jueves, 15 de abril de 2021 Actualizado a las 23:57

Agenda Saludable

Presentado por:

Sociedad

Los acuerdos prenupciales hacen furor entre los millennials

por 2 noviembre, 2016

Los acuerdos prenupciales hacen furor entre los millennials
En vez de enfocarse en pensiones alimenticias y dinero heredado, éstos apuntan a proteger la propiedad intelectual, como películas, canciones, guiones, software, aplicaciones e incluso ideas de conceptos tecnológicos que están por ejecutarse. Los bienes raíces, el gran unificador de las parejas casadas de todas las edades, también se incluyen comúnmente en este tipo de contratos.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Es bastante sabido que los milenarios valoran más las experiencias que las posesiones, pero la tendencia más reciente en los acuerdos prenupciales muestra que esta generación también es partidaria de proteger lo que tienen en mente, más que solamente sus billeteras. El número de milenarios que buscan acuerdos prenupciales está en aumento a nivel nacional en Estados Unidos, y son sus pensamientos e ideas lo que las parejas desean proteger en caso de una amarga ruptura.

Un poco más de la mitad de los abogados matrimoniales registraron un aumento entre los clientes milenarios que solicitaron acuerdos prenupciales durante los últimos tres años, según una encuesta entre 1.600 abogados, realizada por la Academia Estadounidense de Abogados Matrimoniales (American Academy of Matrimonial Lawyers). Los resultados no sólo se aplican a los millennials: cerca de un 62 por ciento de los encuestados dijeron que los clientes de todas las edades que solicitan acuerdos prenupciales están aumentando cada vez más. Pero se ha registrado un aumento notable entre las personas de 18 a 35 años que firman este tipo de contratos en comparación con la generación anterior.

“Los milenarios están envejeciendo y enriqueciéndose”, dijo Randall Kessler, abogado de familia radicado en Atlanta que se especializa en divorcios. “Los acuerdos prenupciales solían usarse para familias de antigua fortuna, pero actualmente los acuerdos prenupciales sirven para otras cosas, como para salvaguardar bienes inmateriales”. Hace una década, solamente un 5,0 por ciento de los acuerdos prenupciales con los que la firma de Kessler trabajaba eran destinados a clientes milenarios. Hoy en día, dicha cifra supera el 25 por ciento.

Los acuerdos prenupciales para clientes milenarios han ido en aumento durante varios años en Buchanan Ingersoll & Rooney, dijo el abogado Barry Slotnick. Este grupo demográfico, explica, está más preocupado por su futuro fiscal y están plenamente conscientes de los índices de divorcio, induciendo a los milenarios a componer cada vez más acuerdos prenupciales.

En vez de enfocarse en pensiones alimenticias y dinero heredado, los acuerdos prenupciales solicitados por millennials apuntan a proteger la propiedad intelectual, como películas, canciones, guiones, software, aplicaciones e incluso ideas de conceptos tecnológicos que están por ejecutarse. Los bienes raíces, el gran unificador de las parejas casadas de todas las edades, también se incluyen comúnmente en este tipo de contratos.

Estos acuerdos prenupciales de la nueva escuela “contienen un lenguaje que abarca el futuro de las cosas que aún no existen”, explicó Steven Kirson, abogado especializado en divorcios que se encontró por primera vez con un milenario solicitando este tipo de acuerdos prenupciales hace seis años.

“Creo que hay un aumento en el enfoque sobre la creación de algo, ya sea en la forma de propiedad de intelectual o de un negocio que podría establecerse en el futuro”, dijo Michael Mosberg, socio de Aronson, Mayefsky & Sloan, LLP, firma de abogados especializados en derecho familiar que también ha registrado un mayor número de milenarios que solicitan acuerdos prenupciales durante los últimos cinco años. “Quieren proteger esa idea”.

El intento de proteger ideas potencialmente rentables pero que todavía no existen no es una tarea sencilla, desde el punto de vista legal. Kessler ocasionalmente consulta con otros abogados para asegurarse de que el acuerdo prenupcial con el que trabaja su equipo identifique y valore el activo intelectual de manera correcta. “¿Cómo saber que algo realmente vale la pena?” se pregunta Kessler sobre las ideas que los milenarios intentan proteger. “Es un área gris”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV