domingo, 7 de agosto de 2022 Actualizado a las 16:11

Actualmente está desarrollando dos historias: "El Choro Quintana" y "Fuerza Punky"

Cultura - El Mostrador

Víctor Uribe, el cineasta que derribó la joya de Paulmann: "Este fue un ensayo para el largometraje que estamos trabajando"

por 17 diciembre, 2014

Víctor Uribe, el cineasta que derribó la joya de Paulmann: «Este fue un ensayo para el largometraje que estamos trabajando»
Uribe, quien resta dramatismo a la utilización del terrorismo como enganche para calzar los efectos especiales, comparándolo con las grandes producciones hollywoodenses, que en todas las temporadas hacen explotar la Casa Blanca, o se ejercitan con el fin del mundo en manos de terroristas, alienígenas o zombies, explica que este cortometraje tiene dos objetivos. El primero demostrar que el cine chileno está perfectamente capacitado para realizar producciones de esta naturaleza, con toda la destreza y la capacidad técnica que requiere y segundo, ejercitar el oficio con miras a rodar un largometraje, que tenga el mismo nivel de efectos especiales.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un éxito rotundo tuvo en las redes sociales "Super M", el cortometraje del realizador nacional Víctor Uribe, que haciendo uso de efectos especiales de categoría mundial derribó de dos misilazos el Costanera Center, el ícono del neoliberalismo en Chile.

La elaboración de los efectos especiales, según cuenta el director, demoró cerca de 2 años y tuvo un valor cercano a los 30 millones de pesos.

El cortometraje, entendido más bien como una parodia, está basado en una exacerbación de la cualidad de las madres de hacer lo que sea por sus hijos. "A fin de cuentas es un homenaje a una mujer que dio todo por mi felicidad y la de mis hermanos", afirma.

constaneracrash

En el corto, una madre interpretada por Paloma Hoyos (el fantasma de “Necrolovers”, 2013) encuentra un antiguo artefacto militar, la solución a los inconvenientes que atentan la felicidad de su pequeño hijo (Baltazar Fritz). Se trata de una locurafantástica de expresión maternal: eliminar lo que entorpece la vista al cerro.

En el caso de ”Súper-M”, Uribe explica que "los códigos toman la energía y referentes de clásicas películas del cine de acción, un cine donde todo es vertiginoso, absurdo y explosivo".

El cortometraje, el cual su director clasi­ca como dentro del género “Fantasía/Acción tierna”, cuenta con los espectaculares efectos visuales a cargo de la empresa Jump Cats VFX, la postproducción de imagen de Valvula Films y la post producción de sonido por parte de la empresa Libélula.

center2

Uribe, quien resta dramatismo a la utilización del terrorismo como enganche para calzar los efectos especiales, comparándolo con las grandes producciones hollywoodenses, que en todas las temporadas hacen explotar la Casa Blanca, o se ejercitan con el fin del mundo en manos de terroristas, alienígenas o zombies, explica que este cortometraje tiene dos objetivos. El primero demostrar que el cine chileno está perfectamente capacitado para realizar producciones de esta naturaleza, con toda la destreza y la capacidad técnica que requiere, segundo ejercitar el oficio con miras a rodar un largometraje, que tenga el mismo nivel de efectos especiales.

"Actualmente estoy trabajando en 2 historias para largometraje: El Choro Quintana y Fuerza Punky", explica al tiempo que añade entre risas que "ahí veremos que será lo nuevo que destruiremos".

Su carrera

Víctor Uribe

Víctor Uribe

Víctor Uribe estudió cine en el IACC a fines de los 90 y desarrolló su carrera en el mundo de la publicidad como muchos de los cineastas chilenos. Paralelamente participó en cuanto proyecto cinematográfico pudo, desde trabajos sencillos como asistente de cámara hasta algunas colaboraciones con Ricardo Larraín, Alejandro Jodorwosky, Raúl Ruiz y Fernando Trueba.

Pero lo de Víctor siempre ha sido el rock. Potente y a la vena. Lo suyo -sostiene- son historias con oscuridad y humor. “Mucho humor negro”, remarca.



Su primer cortometraje fue Un día sagrado por el que obtuvo el 2010 el premio Pedro Sienna como mejor cortometraje de ficción. Es una historia de crímenes absurdos con actuaciones notables de Fernando Farías, Luis Dubó, Edinson Díaz y Ramón Llao, entre otros.

Necrolovers

Necrolovers es un cortometraje sin diálogos que rinde homenaje a dos estilos cinematográficos ya extintos: el cine expresionista alemán y el cine gótico italiano. En el argumento, emociones universales como la soledad, el amor y la locura se conjugan con la muerte y son expuestas a través de una estética preciosista y absolutamente cinematográfica. Por esta cinta Uribe se encuentra nuevamente nominado a los Premios Sienna en la misma categoría en que ganó Un día sagrado.

La influencia visual en el uso de sombras, encuadres descentrados y ángulos de cámara se fusionan con lúgubres atmósferas góticas.

La historia trata de un enfermo mental que logra escapar de un hospital psiquiátrico, ayudado por una extraña fuerza de mujer. Esta presencia lo guía hasta un antiguo cementerio donde descubre saqueadores profanando la tumba equivocada. Fuerzas sobrenaturales se unen a la ira del loco desencadenando un final apocalíptico.

Rodada íntegramente de noche en sets que se crearon especialmente para FX y en dos escenarios históricos de la ciudad de Santiago como el antiguo Hospital Psiquiátrico San José y el Cementerio General, la película terminó de filmarse el 2013. A partir de ahí ha obtenido un sinnúmero de premios, siendo uno de sus mejores logros haber sido seleccionada entre los tres mejores cortometrajes del Festival de Cine de Terror de Transilvania.

 

 

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV