viernes, 15 de enero de 2021 Actualizado a las 14:18

BRAGA

Infancia y roles de género: cómo los juguetes pueden reforzar estereotipos sexistas en la adultez

por 24 diciembre, 2019

Infancia y roles de género: cómo los juguetes pueden reforzar estereotipos sexistas en la adultez
No se trata de decir si un juguete es para niño o para niña, sino recordar que son para todos.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Año a año las jugueterías demuestran su desconexión con la realidad nacional al propagar estereotipos de género a través de los juguetes que se ofrecen a niñas y niños diferenciados por sexo, recalcando muchas veces el rol de madre y dueña de casa en el caso de las mujeres y de jóvenes aventureros o ingenieros en el caso de los hombres.

En este sentido, no se trata de decirle a los padres qué hay que regalarle a los niños y a las niñas, sino que recordarles a los adultos que en esta etapa de la infancia se están afianzando comportamientos, formas de vivir y de identidad. Estos no se forjan solo en la educación formal, sino también a la hora del juego, ya que es una instancia en donde los niños descubren el mundo y dejan volar su imaginación respecto de lo que pueden ser “cuando grandes”.

A través del juego se enseñan conceptos sociales, quién es quién y en qué posición está en la jerarquía social, los roles, el grupo, la pareja, el trabajo, la masculinidad y la feminidad, así como las preferencias profesionales del futuro.

¿Esta separación fue siempre así?

Según apunta The New York Times, la separación entre géneros es mucho más pronunciada ahora que hace 50 años.

Según un estudio realizado por la socióloga de la Universidad de California, Elizabeth Sweet, reveló que un catálogo de Sears de 1975 sólo tenía un 2% de los juguetes publicitados de forma clara para niños o niñas, mientras que en 2012, el 100% de los productos de la tienda online de Disney lo estaban.

Hasta la década de 1960, los juguetes para niñas se centraron en las tareas domésticas y los para niños en el trabajo en la economía industrial, descubrió. Eso cambió significativamente tras el surgimiento del movimiento feminista de la década de 1970. Sin embargo, en la década de 1990, “los juguetes de género regresaron por venganza, hecho que resultó en los héroes y princesas de acción disponibles en la actualidad” analiza Sweet en su estudio.

Ocurría algo parecido con el color rosado y el azul: hasta la Primera Guerra Mundial se usaba el blanco tanto para niños como para niñas y en un primer momento, el rosado se prefería para los niños y el azul para las niñas, según escribía la historiadora Jo B. Paoletti en Pink and Blue: Telling the Girls from the Boys in America. El rosado se impone en los productos para niñas de forma clara en los 80, cuando comienza a haber mucha más diferenciación de colores por sexos que hasta entonces.

 “Cuidar a los hijos es algo valioso e importante”

¿Puede provocar algún daño que un niño juegue con una muñeca? Pues no, jugar con "muñecas o muñecos" contribuye a que los niños, cuando sean adultos, hayan interiorizado que "cuidar de sus hijos es valioso e importante”, parte de su rol para ejercer la paternidad y no como “una ayuda” a su pareja.

En el caso de las niñas, jugar a la construcción y a todo tipo de profesiones las ayuda a desarrollarse más como entes independientes y les muestra que sus posibilidades son muchas y que todas están al alcance de sus manos.

Para importar a Chile: Toys Planet y su catálogo no sexista en España

Toy Planet es un gigante de la juguetería española, y desde el año 2014 que se lanzó con todo para demostrar que los juguetes son para todos sin importar su género. De hecho, el año 2016 fueron un paso más allá, e incluyeron como modelos a diversos niños son Síndrome de Down para visibilizar que todos pueden disfrutar de todo tipo de juguetes, y que por lo tanto se debe hacer un “basta” a la discriminación desde la infancia.

El gigante español en su catálogo navideño intenta dejar atrás roles predeterminados para niños y niñas: vemos a niños jugando con muñecas y empujando coches de guagua, y también a niñas subidas a motos y usando herramientas de construcción. La iniciativa arrancó en 2012 probando las reacciones de su público con fotos en Facebook y Twitter, y ante la buena respuesta, se lanzó en 2014 ya en el catálogo de papel.

La inspiración la obtuvieron tras la campaña británica “Let Toys Be Toys” en español “Dejemos a lo juguetes ser juguetes”.  Esta campaña le está pidiendo a las industrias de juguetes y publicidad que dejen de limitar los intereses de los niños promoviendo algunos juguetes y libros como adecuados solo para niñas y otros solo para niños.

“Los juguetes son para divertirse, para aprender, para avivar la imaginación y fomentar la creatividad. Los niños deben sentirse libres de jugar con los juguetes que más les interesen” declaran en su página web.

Es imposible desenredar todos los elementos que dan forma a las nociones de los niños sobre los roles de género en la naturaleza de la crianza, y actualmente no se han realizado estudios longitudinales importantes respecto de esto. Pero los investigadores de la Universidad de California dicen que establecer distinciones claras entre géneros en la infancia cumple un papel importante a la hora de empujar a los niños por caminos determinados y crear estereotipos en torno a ello.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día