martes, 16 de agosto de 2022 Actualizado a las 01:01

BRAGA

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes: “Podremos ver generaciones que crecen con la idea de que pueden ser lo que quieran ser”

por 15 octubre, 2021

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes: “Podremos ver generaciones que crecen con la idea de que pueden ser lo que quieran ser”
Una niña que crezca sin referentes femeninos que la inspiren, es más probable que se transforme en una adulta insegura de sí misma y de sus fortalezas. Según lo explica la psicóloga Camila Talamilla, "cuando hablamos de la figura de una niña, también hablamos de una carga social y cultural, donde la mujer es minimizada ante sus logros o ante cualquier quehacer personal”. Por ello, lecturas en donde se muestre que las mujeres son igual de capaces que los hombres para lograr cualquier objetivo, cobran especial importancia en la crianza de las nuevas generaciones y, por qué no, en la deconstrucción de las antiguas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Había una vez, una mujer que era capaz de hacer cualquier cosa que se propusiera. Médica, astronauta, madre, ningún desafío era imposible para ella, ¿crees que esta mujer puedas ser tú?”.

Si dudaste aunque fuera un segundo ante la pregunta anterior, necesitas agregar a tu lista de lectura Cuentos de Buenas Noches para Niñas Rebeldes: 100 chilenas extraordinarias, un entretenido libro de Editorial Planeta que, como adelanta su título, destaca de una forma lúdica e inspiradora tanto para niñas(os) como para adultos(as), las historias de 100 compatriotas que han dejado una huella de una u otra manera en nuestro país y, por qué no, en el mundo.

Tener un referente nos ayuda a guiar nuestras expectativas y lo que deseamos en el futuro. Las personas aspiramos a ser como aquellos a quienes admiramos, y es aquí donde está la importancia de que las niñas cuenten, sobre todo, con ejemplos de mujeres exitosas.

Según explica la psicóloga infanto-juvenil Marcia Stuardo, estos referentes pueden estar en la misma familia, ser un famoso o bien un personaje de una serie/libro. “Si pensamos en referentes exitosos, en general pensamos más en hombres que en mujeres como personas que han cumplido sus sueños, por lo que tener un/una con la cual las niñas se puedan identificar, les permite sentirse respaldadas, validadas. Saber que mujeres pueden ser exitosas, les ayuda a romper las barreras de los estereotipos, de los límites impuestos. Así, podremos ver generaciones que crecen con la idea de que pueden ser lo que quieran ser”, explica la experta.

¿Qué pasa cuando las niñas crecen sin tener referentes que las inspiren?

Para la psicóloga Camila Talamilla, lo más probable es que se transforme en una adulta insegura de sí misma y de sus fortalezas. "Cuando hablamos de la figura de una niña, también hablamos de una carga social y cultural, donde la mujer es minimizada ante sus logros o ante cualquier quehacer personal”, asegura. Por ello, analiza que es más probable que sea una niña que crecerá pensando en que, pase lo que pase, el éxito estará en el género masculino.

Para la experta, esto cobra especial importancia si vemos que en la historia son muy pocas las mujeres de quienes se destaca la relevancia que tuvieron. Y a las pocas que sí se reconocen, se les atribuye un rol secundario.

“Esto las puede limitar, ya que no les permitiría conocer sus habilidades a tope, cediendo incluso de manera inconsciente su espacio o lugar a personas que ellas consideren que son más adecuadas”, explica Stuardo.

La psicóloga destaca que con el tiempo se transforman en creencias que son difíciles de cambiar y que pueden frenar su desarrollo psicoemocional.

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes

Para la escritora Paula Fuentealba y el escritor Ignacio Rebolledo, ambos editores del área infantil y juvenil de Editorial Planeta en Chile, construir este libro fue un proceso difícil, porque, si bien son 100 mujeres de las que hablan, “no es una cantidad suficiente para destacar a todas las líderes que han vivido en nuestro país”, por lo que intentaron realizar una selección en la que distintas áreas estuvieran representadas equitativamente.

La inspiración para esta obra vino de la realidad de la desigualdad: si revisamos libros, los referentes femeninos serán escasos, sin importar el área en el que estemos buscando. En las artes, ciencias, política o deportes, es más probable que se nombren figuras masculinas que femeninas. “En el pasado creíamos que era un fenómeno que ocurría porque no eran muchas las mujeres que se atrevían a entrar en una disciplina determinada, pero con el tiempo se ha demostrado que tiene que ver con la poca visibilidad que se les ha dado”, explican.

Por ello, al demostrarles a las niñas que hay, por lo menos, 100 mujeres que se destacan en diferentes campos, “les aseguramos que hay espacio para ellas y que, cuando crezcan, podrán hacer lo que quieran”.



Los libros de Niñas Rebeldes... ayudan a mostrar la diversidad de científicas, artistas, atletas, profesoras, ingenieras, activistas (y muchas otras más) que han vivido en nuestro país. Al mostrar ejemplos que ocurrieron durante el 1800, inevitablemente se llega a la reflexión de si ellas pudieron hacerlo hace 200 años, ¿por qué yo no?

Para Paula Fuentealba, la importancia de este libro radica en los distintos orígenes de las 100 chilenas destacadas, no solo por su situación económica sino también porque vivieron en distintas partes a lo largo de todo el país y, obviamente, en épocas diferentes. “Algunas fueron parte importante de procesos trascendentales, como lo son el derecho a voto, y otras, están siendo agentes de cambio en la actualidad para lograr una sociedad mejor. Si ellas pudieron, las niñas del futuro también”, puntualiza Rebolledo.

Perder el miedo, abrazar la valentía

Para las psicólogas Talamilla y Stuardo, en este proceso es muy positivo acompañar desde la comprensión y el entendimiento, porque también nos permite a nosotras comprender cómo se va armando y articulando el pensamiento de las niñas.

En este sentido, la psicóloga Talamilla recuerda un acertijo muy interesante: "Un padre y su hijo viajan en auto y tienen un accidente grave. El padre muere y al hijo se lo llevan al hospital porque necesita una compleja operación de emergencia, para la que llaman a una eminencia médica. Pero cuando entra en el quirófano dice 'no puedo operarlo, es mi hijo'. ¿Cómo se explica esto?".

Pensemos en cómo la figura femenina nos podría ayudar a responder este acertijo, porque comúnmente “pensaríamos que es el padre de una iglesia, o que era otro el padre biológico... Pero nunca pensamos que la madre puede ser médico cirujana”.

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día