lunes, 18 de enero de 2021 Actualizado a las 01:51

Tenía miomas

Extirpación del útero: ¿Cuándo es necesario y cuáles son los riesgos de la drástica decisión de Titi García Huidobro?

por 23 diciembre, 2017

Extirpación del útero: ¿Cuándo es necesario y cuáles son los riesgos de la drástica decisión de Titi García Huidobro?
La histerectomía significa para algunas perder ciertas femineidad, aunque otras encuentran que es la mejor opción a los sangrados y molestias abundantes.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Esta semana, Titi García Huidobro se sometió a una operación para extirpar su útero, luego de que le fueran detectados varios miomas.

“Tenía muchos miomas que me estaban causando hemorragias, reglas muy abundantes y dolorosas. Era una situación muy incómoda todos los meses. Fue creciendo con el tiempo y la única forma era esperar la menopausia u operarme”, señaló la conductora radial a Las Últimas Noticias.

“No fue una decisión fácil. No sólo por el miedo que les tengo a las operaciones y todo lo que eso conlleva, sino que también hay una cosa sicológica porque para mí el útero es donde tuve a mis hijos, lo que me dio la posibilidad de tenerlos dentro mío, pero lamentablemente ya no me servía para nada”, afirmó.

Pese a las dudas, Titi tomó la decisión porque ya tiene dos hijos -Matías de 13 años y María Fernanda de 8- y no pensaba tener más.

La histerectomía es una de las intervenciones ginecológicas más frecuentes y se recomienda cuando existe un cáncer. Sin embargo, la mayoría de las extirpaciones de útero se realizan en mujeres que no tienen cáncer, pero cuyas hemorragias o dolores del útero les causan tantas molestias que desean que se les opere. Además, son mujeres que ya no quieren tener hijos.

El ginecólogo Patricio Silva Rojas, Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Central, explica que la histerectomía tiene indicaciones médicas para su operación cuando son por hemorragias, por miomas (tumores benignos) o por tumores malignos, vale decir cáncer.

En el caso de los miomas uterinos, esos bultos no suelen revestir mayor gravedad y solo se operan "por su tamaño (cuando son muy grandes por sí mismos) cuando causan dolor y por hemorragia".

Podría suceder que existan miomas en pacientes jóvenes que quieran tener hijos. En ese caso, la intervención quirúrgica procurará conservar el útero y eliminar solamente los miomas. Solo se realiza una histerectomía total o parcial cuando la paciente no desea tener más hijos o ya se encuentran en la etapa de la menopausia.

Sin embargo, eso no quiere decir que ellas puedan decidir libremente estirar o no el útero. "Generalmente ese caso, no es indicación médica, si no que podríamos llamarlo a pedido y en general es muy poco frecuente, porque la posibilidad de desarrollar un cáncer o alguien que quiera sacarse el útero para prevenir un posible cáncer, la verdad que no se justifica médicamente", señala Silva Rojas.

Según las razones médicas, actualmente los especialistas suelen recomendar la preservación del útero y recurrir a intervenciones menos invasivas en la medida de lo posible.

La operación también ha evolucionado. Actualmente hay tres técnicas para extirpar el útero: Laparoscopia, que es el procedimiento más habitual si el útero no tiene más de 11 cm. y en el que se realizan pequeños cortes en el abdomen; incisión abdominal, cuando el útero o los miomas son muy grande, incisión en la vagina, si es que existe prolapso de útero o problemas de incontinencia urinaria y si es que se ha tenido anteriormente partos vaginales.

Antes de tomar la decisión, Titi intentó varios tratamientos que no dieron resultados. “Fue una histerectomía total, pero sólo de útero. Me dejaron los ovarios, por lo que mis hormonas siguen funcionando normalmente hasta que me llegue la menopausia”, aseguró.

Para el dr. Silva Rojas, las ventajas de la operación van a depender de la causa. "En el caso de que llegue la menopausia, la mujer que no tiene útero tiene la posibilidad de hacer un tratamiento de reemplazo hormonal en un esquema más sencillo, en el sentido que no necesita la segunda hormona que hace de efecto contrario al estrógeno, que es la hormona fundamental. Entonces, las mujeres que no tienen útero, cuando llega la menopausia pueden tener un tratamiento de reemplazo hormonal mucho más sencillo", sostiene.

En cuanto a las desventajas, "prácticamente no tiene ninguna porque no altera la vida sexual. Las relaciones sexuales se pueden mantener igual, es muy importante explicarlo porque la gente se puede imaginar que al no tener útero puede haber una alteración de la función sexual y eso no es así. Y prácticamente, fuero de eso no hay desventaja".

Algunas pacientes podrían mostrar ciertas dificultades al sentirse "menos mujer". En esos casos se recomienda una terapia sicológica.

Más información sobre El Mostrador