domingo, 18 de agosto de 2019 Actualizado a las 14:18

Agenda Innovación

Presentado por:

Innovación

El proyecto nacido en Chile que permite visualizar distintos niveles de contaminación en una misma comuna

por 12 agosto, 2019

El proyecto nacido en Chile que permite visualizar distintos niveles de contaminación en una misma comuna
Hasta calles con solo metros de distancia tienen distintas concentraciones de polución. Eso confirmó un equipo de investigadores mediante un dispositivo que describe en un mapa los niveles de contaminación de una ciudad.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El 2018, la OMS publicó un ranking de las ciudades más contaminadas de América. Dentro del top 20 se encontraban seis ciudades chilenas; Coyhaique ocupaba el número uno de la tabla. Durante invierno, es común ver postales de la ciudad austral atiborrada por una nube de polución. ¿Pero y si esa contaminación no fuese tan homogénea como se ve en las fotos? ¿Y si hubiesen concentraciones variantes en distintos sectores de la comuna, e incluso en diferentes calles? Esto lo probó con éxito un proyecto que visualiza digitalmente los niveles de contaminación.

La iniciativa surgió el 2014, a manos del equipo de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Desarrollo. Para medir los niveles de polución, el grupo se vale de sensores portátiles, que dirigen la información recolectada a un equipo remoto, donde se generan mapas que visualizan la contaminación.

Los mapas tienen distintas variantes. “En uno se presentan los máximos y mínimos y una variante de color. Por ejemplo, los valores mínimos de esa implementación están en un color más azul. Mientras más se van acercando a los rojos es el máximo de su implementación”, indicó a El Mostrador el líder del proyecto, Camilo Rodríguez.

“Después tenemos un mapa que contiene las unidades de material particulado (MP). La diferenciación de color está asociado a temas de salud, que son distintas concentraciones fijadas desde la OMS y las instituciones chilenas, como concentraciones que están en nivel de alertas o en nivel de salvaguardas o en nivel extremo”, agregó el investigador.

Una de las mayores particularidades del proyecto es que los monitoreos se realizan de forma colaborativa. Vecinos voluntarios de la ciudad transitan con los sensores en distintos puntos de la comuna para recabar información.

Polución en Coyhaique

Durante julio, el equipo conformado por Rodríguez, Zoe Fleming y Pablo Ortiz-Baeza hizo monitoreos colaborativos en Coyhaique. Justamente en el mes más crítico en términos de calidad ambiental, el grupo de expertos y voluntarios recorrieron la ciudad en distintas horas y calles. Como era de esperar, la contaminación no era homogénea en todas esas variables.

“Las horas del día realmente tienen una influencia en lo que un lugar geográficamente tiene como disposición a la contaminación”, mencionó Rodríguez. Por su parte, “las calles pueden tener distintos niveles (de contaminación) aunque estén separadas de unos cuantos metros”.

“También notamos -prosiguió- una influencia puntual de comportamientos humanos. En las mañanas hay cierto momento en donde se nota que hay actividad en las casas y empieza haber uso de leña. Empiezan aumentar estos niveles y luego vuelven a bajarse. Esas fueron cosas que también se pudieron mostrar”.

De todas las ciudades que han monitoreado, Coyhaique ha sido la más contaminada. A pesar de eso, el equipo señala que en varios momentos del día se presentaron bajos niveles de polución, y no un alza permanente en la afectación de la calidad del aire.

Monitoreo realizado en Coyhaique

“En determinados momentos, Coyhaique ha presentado niveles de contaminación muy muy altos y sostenidos en superficie y tiempo. Pero básicamente todas las ciudades son ambientes altamente heterogéneos y justamente nuestro acercamiento nos permite entender más bien no clasificar las ciudades por un solo valor, sino por cómo se distribuyen y como son distintas por su misma geografía, su mismo comportamiento como ciudad y el tiempo”, explicó el investigador de la Universidad del Desarrollo.

En el extranjero

Recientemente, una ONG londinense posó su atención en el proyecto. ¿La razón? El método colaborativo de la iniciativa.

“Para nosotros fue una sorpresa. Inglaterra es de los países más avanzados en términos de entender los procesos de monitoreo de la calidad del aire. El acercamiento participativo que nosotros proponíamos ellos prefirieron buscarlo acá. Al ser participativo también lo hace un proyecto único”, finalizó Rodríguez.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV