miércoles, 26 de enero de 2022 Actualizado a las 15:43

Destacado

#LeyAntonia: Ni Una Menos apoya creación de ley integral de violencia contra la mujer que incluya pololeo e inducción al suicidio

por 6 marzo, 2017

#LeyAntonia: Ni Una Menos apoya creación de ley integral de violencia contra la mujer que incluya pololeo e inducción al suicidio
El pasado fin de semana, la coordinadora nacional de la agrupación contra la violencia de género se reunió con algunas representantes de Concepción para ayudar a la madre de la joven que se suicidó hace unas semanas en el departamento de su pololo, con el camino legal a seguir para concretar su anhelo de una ley que lleve el nombre de su hija.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Fran Gaete es psicóloga y es de Concepción. Además trabaja hace más de cuatro años en el Sernam. Por eso no fue raro que las primas de Antonia, amigas de infancia de Francisca, decidieran acercarse aproximadamente en junio de 2016 a ella, preocupadas por lo que estaba pasando con su prima. Se habían dado cuenta que estaba en una relación violenta. “Consuelo (madre de Antonia) en ese entonces tenía una mirada muy distinta a la que tiene ahora. Ahora tiene una perspectiva de género y entiende que lo que nos pasa a las mujeres y no porque lo provocamos, no porque somos locas o somos feas”, cuenta Gaete, quien fue la encargada de reunirse el pasado fin de semana con la coordinadora Ni Una Menos Chile, quienes están en la búsqueda de una ley integral de violencia contra las mujeres, que incluya las violencias en el pololeo y a inducción al suicidio como un feminicidio.

“El sábado nos reunimos en una nueva asamblea de la coordinadora Ni Una Menos Chile, en ese contexto compañeras de la comisión de leyes se juntaron con compañeras de Concepción para discutir la Ley Antonia y los límites del nuevo proyecto de ley que está impulsando Bachelet”, explica Bárbara Brito, vocera de la coordinadora en nuestro país.

“Hasta ahora la ley contempla como femicidios sólo aquellos crímenes que se dan dentro de una relación conyugal, nosotras plateamos que es necesario la ampliación de la ley, que puedan ser considerados como femicidios todos los crímenes de odio a las mujeres por ser mujeres.

Junto con ello planteamos la necesidad de una Ley de Emergencia que pueda prevenir y que con el cobro de impuestos progresivos a las grandes riquezas pueda financiar casas de acogida, psicólogos y todo lo necesario para que la mujer rompa con la dependencia económica que es generalmente la razón por la cual la violencia machista termina en femicidios”, profundiza.

 “Me he dado cuenta que ese es un patrón que se da mucho en el pololeo, cuando hay mucha pasión, mucho apego, mucho amor romántico. No hay dependencia económica todavía, pero sí hay dependencia emocional muy importante".

Claro que Fran deja bien claro que en el caso de Antonia no era dependencia económica lo que había, sino más bien dependencia emocional, algo más común cuando se trata de relaciones puertas afuera. De hecho, cuando la buscaron el año pasado, lo que pretendían era ayudar a Antonia sin que se arrancara. “Me he dado cuenta que ese es un patrón que se da mucho en el pololeo, cuando hay mucha pasión, mucho apego, mucho amor romántico. No hay dependencia económica todavía, pero sí hay dependencia emocional muy importante. No queríamos generar esos episodios en que se iba por semanas para estar con su pololo”, relata.

Llegó el episodio del 9 de diciembre, la única vez que Antonia denunció. “En ese momento la prima, Camila, decide escribir una carta con autorización de Antonia, que se masificó rápidamente en las redes sociales y que generó una controversia entre la gente que apoyó a uno y otro lado. Tras eso, Antonia pidió por fin ayuda y la puse en contacto con el Centro de la Mujer de Chiguayante, les mandé un correo pidiendo que pusieran particular atención al caso porque percibía que había mucha dependencia emocional, que es lo más difícil de manejar. Y empezaron el proceso. Mientras hicieron la denuncia en Fiscalía por lesiones surgió el primer vacío legal: para poder considerar violencia intrafamiliar lo que sufrió Antonia tienen que cumplirse ciertas características, como la convivencia, pero ella se quedaba sólo algunas semanas con él. No había un proyecto en común que es lo que pide la ley”, explica Fran para aclarar en algo lo complejo de este tipo de casos.

¿Si Antonia sabía que él era violento, por qué volvía con él? “Esa es la eterna cuestión entre quienes trabajamos en este tema. En términos teóricos, la mujer vuelve por promesas de cambio y porque hay un gran manejo de manipulación y de muchas culpas, porque la sociedad entera siempre culpa a la mujer de alguna forma”, puntualiza la psicóloga y continúa con una cronología de los hechos que terminaron en la muerte de Antonia. “Pasó un tiempo, Antonia ingresa al centro de la mujer y tiene las primeras sesiones con el equipo. Entonces lo que sucede es que hay un transcurso de dos semanas en que ella vuelve con él y nadie sabía, o, al menos, nadie en su círculo de apoyo. En ese contexto se da esta situación que está en investigación, de la cual aclaro, no soy parte porque pedí alejarme por cercanía, porque estoy apoyando a la abogada y porque además yo quiero seguir luchando de modo personal más allá de lo que se pueda hacer de forma estatal”, acota.

Y es por eso que Fran Gaete se unió a la comisión jurídica de Ni Una Menos, a la que ayudará como representante de la familia y amigos de Antonia y como psicóloga. “Ahora estamos en esta lucha por la Ley Antonia y en ese contexto me reuní con las abogadas de Ni Una Menos. Esta lucha de la Antonia ha sido muy potente porque somos muchas y muchos y podemos hacerlo. Pero estas reuniones son de muchas luchas, entonces la lucha ha mutado a muchos temas. La idea es que esta ley contemple la violencia de género en todas sus manifestaciones: acoso sexual callejero, violencia ginecobstétrica, violencia en el pololeo, violencia entre mujeres lesbianas, crímenes de odio a las diversidades sexuales, feminicidio en todas sus formas y no sólo en los femicidios íntimos, inducción al suicidio, tortura, mutilación genital, matrimonio a menores de edad, incesto, abuso sexual, violación, trata. Argentina, Nicaragua y Bolivia tienen leyes integrales”, explica Fran con la mira puesta en el año legislativo que recién comienza.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día