viernes, 30 de octubre de 2020 Actualizado a las 20:43

Agenda Saludable

Presentado por:

Salud

Hiperhidrosis: el problema de transpirar más de lo que el organismo necesita

por 24 enero, 2020

Hiperhidrosis: el problema de transpirar más de lo que el organismo necesita
La excesiva sudoración es una patología que puede incomodar y afectar mucho la calidad de vida de las personas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La sudoración normal tiene por objetivo favorecer la eliminación de calor a través de la piel, y gracias a esto, controlar la temperatura corporal. Sin embargo, algunas personas sufren de hiperhidrosis: una sudoración excesiva o mayor a lo que el organismo necesita. Esto, debido a un estímulo aumentado del sistema nervioso simpático, el que contiene las fibras nerviosas que controlan la secreción de las glándulas sudoríparas del cuerpo.

“La hiperhidrosis tiene un impacto muy significativo en la calidad de vida de los pacientes. Hay personas que abandonan sus estudios o trabajo debido a que presentan dificultad para relacionarse con sus pares o con otras personas; no pueden manipular documentos o instrumentos, mojan la ropa o les transpira continuamente la cara. Pueden incluso aislarse en su domicilio para no interactuar ni siquiera con sus familiares”, explicó el médico José Ortega, cirujano de tórax de Clínica Bupa Santiago y especialista en esta condición.

Asimismo, existen dos tipos de hiperhidrosis: la secundaria (generalizada), que afecta a todo el cuerpo y habitualmente es producto de otra enfermedad, y la hiperhidrosis primaria (habitualmente localizada), cuya causa es desconocida y que puede afectar la cara, las manos, las axilas o los pies (o una combinación de éstos). Además, existe el rubor facial patológico; cuadro en el cual los pacientes se ruborizan en forma excesiva ante pequeños estímulos, o sin causa evidente, alterando sus relaciones sociales.

Entre un 2% y 3% de la población padece la patología, y habitualmente se inicia en la infancia o pubertad. Aunque su origen es incierto – puede presentarse en forma espontánea e intermitente sin un gatillante –, se cree que existe una relación con el estrés emocional. Por su parte, afecta más a mujeres que a hombres, donde hasta un 40% de los pacientes que sufren de hiperhidrosis tienen un familiar que también lo padece.

Elección del tratamiento determina resultado

A veces la sudoración puede deberse a una infección mixta por hongos o bacterias, y se puede controlar con medicamentos. En caso de ansiedad, terapia sicológica o con ansiolíticos pueden aliviar los síntomas.

Los principales tratamientos disponibles son algunas soluciones antitranspirantes que pueden incluir una solución de cloruro de aluminio o de metenamina. Eso sí, en la mayoría de los casos es necesario recurrir a otros tratamientos como la iontoforesis, técnica que introduce en la piel sustancias que inhiben la transpiración a través de corriente eléctrica.

Además, la toxina botulínica, más conocida como Botox y que se aplica de forma local intradérmica ha mejorado la condición con gran efectividad. Sus efectos se mantienen en torno a siete meses.

Entre sus inconvenientes destacan su elevado precio, el dolor que ocasiona en determinadas zonas y su duración limitada. Los especialistas recomiendan una segunda aplicación cuando se empiece a notar una vuelta a la sudoración excesiva, lo que suele ocurrir pasados entre cuatro y nueve meses.

También existen soluciones con una cirugía local que elimina de forma definitiva de las glándulas sudoríparas de una zona concreta mediante un curetaje subcutáneo.

La efectividad de la simpatectomía

Una de las soluciones más aprobadas es la simpatectomía. “Existen múltiples tratamientos, desde alternativas tópicas, medicamentos anticolinérgicos, iontoforesis o toxina botulínica. Todos tienen mala adherencia y son reversibles, incluso algunas con efecto rebote. Además, en general tienen un costo económico elevado. El tratamiento que ha tenido mejores resultados a largo plazo es la simpatectomía torácica; una cirugía mínimamente invasiva que se utiliza para manejar la hiperhidrosis craneofacial, palmar y axilar, así como el rubor facial. Es importante señalar que no es aplicable para los pacientes que tienen sólo hiperhidrosis plantar (de los pies)”, plantea el doctor Ortega.

La simpatectomía torácica consiste en un procedimiento quirúrgico donde se secciona la cadena simpática, que lleva los nervios encargados de estimular las glándulas sudoríparas en ambas cavidades torácicas; es decir, son dos cirugías secuenciales en el mismo procedimiento.

Se realiza con anestesia general y se utilizan dos pequeñas incisiones en cada axila. Dura cerca de una hora, requiere hospitalización de un día y el resultado se aprecia desde que el paciente despierta de la anestesia.

“Gran parte de los pacientes que cumplen con los criterios de la cirugía decide operarse, especialmente aquellos que tienen una alteración de su vida habitual. Es muy importante que aquellos que deciden operarse conversen con su cirujano tratante en relación a la principal complicación de la cirugía, que es la sudoración compensatoria, dado que es un procedimiento irreversible”, agregó el especialista.

La sudoración compensatoria es el aumento de la sudoración en otra parte del cuerpo luego de la simpatectomía. Se desconoce el motivo por el cual ocurre y se presenta hasta en el 60% de los pacientes. Sin embargo, la mayoría de ellas es leve y los pacientes pueden manejarla.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV