martes, 1 de diciembre de 2020 Actualizado a las 21:26

Agenda País

Opinión

¿Tienen las personas y empresas un “respaldo humano” para esta crisis?

por 13 noviembre, 2020

¿Tienen las personas y empresas un “respaldo humano” para esta crisis?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En términos empresariales o de negocio, existe un criterio llamado “N-1” para referirse al respaldo, reemplazo o back up de diversos cargos. Sobre todo los gerenciales y puestos claves de una organización, por lo que siempre como empresario, he intentado aplicar este criterio. Es una forma consciente de valorar a cada recurso humano, y luego saber y comprender lo grave que puede llegar a ser quedarse sin una persona tan importante (por licencia, viaje, enfermedad, vacaciones o despido) para nuestra empresa.

Esos vacíos o pérdidas sin duda son muy dolorosas y perjudiciales. Pero en el caso de la organización o empresa, esto puede equivaler a dañar seriamente la gestión comercial, financiera u operativa. Una persona que concentre una alta información clave y que de un día para otro no regrese a su trabajo, ineludiblemente generará la pregunta: ¿quién más sabe hacer ese trabajo? La respuesta, por lo general, es nadie, ya que muy pocas empresas en forma consciente, preparan de buen a forma al N-1 (o “respaldo humano”).

Hoy por hoy, me pregunto si toda empresa analiza esta buena práctica, ya que con el teletrabajo, se hace mucho más necesario que las personas tengan su respaldo operacional humano o N-1 asignado. Todo en modo remoto es más complejo. Se caen o dañan los equipos, se pierde la señal por horas o días, se enferma un trabajador y queda fuera de colaboración, y quien pierde obviamente, es la empresa. Ahora, la gestión de preparar al N-1 como back up de un cargo específico no es tan compleja. Por lo general, es bueno motivar y/o incentivar al N-1 en relación a que su cargo principal (para el que fue contratado) es tan importante para la empresa como el que ejercerá de respaldo.

Este modelo también se puede y debe aplicar para las personas dentro de la familia. En estos tiempos de crisis, se debería definir un N-1 o “respaldo” del proveedor principal, ya que esta pandemia es brutal y no avisa en que nos afectará (en una semana podemos estar incapacitados laboralmente). Por esta razón, es recomendable realizar tareas simples con nuestro N-1 o “respaldo” (que podría ser la esposa, el esposo, un hijo, un tío, etc) como liberar información de nuestras claves bancarias y transparentar nuestra realidad financiera y comercial, hablar de nuestro trabajo, emprendimiento o empresa, explicar quiénes son nuestros clientes, quienes nos deben facturas, así como nuestras principales deudas con acreedores y proveedores.

En resumen, hacer una planilla que quede guardada con una clave y que nuestro N-1 esté informado en caso de urgencia y así darle continuidad operacional a la familia. Se deben hacer tales acciones, además de informar que bienes o activos tenemos pagados y los que aún debemos. Muchas veces, los seres queridos del núcleo familiar ni siquiera saben lo que hace el principal proveedor del grupo. Luego pasan meses o años hasta regularizar toda la situación familiar, sin contar el riesgo de perder en este proceso, algunos activos o bienes importantes. Es evidente que se vienen cambios y necesitaremos que todos colaboremos para empujar y trabajar con el objetivo de cuidar nuestro patrimonio y respaldarnos y apoyarnos mutuamente en la empresa y la familia.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV