sábado, 6 de marzo de 2021 Actualizado a las 19:07

Cultura - El Mostrador

Estrenan premiado documental sobre asesinato policial de estudiante ocurrido en 2011

por 3 julio, 2015

Estrenan premiado documental sobre asesinato policial de estudiante ocurrido en 2011
“Crónica de un comité” ganó el año pasado el festival de documentales Fidocs y narra la impunidad del caso de Manuel Gutiérrez, cuyo asesino no pasó un solo día en la cárcel. La cinta tuvo excelentes críticas en su momento. “Las contradicciones y cambios por los que se sucede el comité entrañan el fondo político que plantea el documental”, escribió en su momento en este medio el crítico Álvaro García Mateluna.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuatro salas en Santiago y otras 17 en regiones estrenarán el próximo jueves 9 de julio el premiado documental Crónica de un comité, que narra la historia de un estudiante asesinado por un carabinero en las protestas de 2011, un crimen que sigue impune.

El cine arte Alameda (Alameda 139, Metro Baquedano) y la Cineteca Nacional del Centro Cultural La Moneda (Plaza de la Ciudadanía 26, Metro Moneda) mostrarán la cinta a partir de ese día. En el primer recinto además habrá un conversatorio con los directores, José Luis Sepúlveda y Carolina Adriazola.

A partir del día siguiente se podrá ver en el cine Sala Radical (Monjitas 578, Metro Bellas Artes) y el lunes 13 habrá una única función en el Museo de la Memoria (Matucana 501, Metro Quinta Normal). Además se exhibirá en distintas salas, de Arica a Coyhaique (http://www.chiledoc.cl/?p=17128).

El film pone sobre la mesa el debate sobre la administración de la justicia en Chile y cuestiona la igualdad de cualquier ciudadano ante la ley. El año pasado, la obra ganó la Competencia  Nacional de la 18º edición del Festival Internacional de Documentales de Santiago (Fidocs) y fue galardonado como el Mejor Largometraje Internacional en el Festival de documentales de Antofagasta (ANTOFADOCS).

La historia del comité

El documental narra las vicisitudes entre 2012 y 2013 del comité “solidario político” formado luego de la exculpación por parte de la justicia militar del ex sargento Miguel Millacura, culpable de los disparos que mataron a Manuel Gutiérrez, un joven de 16 años, el 25 de agosto de 2011. Gutiérrez, junto con su hermano minusválido Gerson, salieron a la calle a ver una manifestación convocada por la CUT,  cerca de su hogar en la villa Jaime Eyzaguirre de Macul.

La pareja de realizadores –que anteriormente filmó las ficciones “El pejesapo” (2008), “Mitómana” (2010) y el cortometraje “El destapador” (2013)- se centra en las acciones de familiares y miembros del comité, en especial el dirigente Miguel Fonseca, Gerson y su madre.

El documental muestra el encuentro de los protagonistas con el gobierno, mediado por la carta del entonces ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter; la institución de Carabineros, representada por dos capellanes; las marchas por la educación, compartiendo plano y escenario con la actual diputada Camila Vallejo; el viaje a Valparaíso, en el almuerzo con los parlamentarios concertacionistas; la televisión, en la ida al programa “Mentiras verdaderas” de La Red, y hacia el final durante una manifestación nocturna en el centro de Santiago, nuevamente cercados por las fuerzas policiales.

Nuevo circuito

“Hasta ahora la cinta se había visto en festivales y en invitaciones que habíamos tenido en centros culturales, organizaciones sociales, universidades y poblaciones, siempre sin fines de lucro”, destaca Sepúlveda. “Nos parece bien que la película tenga presencia dentro de lo que viene siendo la pantalla del cine actual, para generar una reflexión sobre estos temas, la justicia militar en este caso. Siempre habíamos tenido la idea de que la película se podía mostrar, pero en distintos circuitos, no solamente en éste”.

Sepúlveda destaca que el film se rodó sin ningún tipo de financiamiento, sólo cuando los realizadores disponían del tiempo y los recursos necesarios, y “gracias a la valentía de la gente que aparece. Ellos permitieron hacer la película”.

“Nunca nos planteamos la idea de hacer un discurso panfletario. Queríamos registrar paso a paso algunas situaciones en las que podíamos estar presentes en el seguimiento al comité”, explica consultado sobre los objetivos del film.

Dolor

El drama de la historia no dejó indiferentes a los directores. “Fue un trabajo intenso, duro y bien doloroso para nosotros”, acepta Sepúlveda.  “Igual es heavy, viene un paco y le pega un balazo a un niño, a un estudiante, y después viene todo un manejo de parte del gobierno de turno en esa época. Para nosotros fue súper difícil tocar un tema así. Igual duele”.

“Por otro lado estaba toda la manipulación de los medios, tratando de siempre guardarlo en algún lugar, de esconderlo, y eso también nos interesaba”, continúa. “Que se pudiera ver cuál era ese manejo mediático, tanto de parte del gobierno como de las instituciones”.

Finalmente, tras la pregunta sobre si quedaron satisfechos con cómo quedó la obra, el artista responde que “tratamos de estar lo más cercanos posible a los acontecimientos que iban sucediendo”.

“No podríamos pensar en una conformidad con la película, porque es un tema que seguía. Podríamos haber seguido filmando hasta el día de hoy. Imagínate que los pacos que están acusados están libres”.

Crítica

La cinta tuvo excelentes críticas en su momento. “Las contradicciones y cambios por los que se sucede el comité entrañan el fondo político que plantea el documental”, escribió en su momento en este medio el crítico Álvaro García Mateluna. “Sin ser para nada un manifiesto contra la opresión del poder, o la victimización producto de la represión por parte del estado, o la discriminación que sufren los desposeídos ante la justicia, aunque todas esas problemáticas se explicitan y repiten hasta volverse indignantes, una trama micropolítica queda expuesta, siendo tal vez lo más desolador de todo”.

El año pasado, la Justicia Militar condenó al ex sargento Millacura como autor del delito de "violencia innecesaria con resultado de muerte" a tres años y un día de libertad vigilada. Sin embargo, en mayo la Corte Marcial rebajó la condena al estimar que el homicida no tuvo intención de matar, un fallo que la familia anunció apelaría a la Corte Suprema.

Sepúlveda y Adriazola están detrás de la Escuela Popular de Cine y de FECISO -Festival de Cine Social y Antisocial- que realizan año tras año y definen como “una ventana de exhibición alejada del cine dominante”.

s.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV