sábado, 16 de enero de 2021 Actualizado a las 04:17

BRAGA

“CYCLO”, una guía sobre menstruación positiva, sostenible y sin tabúes

por 18 diciembre, 2020

“CYCLO”, una guía sobre menstruación positiva, sostenible y sin tabúes
El libro “CYCLO: Tu menstruación sostenible y en positivo”, que publica Montena, parte de la experiencia personal de la propia Alma, quien pasó la pubertad sufriendo infecciones, reacciones alérgicas y cándidas sin que ningún ginecólogo pudiera darle respuestas. 
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El día a día está lleno de imágenes de sangre que proceden de la violencia, de la guerra y de los accidentes, sin embargo, la sangre menstrual sigue dando asco y es un tema tan invisibilizado que generaciones de mujeres han crecido sintiéndose sucias y enfermas durante el periodo y pensando que el dolor es normal. Frente a esta enemistad con la regla, la fundadora de CYCLO, Paloma Alma, da un paso más y lanza un libro en forma de taller para reconciliarse con la menstruación y empezar a vivirla de manera “positiva, sostenible y libre de tabúes”. 

El libro “CYCLO: Tu menstruación sostenible y en positivo”, que publica Montena, parte de la experiencia personal de la propia Alma, quien pasó la pubertad sufriendo infecciones, reacciones alérgicas y cándidas sin que ningún ginecólogo pudiera darle respuestas.

“Yo pensaba, desde la primera menstruación, que el hecho de que me doliese, que me escociese, que tuviese infecciones, hongos, cándidas… era algo normal, que era parte de ser mujer, de menstruar y me tenía que aguantar”, explica la autora y fundadora de CYCLO, un proyecto sobre menstruación sostenible que incluye una escuela de formación y una tienda online de productos menstruales ecológicos.

Su vida cambio al descubrir que esas dolencias venían de una alergia a los tampones, que desaparecieron cuando empezó a usar la copa menstrual y otras alternativas ecológicas. Gracias a ello Paloma (Madrid, 1990) se reconcilió con su menstruación, y consigo misma, y ahora intenta expandir su activismo menstrual a todas las mujeres.

¿Qué es la menstruación sostenible?

“Un movimiento social en el que por fin las personas que menstruamos queremos entender mejor cómo funciona nuestro ciclo menstrual para poder sacarle más partido y dejar de pelearnos con nuestra menstruación”. Así define Paloma Alma el significado de menstruación sostenible, idea central que pivota su libro.

Pero además, para la autora, también supone “una manera de auto cuidarnos y auto entender que el ciclo menstrual es mucho más de lo que conocemos”.

Así, desde este entendimiento se pueden deconstruir los tabúes que existen sobre la menstruación, mitos que para Alma no se quedan solo en que no se vea sangre roja, sino líquido azul, en los anuncios de compresas o en inventarse nombres y palabras para no decir menstruación.

“El tabú va mucho más allá de visibilizar la menstruación, también tiene que ver con entender que hay muchas enfermedades asociadas al ciclo menstrual que no se diagnostican correctamente o que los productos que llevamos toda la vida usando no son tan saludables como pensábamos“, añade la divulgadora menstrual.

Plásticos, perfumes y dioxinas en productos menstruales

Como expone el libro, la mayoría de los tampones y compresas desechables están compuestos principalmente por rayón, geles absorbentes derivados del petróleo como el poliéster o el polipropileno y perfumes; además, algunas marcas incluso blanquean sus productos con cloro y dioxinas.

Estos componentes no aparecen en las cajas de productos y apenas hace dos años que se pueden encontrar especificados en internet. “Ha habido mucha opacidad en la industria, partiendo de que se trata los productos menstruales como si fueran cosméticos, y entonces no hay investigación suficiente sobre cómo afectan a la salud de las mujeres”, critica Alma.

Pero además, estos productos tienen una evidente consecuencia medioambiental por la cantidad de deshechos que generan y por los químicos que muchas veces pasan al agua: “Somos más de 3.700 millones de mujeres en el mundo y menstruamos una media de 40 años a lo largo de nuestra vida casi todos los meses, llegamos a utilizar hasta 12.000 compresas y tampones desechables a lo largo de nuestra vida fértil”.

Esto fue precisamente una de las cosas que más llamó la atención de la autora cuando empezó a usar alternativas reutilizables: darse cuenta de que la papelera del baño ya no se llenaba, ni olía mal.

La copa menstrual y otras alternativa reutilizables

Entre las opciones reutilizables y/o ecológicas se pueden encontrar compresas de telacompresas y tampones desechables de algodón ecológico y libres de toxinas, bragas para la menstruación, la esponja marina o el sangrado libre, que consiste en no poner medios para la recogida de sangre o, incluso, aprender a retener el sangrado de manera consciente y expulsarlo cuando quieras, como ocurre con el pis.

Pero de entre todas ellas, la copa menstrual es la opción estrella para Paloma Alma, ya que está hecha de silicona médico hipoalergénica de modo que es inocua para la salud y recoge el flujo menstrual sin dejar residuos, ni absorber.

“La copa menstrual no es un invento de ahora, se patenta principios del siglo XX y las primeras invenciones fueron a finales del XIX, es un producto que siempre ha estado ahí, pero que se inventa la vez que los tampones y estos suponían un gasto continuo mes tras mes, entonces era mucho mejor negocio”, explica Alma.

El IVA de menstruar, una asignatura pendiente en España

El problema, según explica la experta, es que alguna de estas alternativas, como es el caso de las compresas de tela, no se consideran como productos para la menstruación y por lo tanto están tasadas con el IVA del 21 %.

En España, los productos de higiene femenina tienen un 10 % de IVA, mientras que los productos de primera necesidad solo tienen un 4 %. Durante la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019, el Gobierno socialista se comprometió a rebajar el porcentaje del 10 al 4, postura que contemplaba tanto su programa electoral para las elecciones de noviembre de 2019, como el de Unidas Podemos y Más País. Sin embargo, el Gobierno no ha incluido esta rebaja en su proyecto para los PGE de 2021.

“Es un debate que al final siempre parece que hay algo más importante o que poner por delante, pero es que esto nos afecta todas diariamente”, reclama Alma, quien considera que los productos de menstruación son “una necesidad básica de todas las mujeres de la sociedad”.

Mientras tanto, el pasado 25 de noviembre Escocia se convertía en el primer país del mundo en ofrecer a las mujeres de manera gratuita los productos para la menstruación, tras la aprobación por unanimidad en el Parlamento escocés de la Ley de Productos para el Periodo.

Mujeres cíclicas

De este modo, la fundadora de CYCLO ánima a hablar más de la menstruación y a compartir información con otras mujeres para que permee en todas las capas de la sociedad.

Romper el tabú de la menstruación es algo social, no es algo que hagas en tu casa en la privacidad de tu baño, sino que trasciende mucho mas allá y es necesario ir de lo personal a lo social”, reivindica la joven madrileña.

También recomienda, desde su experiencia personal, dejar de pelearse con el periodo y aceptar la ciclicidad del mismo, ya que, asegura, “es una suerte que tenemos como mujeres” y poder conocerlo permite usarlo a favor.

Por ejemplo, explica Paloma, hay fases del ciclo en que una mujer se sentirá más creativa o empática, y otras en las que su cuerpo necesita menos exigencia física. Por eso, para ella es tan fácil como registrar el ciclo, observar como los patrones se repiten mes a mes y aceptarlo sin prisas ni frustraciones.

“Es la hora de reconciliarnos con nuestras menstruaciones, de intentar vivirla de una manera mucho mas saludable”, concluye.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día