sábado, 25 de junio de 2022 Actualizado a las 07:01

ft weekend

Presentado por:

FT Weekend

La guerra comercial de los nuevos fármacos que mejoran las expectativas de pacientes con cáncer

por 8 abril, 2017

Financial Times
La guerra comercial de los nuevos fármacos que mejoran las expectativas de pacientes con cáncer
En los primeros dos meses del año, la venta de Keytruda en EE.UU. saltó a aproximadamente $260 millones de dólares, un 80 por ciento de aumento comparado con el mismo período de 2016 de acuerdo a la IMS Health, un proveedor de información que monitorea las ventas de medicamentos.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Por David Crow *

Las ventas de un fármaco del laboratorio Merck que convierte al cuerpo en un arma en contra el cáncer se han disparado rápidamente. Esto sucede luego que lo grupos farmacéuticos de Estados Unidos redujeran la participación en el mercado de una compañía rival del mismo rubro.

Keytruda es parte de un nuevo tipo de medicinas conocidas como inmunoterapias que han mejorado ostensiblemente las probabilidades de algunos pacientes con cáncer.

Los medicamentos funcionan liberando las barreras del sistema inmune, permitiéndole al cuerpo atacar las células del tumor y extendiendo la vida de los pacientes por muchos más meses o años de los que los médicos esperaban.

En los primeros dos meses del año, la venta de Keytruda en EE.UU. saltó a aproximadamente $260 millones de dólares, un 80 por ciento de aumento comparado con el mismo período de 2016 de acuerdo a la IMS Health, un proveedor de información que monitorea las ventas de medicamentos.

Los doctores han comenzado a prescribir más recetas para adquirir el medicamento luego que los reguladores estadounidenses y de Europa establecieron que podía ser administrado a algunos pacientes con cáncer de pulmón que no han sido tratados aún con quimioterapia.

Ummer Raffat, un analista de Evercore ISI, el banco inversionista, plantea que las cifras sugieren que Merck estaba en camino de superar las expectativas de Wall Street por las ventas de Keytruda durante el primer trimestre.

Mientras los analistas esperan que las ventas en Estados Unidos de Keytruda sean aproximadamente de $360 millones de dólares el primer trimestre, las más recientes cifras insinúan ingresos cercanos a los US$100 millones.

Merck ha ido tomando rápidamente la participación en el mercado de Bristol-Myers Squibb, compañía que creó una inmunoterapia para competir con Keytruda conocida como Opdivo, dándole a la empresa farmacéutica de New Jersey un nuevo impulso en la carrera por ganar nuevos pacientes.

Hasta el año pasado, Bristol Myers había sido el líder indiscutible en inmunoterapia después de que Opdivo fuera aprobado para ser usado en pacientes con cáncer de pulmón con tratamiento en segunda línea (aquellos que habían probado la quimioterapia pero que ya no respondían al tratamiento).

Imagen de un spot de Opdivo, del laboratorio Bristol-Myers Squibb.

Las ventas de Merck fueron reducidas debido a la aprobación limitada de Keytruda, la cual estipulaba que la medicina sólo debería ser usada en un subconjunto de pacientes que tengan más probabilidades de responder correctamente al medicamento.

Sin embargo, la mayor oportunidad para ambas compañías fue la posibilidad de tratar a un grupo más grande de pacientes con cáncer de pulmón con tratamiento en primera línea que no han experimentado quimioterapia. La Sociedad Americana de Cáncer estimó que aproximadamente 222.500 personas serían diagnosticadas con la enfermedad este año.



Pero las ambiciones de Bristol-Myers en el mercado de primera línea se arruinaron durante el verano de 2016 luego de que Opdivo suspendiera una prueba clínica cara a cara en donde se compararía la medicina con la quimioterapia.

Las esperanzas de un rápido regreso fueron posteriormente acalladas a principios de este año luego que Bristol-Myers consideró poco probable que pudiera ganar la aprobación temprana por una terapia de combinación que mezclara a Opdivo con una de sus medicinas más antiguas.

Una publicidad de Keytruda que circula en redes sociales.

Contrariamente, Merck había conseguido el visto bueno para utilizar Keytruda en pacientes con cáncer de pulmón con tratamiento en primera línea, aunque su uso es limitado para aquellos pacientes cuyos tumores resultan positivos para un “biomarcador” o una prueba biológica que indique que tienen más probabilidades de responder al tratamiento.

En contraste a la alta demanda de Keytruda, las ventas de Opdivo en Estados Unidos aumentaron 0.7 por ciento en los primeros dos meses de este año, de acuerdo a el IMS Health, a aproximadamente $448 millones de dólares.

Recientemente, una gran cantidad de empresas farmacéuticas también han asegurado la aprobación en Estados Unidos y Europa para sus inmunoterapias, incluyendo a Roche, Pfizer y Merck de Alemania. AstraZeneca está también desarrollando su propia versión, llamada Durvalumab.


* Traducido por Daniela Monsalves, Traducción Inglés Español Universidad Arturo Prat de Iquique (UNAP).

Síguenos en El Mostrador Google News

Financial Times

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV