo en el pabellón y la recuperación post operatoria resulta más rápida de lo normal. “Se agiliza mucho el tiempo y el dinero porque como son implantes hechos a la medida del paciente, la colocación y adaptación de éstas es rápida, lo que genera una disminución del valor monetario que puede ser parcialmente cubierto por un código de Fonasa y de Isapres”, agrega.

Sumado a ello, el laboratorio cuenta con autorización del Instituto de Salud Pública de Chile y de Seremi. Rosenberg recalca haber ido “más allá de lo que la ley nos exige, y eso es porque queremos mantener un estándar mundial y no nos conformamos solamente con estar certificados en Chile”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV