martes, 20 de octubre de 2020 Actualizado a las 03:35

Cultura - El Mostrador

Editores de cómic envían carta de protesta a FILSA por deficientes condiciones en stand

por 28 octubre, 2015

Editores de cómic envían carta de protesta a FILSA por deficientes condiciones en stand
Se quejan de malos olores y un encarpado precario, que “constituyen un daño a nuestra imagen y una importante merma en las ventas diarias”. Desde la organización del evento se comprometieron a subsanar la situación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La Agrupación de Editores de Comic ChileComics enviaron hoy una carta a la encargada de producción de la 35 Feria Internacional del Libro de Santiago (FILSA), Alejandro Grossi, donde se quejan de deficientes condiciones en el stand donde trabajan, que les “han perjudicado seriamente en lo que va transcurrido de la presente versión de la feria”. Posteriormente, la organización del evento se comprometió a subsanar la situación.

ChileComics participa por tercer año en la FILSA, en lo que estiman ha sido una contribución con una propuesta “a la revitalización del ala norte de FILSA, que solía estar bajo el cartel de literatura infanto juvenil”.

“Este pabellón, que históricamente acogía a invitados de escaso interés, se renovó prácticamente como una feria satélite, atrayendo a un público que tiene un inmensa proyección para toda nuestra industria”, indica la carta. Este año, sin embargo, han vivido “un grave retroceso, al pasar de un pabellón temático a un simple patio de comidas”.

Malos olores

“Entendemos que la organización de FILSA busque innovar en este espacio, pero la propuesta ni siquiera se acerca a la realidad”, indica la misiva. “Un encarpado precario, sumado a cocinerías que impregnan de olores de fritura todos los stands cercanos, constituyen un daño a nuestra imagen y una importante merma en las ventas diarias”.

“Entendemos que el concepto gourmet que se planteó en las bases podía acoger ofertas de cafetería y sándwichs fríos, que conviven de buena manera con el ámbito literario, pero las frituras de hamburguesas y papas fritas resultan una experiencia que raya en lo ofensivo”, dicen.

Asimismo, acusan que el diseño del layout para este “falso pabellón” les deja “arrinconados, detrás de balcones y escalas y, lo que es peor, sin vitrina desde el interior de la feria”.

“No hay continuidad visual, al observarse por las puertas únicamente las mesas (más grandes y abundantes que en el layout) y carros de comida. Los stands, arrinconados en los laterales, quedan fuera de foco. Esto no ocurría en años anteriores, cuando el pabellón servía como plaza de descanso y esparcimiento para niños y familias”, indican.

“Otros problemas como el riesgo de lluvia y el abundante polvo que impregna los libros producto de estar bajo un toldo y no una estructura de pabellón, como en años anteriores, podrían eventualmente soslayarse. Pero no podemos dejar de manifestar que nos sentimos maltratados e injustamente postergados, no solo por la infeliz mezcla de aromas, que espanta a autores y lectores, sino porque hemos pagado un canon de arriendo en ningún caso inferior a otros oferentes. Sin embargo, nuestras posibilidades de brindar un buen servicio están lejos de ser similares”.

Los editores anuncian ahora una fuerte campaña en redes sociales para visibilizar su situación. Además  evitarán llevar autores a firma “porque las condiciones no son dignas” e incluso evalúan cerrar el stand “si los reportes de operación no son favorables”.

“Ya es bastante difícil convencer a nuestros lectores de pagar una entrada para acceder al evento como para que tengan que someterse a situaciones incómodas y que, a lo menos, ofenden el olfato e impregnan un evento literario de matices más acordes a una fuente de soda”, concluyen.

Respuesta de FILSA

Posteriormente, Grossi respondió a los reclamos, también con una carta. Marcelo Avilés, jefe de prensa de FILSA, comentó que ya se tomaron medidas para subsanar la situación, y que ya el fin de semana se realizaron algunos “ajustes” que “lamentablemente no funcionaron como nosotros pensábamos”.

“Ya a partir de mañana el carro que estaba provocando olor a comida –hamburguesas y papas fritas- ya no va a seguir ofreciendo ese tipo de menú. Esperamos que con eso se terminen esos inconvenientes (del olor)”, dijo.

Al mismo tiempo “se les ofreció a los expositores ubicaciones más vistosas. Esta todo el ánimo de la organización para atender a sus reclamos y quejas, y poder encontrar una solución lo antes posible”, expresó.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV