lunes, 21 de octubre de 2019 Actualizado a las 11:03

BRAGA

María José Aguirre y su trabajo con mujeres privadas de libertad: “Apostamos a la dignidad, no a la caridad”

por 3 octubre, 2019

María José Aguirre y su trabajo con mujeres privadas de libertad: “Apostamos a la dignidad, no a la caridad”
María la Biyux, es el nombre del proyecto de joyería textil que la publicista María José Aguirre emprendió hace un par de años con mujeres privadas de libertad. Bajo un modelo que se sustenta en la reinserción social de las convictas, esta iniciativa se ha transformado en un espacio de innovación, autoconfianza y resignificación del trabajo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

María José Aguirre, es la fundadora de María La Biyux, un emprendimiento de joyería textil que lleva a cabo con mujeres del Centro Penitenciario Femenino (CPF) de Santiago, Valdivia y Puerto Montt. En conversación con El Mostrador, reflexionó sobre su conexión con el arte, los inicios del proyecto y el componente social que lo caracteriza.

“Todo partió luego de ser madre”. Aguirre trabajó más de 10 años en áreas comerciales de Retail, marketing y fidelidad de clientes, pero luego sus prioridades cambiaron, cuando se dio cuenta de que estaba perdiendo los primeros pasos de su hija y momentos importantes de la crianza. Renunció y prometió “no volver a sentir la culpa de no estar en el día a día”.

“Ya en la energía maternal, tomé un curso de telar y comencé a sentir que a través del tejido, me volvía a reconstruir, a reparar a sanar. Algo hizo click. Siempre he tenido profunda conexión con el arte, la moda, el diseño, la fotografía. Es así como comencé a investigar texturas, formas y colores. De ahí nació María La Biyux, un proyecto de joyería textil e innovación social elaborado por mujeres privadas de libertad en Chile, pertenecientes al Centro Penitenciario Femenino de Santiago, Valdivia y Puerto Montt. Allí trabajamos tres ejes: moda, terapéutico y social.”, añade.

-En el contexto de realizar este trabajo con mujeres privadas de libertad, ¿cuáles son los beneficios de la cromaterapia para ellas?

-A través del tejido y el color, trabajamos el eje terapéutico: reparación, tolerancia a la frustración, autoestima y trabajo en equipo; estos son algunos de los beneficios que se van fomentando en esta oferta laboral con sentido, ya que a través del aporte económico que ellas reciben, pueden estar presentes en sus casas sin estarlo. Resignificar su trabajo, validarse con ellas mismas, su entorno y sus familias. A lo largo del proyecto, hemos visto mejoras en sus conductas, quienes son parte de María La Biyux, han tenido la oportunidad de optar a beneficios y rebajas de condenas.

-¿Qué ha significado para ti impulsar este proyecto?

-Darlo todo, creer ciegamente en el propósito, poner el corazón y dejar a las personas en el centro del proyecto y del negocio, el cual debe ser sostenible. Medir el impacto Social y generar innovación social dando solución a dolores sociales, ha sido tremendamente gratificante lo que hemos logrado. ¡Ya son 3 mil piezas vendidas!, las personas valoran un producto desde su diseño, impecabilidad y más aún valor social, contando una historia y llevándolo puesto con orgullo. Apostamos a la dignidad no a la caridad.

-¿Cuál es la retroalimentación que has recibido por parte de las mujeres con las que trabajas?

Se han dado cuenta de que los valores o ejes que plantea el proyecto son reales. Han resignificado el trabajo, se han validado ellas mismas con sus entornos y sus familias, que si sirven, que sí son personas, mujeres y madres. Que no son más cargas de sus familias y que aun así, desde lejos pueden aportar igual. Pueden trabajar en equipo y generar un modelo de cascada y refuerzo positivo a las otras internas.

A través de un compromiso real y un proceso de educación vinculado a emociones, contención y acompañamiento, podemos ver que los resultados están a la vista.

Actualmente tenemos una chica en libertad, la cual fue parte del equipo dentro del CPF, pasaron 2 semanas de su libertad y me llega un WhatsApp: “Coté, esta difícil afuera. ¿Puedo trabajar contigo?”. Cuando esto pasó, dije: “estamos en el camino correcto”.

Más información sobre El Mostrador