lunes, 19 de octubre de 2020 Actualizado a las 21:34

Agenda Saludable

Presentado por:

Salud

Malos hábitos alimentarios en cuarentena pese a caída en ventas de comida rápida

por 27 mayo, 2020

Malos hábitos alimentarios en cuarentena pese a caída en ventas de comida rápida
Durante el encierro un posible aumento del consumo de comidas ricas en carbohidratos o “reconfortantes” pudiese contribuir al aumento del peso. Hogares que han podido se han sobreabastecido de alimentos y agua”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las ventas de comida de comida rápida a nivel nacional registraron una caída de 10,7%, según estudios realizados por el Departamento de Estudios la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CNC). El delivery no ha significado mantener los ingresos del comercio físico y solo las ventas de supermercados se han disparado en respuesta a las restricciones propias de la cuarentena.

Pero pese a la caída en "comida chatarra", la evidencia demuestra que las personas en periodos de confinamiento pueden tener mayor ingesta de calorías en base a carbohidratos. Uno de los factores que contribuye a ello es el consumo de “comidas reconfortantes” que son en base a azúcares. Además, el “aburrimiento” incentiva la mayor ingesta de alimentos; por lo tanto de calorías. Por otra parte, se puede presentar trastorno del sueño que produce mayor ingesta de alimentación nocturna.

Para Alejandra Parada, docente de la carrera de Nutrición y Dietética UC, existen varios fenómenos en relación a la conducta alimentaria que se conjugan en momentos de pandemia, uno de ellos es con respecto a la compra de alimentos. “Estudios revelan que las personas tienden a almacenar comida en estos periodos, y quienes tienen la posibilidad de pagar por comida extra, acumulan más de lo que necesitan, conduciendo a las denominadas compras por pánico”, explica la nutricionista.

Además la actividad física relacionada a la rutina diaria y transporte al lugar de estudio o trabajo, genera un gasto extra de energía que puede ser entre un 10 a 30% de las calorías totales, situación que en tiempos de confinamiento no sucede. Así, este aspecto puede ser relevante en el alza de peso en periodos de cuarentena.

Alimentación desbalanceada

Entre las preocupaciones relacionadas con la alimentación que presentan las personas en periodos de cuarentena, se apunta a identificar aquellos alimentos que mejoran la inmunidad y aquellos que consumir para no subir de peso. En este sentido, la disminución en la venta de comida rápida, puede no necesariamente favorecer de la baja de peso, pero sí en cambios de hábitos alimentarios al tener qué cocinar en su casa. Además es relevante continuar con la actividad física en la casa para evitar el alza de peso, con actividades como hacer aseo, ver videos de baile o ejercicios parar realizarlos en la casa.

Con respecto a nutrientes específicos o combinaciones de nutrientes que pueden afectar el sistema inmune, se sabe que las deficiencias nutricionales de energía, macro y micronutrientes específicos se han asociado con una función inmune deprimida y aumento de susceptibilidad a la infección. Por ello una alimentación balanceada es importantes para mantener la función inmune y así evitar deficiencias de los nutrientes que juegan un rol esencial en la diferenciación, activación e interacción de células inmunes.

La especialista insiste en la necesidad de establecer horarios de comida y cocinar en base a alimentos más saludables y menos procesados, planificar la alimentación para una semana, generar tiempos de comida definidos: 3 comidas importantes al día. Destinar un tiempo de comida o colación como lo haría en el trabajo, evitando comer frente al televisor o pantalla del computador. Consumir colaciones como frutas o lácteos, y evitar snacks como papas fritas, galletas, chocolates, ya que contienen grandes cantidades de energía, azúcar y grasas saturadas. Mantener un estilo de vida saludable de ejercicio y dormir, sin realizar comidas nocturnas.

Recomendaciones de higiene de alimentos

Hasta el momento no se ha demostrado que la transmisión de SARS-CoV-2 ocurra a través de la alimentación, pero se debe tener precauciones al comprar alimentos para prevenir la propagación viral.

La estabilidad de los coronavirus en el medio ambiente depende de varios factores, como la temperatura, la humedad del aire y las condiciones de la superficie, así como las cepas de virus específicas y cantidad de virus. En general, los coronavirus humanos no son particularmente estables en superficies secas, según la EFSA (European Food Safety Authority).

La inactivación en condiciones secas generalmente ocurre dentro de un periodo de unas pocas horas a un par de días. Pruebas de laboratorio iniciales realizadas por un grupo de trabajo estadounidense para el nuevo tipo de coronavirus SARS-CoV-2 muestra que puede permanecer infeccioso hasta 3 horas como aerosol, 4 horas en superficies de cobre, 24 horas en cartón y hasta 2-3 días en acero inoxidable y plástico después de una fuerte contaminación.

Los coronavirus no pueden multiplicarse en comida, ya que necesitan un animal vivo o un huésped humano para esto. Como los virus son sensibles a calor, el riesgo de infección también puede reducirse aún más calentando los alimentos.

En los virus como el coronavirus, en los que el material genético está cubierto por una capa de grasa (capa de lípidos), reaccionan de manera sensible a las sustancias que disuelven la grasa, como los alcoholes o agentes tensioactivos, que están contenidos en jabones y detergentes para lavar platos. Aunque todavía no hay datos específicos disponibles para el SARS-CoV-2, es muy probable que estas sustancias dañen la superficie del virus y lo hagan inactivo. Esto se aplica en particular si los platos se lavan y secan en un lavavajillas a 60 grados centígrados o más.

Los coronavirus generalmente pueden llegar a los alimentos a través de una persona infectada que estornuda o tose directamente sobre ellos. Por ello para protegerse de la transmisión del virus, es de vital importancia observar las reglas generales de higiene diaria tales como, lavarse las manos regularmente y mantener las manos alejadas de la cara y usar mascarilla. Al preparar frutas y verduras se deben observar las reglas generales de higiene, que incluyen lavado minucioso de los alimentos y frecuente de manos durante la preparación y manipulación de alimentos.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV